22 jul. 2016

El camino de la reconstrucción de River: foco en la defensa y una cara nueva para el gol
Cinco de los seis refuerzos pedidos por Gallardo son de la mitad de la cancha para atrás y la pretemporada en los Estados Unidos confirmó que el déficit está en la última línea; las alternativas del DT para el nuevo equipo
Por el eterno paréntesis futbolero pasó la Copa América, siguen desfilando los desquicios en AFA y todavía suenan los ecos del temblor que provocó la eliminación copera de Boca. Mientras tanto, River inició un largo camino de reconstrucción. Demasiado largo para el gusto de Marcelo Gallardo, que recién ahora, ya de nuevo inmerso en la rutina del trabajo en Buenos Aires y con la certeza de los refuerzos todavía humeante, parece haber dejado definitivamente atrás aquellos días de alta tensión.
En la pretemporada quedó bien en claro, por si hacía falta alguna confirmación, que el sector más frágil del equipo era el defensivo. Y que entre los centrales no puede seguir apareciendo Leonardo Ponzio, que lejos está de sentir esa función para llegar a salvar a River de un mal momento. "Quedamos con algunas dudas en defensa, pero se van a ir corrigiendo", sintetizó Jonatan Maidana. Augusto Batalla arranca como titular en el arco. Se irá viendo qué sucede con su pulseada con Enrique Bologna. Si Mercado se va, como desea, el lateral derecho será para el paraguayo Jorge Moreira y allí las alternativas son Camilo Mayada y el propio Milton Casco. A Maidana y a Lollo les llega un gran competidor como Arturo Mina y además está Leandro Vega por si acaso. Y Casco sabe que tiene en el lateral izquierdo la sombra del juvenil Luis Olivera, una de las gratas sorpresas con las que Gallardo pegó la vuelta de los Estados Unidos.
No es casual que cinco de los seis refuerzos sean de corte defensivo: Bologna, Lollo, Mina, Moreira y Rossi. El arribo del ecuatoriano Mina, además, le dará otra variante al entrenador: una vez que haya transcurrido el tiempo suficiente de ensayos, no sería descabellado ver una línea de tres atrás con Mina, Maidana y Lollo o Vega. De todos modos, tres o cuatro en defensa, la distribución unos metros más acá o más allá, no hace al fondo de la cuestión para Gallardo. "Un equipo puede jugar bien o mal, pero debe saber a qué juega. Eso es tener identidad", dice el DT.
Siguiendo con los cuatro del medio campo, los que arrancan con ventaja en la consideración del técnico son D'Alessandro y Gonzalo Martínez por afuera, con Ponzio y Domingo por adentro. Pity Martínez sabe que está en deuda y que no tiene mucho margen para convencer. Además, una de las joyitas del club, Tomás Andrade, viene pidiendo pista. "D'Alessandrito" debutó en el último torneo ante Vélez, en el Monumental, y con su desparpajo y sus lágrimas de emoción puso primera arriba del gran escenario. Entre Ponzio y Domingo se puede colar la capacidad de Iván Rossi, una vez que deje atrás su período de adaptación a una camiseta pesada como la de River. Y adelante, entre Mora y Alario se acaba de meter Marcelo Larrondo como el tercero en discordia para la búsqueda del gol. Su presencia en cada entrenamiento de por sí renovará los impulsos de una dupla que necesita recuperar la memoria.
Ya sin Marcelo Barovero ni Leonel Vangioni (piezas esenciales, sobre todo el arquero, para las últimas alegrías que tuvo el River de Gallardo), sin otros jugadores como Luis González, Tomás Martínez y Julio Charini, con algunos marginados (como Nicolás Bertolo, hoy de nuevo en Banfield), la impaciencia había empezado a levantar la temperatura que gobierna en esta época del año en la costa este de los Estados Unidos. Para colmo, la caída por 3-1 en el primer ensayo, ante América de Cali en Fort Lauderdale, expuso las grietas de un sistema defensivo en estado de emergencia; algo de eso también se vio en la derrota 3-1 con Sevilla. Además, la indefinición de algunos casos, como el de Gabriel Mercado, sólo aportó malestar.

La repatriación de ídolos (con Pablo Aimar y Javier Saviola a la cabeza) no había dado resultado en su momento y había que volver a aquella "política de Estado" que, como tal, viene trascendiendo a los gobiernos de turno en River: presencia activa en los tramos finales de cada mercado de pases. Esto, claro, chocaba de frente con las intenciones de Gallardo, que pretendía completar el nuevo plantel cuanto antes. Por eso en el medio hubo negociaciones agresivas (ver página 3) que generaron rispideces con otros clubes. Pero como el receso cada vez se agrandó más, los planetas se fueron alineando en torno al River que se viene. Y ni hablar de las últimas horas, en las que se cerraron la quinta y la sexta incorporación: Marcelo Larrondo y el ecuatoriano Arturo Mina.
El tercer refuerzo firmó, consiguió la visa y voló a Florida. Iván Rossi, un volante de marca con perfil zurdo que le brinda variantes a Gallardo a la hora de la contención, también puede ser importante para la búsqueda de media distancia. Hasta conoce el puesto de lateral. El ex Banfield, de 22 años, es una muy buena compra. Y Lollo, más allá de que está en pleno proceso de recuperación, también es valioso. Es un refuerzo de categoría. Tras la pretemporada en Orlando, firmó el cuarto hombre: el lateral paraguayo de Libertad, Jorge Moreira.
El telón para River se levantará el domingo 31 en Formosa frente a Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto, por la Copa Argentina, una de las prioridades del semestre por ese boleto que otorga a la próxima Libertadores. Al margen del inicio del torneo local, en agosto llegará el doble duelo con Independiente Santa Fe por la Recopa Sudamericana, el 18 en Bogotá y el 25 en el Monumental. Mientras tanto, ya con seis refuerzos asegurados y alguna otra desvinculación mediante, (Viudez, Gio Simeone, Driussi, por ejemplo) el nuevo River, de una buena vez, viene asomando.
Enrique Bologna, flamante arquero de River: "Es un sueño llegar; trataré de disfrutarlo y aportar lo mío"
"Espero ganarme un lugar o ayudar en lo que pueda", dijo el ex arquero de Gimnasia que disputará el puesto con Augusto Batalla
VIERNES 01 DE JULIO DE 2016 • 18:40
El arquero Enrique Bologna reconoció hoy que "es un sueño llegar a River", tras realizarse la revisación médica, y afirmó que trabajará para ganarse un lugar en el equipo.
"Es un sueño llegar a River . Trataré de disfrutarlo y aportar lo mío", expresó el guardavalla en rueda de prensa. Y agregó: "Espero ganarme un lugar o ayudar en lo que pueda".
Bologna quedó libre de Gimnasia y Esgrima La Plata y fue apuntado por River para tenerlo como reemplazo del juvenil Augusto Batalla, el elegido por Marcelo Gallardo para ser titular, tras el alejamiento de Marcelo Barovero.
En los próximos días, el guardavalla se sumará a la pretemporada de River en los Estados Unidos, junto con Luciano Lollo, la otra incorporación del conjunto millonario hasta el momento.
La revisación médica de Bologna duró más de cuatro horas y, aunque le vieron rastros de una antigua lesión en una rodilla, se le dio el visto bueno para que firme su contrato con la institución.
El nuevo arquero de River tiene 34 años y en su carrera pasó por Banfield, Alianza Lima, Unión de Santa Fe, Peñarol y Gimnasia (LP).
En cuanto a las incorporaciones que buscan cerrar además de Bologna, el presidente Rodolfo D'Onofrio sostuvo que el club necesita vender para salir a comprar otros jugadores y que no pueden "hacer locuras ni salir a pagar cifras locas en el fútbol argentino", donde "piden cifras que internacionalmente no existen".
"Las negociaciones en Argentina no son fáciles, cuesta mucho comprar un jugador y tampoco hay tantos", explicó en declaraciones a Radio Güemes, aunque agregó: "Creo que vamos a poder lograr dos o tres jugadores más que nos ha pedido Gallardo que ingresen a River lo antes posible".
Además, lanzó un enigmático sobre uno de los futbolistas apuntados: "Es un jugador que juega en equipo de Primera División, que no es de los clubes grandes, de Capital ni del Gran Buenos Aires".
Por otro lado, confirmó las partidas de Emanuel Mammana a Lyon de Francia y Tomás Martínez al "fútbol portugués", más precisamente a Sporting Braga.
En ese sentido, admitió también que la negociación por Víctor Salazar, de Rosario Central, sigue abierta, y que por Iván Rossi "la respuesta de Banfield no llegó o por lo menos no responde a los valores" que pretende pagar River.
Por último, sobre Gabriel Mercado, dijo que seguramente el fin de semana dialogarán con el futbolista que viene de jugar la Copa América Centenario y que tiene chances de emigrar al fútbol mexicano.
Quiénes son los ocho juveniles de la pretemporada de River: ocupan el 30 por ciento del plantel
Son 27 los futbolistas que están trabajando en Orlando, Estados Unidos; conocé a los jugadores por los que apuesta Marcelo Gallardo para la nueva temporada
Pasaron 42 días del último partido oficial de River. Tras la derrota ante Arsenal en Sarandí la idea que acompañó a la mayoría de los integrantes del club fue que comenzaba un período de renovación y recambio de un plantel diezmado. Mientras, la incógnita era quiénes iban a sumarse al barco que conduce Marcelo Gallardo, quien esa misma noche había anticipado la necesidad de incorporar: "Para el próximo torneo van a llegar jugadores, el plantel no va a ser el mismo. Lo bueno es que vamos a tener tiempo para tomar decisiones y para rearmarnos".
Pero la incógnita no se resolvió. Porque el panorama del mercado de pases es desolador: sólo firmó su contrato Luciano Lollo, por el que River pagó 3,5 millones de dólares, y aún no se sabe cuándo podrá jugar ya que continúa recuperándose de una fractura en el quinto metatarsiano de su pie izquierdo. En medio de este panorama, con nombres que se van -Barovero, Vangioni, Chiarini, Lucho González, Mammanna- pero con pocos que llegan, el plantel profesional se encuentra en plena preparación en Orlando, Estados Unidos, hasta el 17 de julio. Sin dudas, un momento esperado tanto por el cuerpo técnico como por los jugadores: después de un año completamente agotador y sin pretemporadas largas, llegó la posibilidad de trabajar con tranquilidad tras un mes completo de descanso.
Allí, son 27 los futbolistas que se entrenan bajo las órdenes del Muñeco. Con sólo Giovanni Simeone como cara nueva -regresó de su préstamo de Banfield-, el DT decidió sumar ocho juveniles para la nómina de convocados de cara al inicio de la nueva temporada. Es decir, casi un 30 por ciento del plantel está ocupado por jugadores de divisiones menores y en total son 15 los nacidos en el club millonario. ¿Quiénes son las apuestas del DT?
Maximiliano Velazco
Velazco, el actual arquero suplente de Batalla
Es arquero, mide 1,86 metros, aún no debutó en Primera y tiene 21 años. Nació en Villa Constitución, Santa Fe, y se sumó a las inferiores de River en 2007. Empezó jugando de volante central pero se probó en el club de Núñez para defender el arco. Su primera pretemporada con el equipo mayor la realizó en el invierno de 2013, bajo las órdenes de Ramón Díaz, que lo convocó debido a las partidas de Gaspar Servio a Banfield y Gonzalo Marinelli a Atlético Rafaela. "Me gusta jugar adelantado, para estar siempre adelantado a la jugada, no me gusta jugar bajo los tres palos. Soy arriesgado en el juego aéreo, pero trato de dar seguridad que es lo principal", contó en una entrevista con La Máquina Radio en aquel entonces.
Con Marcelo Gallardo, realizó las pretemporadas en invierno 2015 y verano 2016 e integró por primera vez la lista de convocados para el encuentro ante Vélez por la fecha 13 del Torneo Transición 2016 disputada el 30 de abril. Aquella tarde, fue suplente de Augusto Batalla, al igual que en la fecha 16, ante Arsenal, el 21 de mayo. Este mismo año, fue titular en reserva y en los tres encuentros que disputó River en la Copa Libertadores Sub-20 en Paraguay, donde recibió tres goles en tres partidos. Al día de hoy, es el segundo arquero del plantel.
Kevin Sibille
Sibille es defensor central derecho y aún no debutó
Tiene 17 años, es zaguero derecho, mide 1,83 metros, está realizando su primera pretemporada con el plantel profesional y aún no jugó en Primera. Nacido en Buenos Aires, el año pasado dio un gran salto en su carrera: pasó desde la sexta división a la reserva y, a fin de año, Gallardó lo convocó por primera vez. Fue suplente en la derrota 2-0 ante Newell's por la fecha 30 del Torneo de Primera División 2015 disputada el 8 de noviembre.
Este año, jugó los tres partidos de la Copa Libertadores Sub-20 y tuvo su segunda convocatoria en la victoria 1-0 ante Olimpo por la fecha 11 del Torneo Transición, el 17 de abril, aunque no tuvo la oportunidad de ingresar.
Gonzalo Montiel
Montiel es defensor central derecho y jugó un solo partido en primera
Montiel es defensor central derecho y jugó un solo partido en primera. Foto: Prensa River
Es defensor central, mide 1,78 metros, cumplió 18 años el 1º de enero y ya debutó en primera división. Está realizando su primera pretemporada con el plantel profesional y recién el año pasado tuvo sus primeros pasos en la reserva: jugó por primera vez en febrero de 2015. En octubre, integró su primera lista de convocados para el duelo postergado con Defensa y Justicia de la fecha 19 del Torneo de Primera División 2015. Aquella noche, fue suplente y debió esperar hasta el 30 de abril del presente año para volver a tener la oportunidad. Previamente, en noviembre, integró el equipo que jugó un amistoso ante Talleres, donde marcó un gol.
En el 0-0 con Vélez, ingresó en el entretiempo en lugar de Carreras y jugó sus primeros 45 minutos en primera. Además, disputó los tres encuentros de la Libertadores Sub-20 y marcó un gol en el triunfo 3-2 ante Cortuluá de Colombia.
Luis Olivera
Olivera es lateral izquierdo y está realizando su primera pretemporada
Olivera es lateral izquierdo y está realizando su primera pretemporada. Foto: Prensa River
Tal vez el juvenil más experimentado de todos los que realizan la pretemporada. Tiene 17 años, mide 1,60 y es lateral izquierdo. Integró la selección sub-15 que fue campeón de la Copa de Naciones disputada en 2013 en México, donde marcó un gol en seis partidos. Luego, fue tercero en el Sudamericano Sub-15 que se realizó en Bolivia. Al año siguiente, Lemme lo volvió a convocar y jugó cuatro encuentros con el Sub-17 que fue subcampeón en los Juegos Odesur. Y en 2015 participó en ocho de los nueve partidos del subcampeonato en el Sudamericano Sub-17 y jugó dos en el Mundial, donde la Argentina quedó eliminada en la primera fase.
En River, debutó el año pasado en la reserva y está realizando su primera pretemporada con el plantel profesional, aunque ya tuvo dos experiencias en primera. Ingresó quince minutos en la derrota 2-0 ante Newell's en la fecha 30 del Torneo de Primera División 2015 y fue titular en el 0-0 con Vélez de la fecha 16 del Torneo Transición 2016. Aquella tarde, se retiró a los 18 minutos del complemento, cuando ingresó en su lugar Exequiel Palacios. "Soy un lateral que le gusta pasar al ataque, pero entiendo que mi prioridad como defensor es mantener el cero en el arco", explicó en diálogo con Radio Cooperativa luego de su debut.
Dante Zacarías Morán Correa
Morán Correa juega de volante central en reserva
Morán Correa juega de volante central en reserva. Foto: Prensa River
No debutó en primera y su cláusula de recisión está tasada en 15 millones de euros. Mediocampista central zurdo, tiene 20 años, mide 1,71 metros y es sanjuanino. Llegó a River en 2007, se sumó en infantiles y realizó todo el camino en inferiores. Su año de aparición fue 2013: jugó cuatro partidos con la selección que ganó el Sudamericano Sub-17 de 2013; disputó el Mundial, donde sólo jugó 13 minutos en el 3-2 ante Austria de la fase de grupos; y fue capitán del Sub-17 de River que se consagró campeón del Mundial de Clubes en Madrid.
Este año, fue al banco en el 0-0 con Vélez del último campeonato y está realizando su primera pretemporada con el plantel mayor.
Exequiel Palacios
Palacios, junto a Balanta, en su segunda pretemporada
Palacios, junto a Balanta, en su segunda pretemporada. Foto: Prensa River
Segunda pretemporada con el plantel mayor para el tucumano. Tiene 18 años, juega de volante derecho -aunque puede hacerlo más adelantado por sus características ofensivas- y es otro de los que ya debutó en primera. Sus primeros pasos en reserva los realizó en 2014 y al año siguiente comenzó a establecerse como una ficha segura en el equipo. Gallardo lo convocó para jugar ante Newell's en la fecha 30 del Torneo de Primera División 2015 y lo hizo debutar en el entretiempo, ingresando en lugar de Lautaro Arellano.
A comienzos de este año, tuvo su primera pretemporada con el plantel y volvió a tener la posibilidad de jugar en el 0-0 ante Vélez. Previamente, había ocupado un lugar en el banco de suplentes frente a Sarmiento en la fecha 10 y frente a Olimpo en la fecha 11. Palacios es otro de los jugadores que tuvo roce internacional con los seleccionados juveniles: participó del Sub-17 que fue subcampeón en los Odesur 2014; jugó siete partidos y marcó un gol para conseguir el subcampeonato en el Sudamericano Sub-17 disputado en Paraguay; y luego disputó los tres partidos del Mundial Sub-1 que se realizó en Chile.
Tomás Andrade
Tomás Andrade es enganche, zurdo y ya jugó tres partidos en primera
Tomás Andrade es enganche, zurdo y ya jugó tres partidos en primera. Foto: Prensa River
La gran aparición del primer semestre. Tiene 19 años, nació en Temperley, juega de enganche y es uno de los preferidos de Gallardo: jugó tres partidos -ingresó ante Vélez, San Lorenzo y Gimnasia- durante el Torneo Transición 2016 y se llevó los flashes por las comparaciones con Andrés D'Alessandro.

Su historia es más que particular. Empezó en Club Parque, pasó por Lanús, emigró a Europa para jugar en Atlético de Madrid y Barcelona, volvió a Lanús -donde jugó en novena y octava- y recaló en River en 2011, para empezar su camino en séptima división. Con un gran nivel en las inferiores, pero sin lugar en reserva ni en el primer equipo, el año pasado fue cedido a Bournemouth de Inglaterra, donde participó de la categoría sub 21. Pero sólo duró unos meses y decidió volver en febrero. Se entrenó junto a los jugadores relegados y tuvo que esperar el momento para que lo incorporen a Reserva. Ya con ritmo, le hizo dos goles a Sarmiento y le marcó a Banfield. Y allí, le llegó el llamado de Gallardo para jugar ante Vélez.
En su debut, fue la figura de un opaco River y mostró la calidad que tiene con su zurda, la pierna hábil. Tras el partido, rompió en llanto ante las cámaras de televisión: "Desde muy chiquito pasé muchos días llorando porque quizás no tenía la posibilidad y me ponía mal. Me entrenaba mucho, todos los días. Son muchos recuerdos los que se me vienen a la cabeza", explicó.
Franco López
Franco López, delantero y con un apodo particular: Dinho, por su parecido con el crack brasilero
Más conocido como "Dinho" por su parecido físico con el crack brasilero, es el primero que debutó de los ocho que viajaron a Estados Unidos. Tiene 18 años, nació en Isidro Casanova, es delantero, mide 1,73 metros y llegó a River a los 13 proveniente de Sportivo Italiano. Su presentación fue el 3 de junio de 2015 en la Copa Argentina ante Liniers de Bahía Blanca en Formosa. Aquella noche, ingresó a los 29 minutos del segundo tiempo en lugar de Pisculichi. Previamente, en febrero, jugó para la sexta la Al Kaas Cup en Qatar, en la que River terminó quinto y Dinho le marcó un gol a Milan y dos a Real Madrid.
Con un buen trajín en reserva, Gallardo lo volvió a hacer ingresar en el 1-1 ante Olimpo del 7 de junio por la fecha 15 del Torneo de Primera División 2015 y lo convocó para la pretemporada de invierno. Luego, no tuvo continuidad y no viajó a Punta del Este el último verano. Este año, jugó los tres partidos de la Copa Libertadores Sub-20, le hizo un gol a Boca en el triunfo 3-2 en reserva y fue al banco en el 0-0 con Vélez. Ahora, el DT decidió darle su segunda pretemporada con el equipo mayor.
La lista de River: los que se van, los que siguen, los que vuelven y los que pueden llegar
A punto de cerrar hoy un pálido semestre, en el club de Núñez ya se piensa en la renovación del plantel, que tendrá bajas de peso
Implacable, el tiempo se devoró a un equipo que quedará en la memoria del fútbol argentino. Aquel River que ideó Marcelo Gallardo, a mediados de 2014, y ganó cuatro títulos internacionales en menos de un año (Copa Sudamericana 2014, Recopa Sudamericana 2015, Libertadores 2015 y Suruga Bank 2015), definitivamente, por rendimientos y nombres, se transformó en un buen recuerdo. El éxodo de figuras como Teófilo Gutiérrez, Fernando Cavenaghi, Germán Pezzella, Ariel Rojas, Ramiro Funes Mori, Carlos Sánchez y Matías Kranevitter, en la segunda mitad de 2015, más las recientes salidas de Marcelo Barovero y Leonel Vangioni, obligan a la refundación del grupo bajo las mismas bases.
Hoy, el Muñeco Gallardo siente que no puede detenerse a mirar atrás, ver a lo lejos todo lo que se ganó. Necesita con urgencia, a partir de julio, cambios profundos y una gran renovación de jugadores. Con más certezas sobre los que parten o podrían emigrar, el partido de hoy ante Arsenal será el puntapié inicial para el comienzo de un período de definiciones.

Los que se van
Marcelo Barovero: tras cuatro exitosos años, el arquero que se transformó en ídolo y referente dejará el club tras finalizar su contrato, con seis títulos bajo el brazo. Tras no arreglar su incorporación a Veracruz de México, la opción más importante sería Celta de Vigo de España.
Leonel Vangioni: a principios de año acordó su continuidad al resignar una deuda y premios, pero también emigra con el pase en su poder, luego de tres años y medio en el club. Su destino sería Milan de Italia.
Julio Chiarini: su contrato vence a fines de 2016 pero se irá en búsqueda de continuidad, tal como confirmó el técnico Gallardo. Llegó en julio de 2014 y jugó tan solo 19 partidos. Podría volver a Instituto.
Tabaré Viudez: River compró, en junio del año pasado, el 70% de su pase por 2 millones y medio de dólares. Con dos años restantes de contrato, el uruguayo dejará el club tras un opaco rendimiento y una sucesión de lesiones que lo marginaron de las canchas. Su último partido fue el 9 de abril ante Sarmiento y nunca más fue convocado. Jugó 28 partidos y sólo marcó un gol -fue titular ante Barcelona en el Mundial de Clubes-. Nacional de Uruguay, su ex club, podría ser una opción.
Nicolás Bertolo: aún le quedan tres años de vínculo, pero sus pobres actuaciones lo dejarán al margen de la pretemporada. Jugó 22 partidos y no convirtió goles. Su regreso a Banfield es, al día de hoy, la posibilidad más concreta. River pagó 10 millones de pesos por su pase.
Las incógnitas
Leonardo Pisculichi: luego de tres partidos sin ser convocado, volvió a estar en la lista para el duelo de hoy ante Arsenal. Tras un debut de alto vuelo en el segundo semestre de 2014 -7 goles en 27 partidos-, su rendimiento decayó el año pasado -un gol en 36 juegos- y en este semestre no tuvo mucha participación -un gol en 9 encuentros-. Su nombre se vinculó en los últimos días con la Universidad de Chile pero su futuro es una incógnita.
Luis González: regresó al club hace menos de un año, jugó 30 encuentros y marcó dos goles. Aún le queda un año de contrato, pero su continuidad no está garantizada. Ya circula su nombre en la órbita de Huracán y el presidente Alejandro Nadur confirmó que le gustaría incorporarlo. Está entre los convocados para el duelo ante Arsenal.
Los que continúan, pero podrían emigrar si llegan ofertas
Lucas Alario: el delantero es uno de los jugadores con más proyección del plantel. A sus 23 años, acumula 17 goles en 36 partidos en River y varios clubes ya pusieron su mirada en él -entre ellos, Inter de Italia-. En julio del año pasado, el club compró el 30% del pase en 10 millones 908 mil pesos y en este mercado de pases comprará el 30% restante por 1 millón 300 mil dólares. Enzo Francescoli ya avisó que sólo lo transferirán por una oferta interesante.
Emanuel Mammana: al igual que Alario, sólo podría partir en caso de existir un ofrecimiento concreto y que sea redituable para el club. Su cláusula está tasada en 10 millones de euros y el jugador estuvo cerca de pasar a Fiorentina de Italia a comienzos del año. Hoy, según los medios europeos, también es pretendido por Nápoli de Italia y Chelsea de Inglaterra. Acumula dos goles en 35 partidos jugados.
Éder Álvarez Balanta y Rodrigo Mora: ambos estuvieron cerca de partir en varias ocasiones, y su futuro seguiría siendo River. Pero podrían ser transferidos en caso de la existencia de ofertas que conformen a la dirigencia. El defensor colombiano, con contrato hasta 2018, estaría siendo seguido por equipos de Turquía. En tanto, al delantero uruguayo, con contrato hasta 2019, lo buscarían de México y nuevamente desde Arabia Saudita, donde estuvo cerca de emigrar luego de la Copa Libertadores.
Los que suenan
Franco Armani: a pesar de que Gallardo confirmó a Batalla como arquero titular, River necesita incorporar un jugador en el puesto, ante las partidas de Barovero y Chiarini. Es por eso que el arquero argentino de Atlético Nacional es una de las posibles opciones en el arco. Después de seis años en el fútbol colombiano, su representante confirmó que el jugador buscará nuevos aires y que River podría ser un desafío. Interesa en el club.
Diego Barreto: el paraguayo de 34 años es otro de los nombres que suena para competir con Batalla. Actualmente juega en Olimpia de Paraguay.
Fernando Zuqui: el volante de 24 años, actual capitán de Godoy Cruz, es una opción en el mediocampo. También es pretendido por Boca y clubes del exterior.
Silvio Romero: al día de la fecha, está descartado. A pesar de ser pretendido por Gallardo desde el último mercado de pases, Carlos López Chargoy, presidente de Jaguares de México, actual club del delantero, comunicó en primer lugar que era intrasferible y luego señaló que, en caso de venderlo, su valor es de seis millones de dólares. Boca también lo pretendía.
Germán Conti, Martín Demichelis e Ignacio Scocco: tres nombres que ya estuvieron en el radar de River durante el último período de incorporaciones y que nuevamente vuelven a estar presente, sin confirmaciones oficiales.
Los que deben regresar
Giovanni Simeone: partió un año a préstamo a Banfield y debe regresar a River -anotó cuatro goles en 33 juegos-. En el club del Sur, anotó 12 goles en 34 encuentros. El delantero confirmó que tiene ganas de tener revancha en el club, aunque el Taladro intentaría retenerlo. A los 20 años, su cláusula es de 8 millones de dólares.
Federico Andrada: se fue a préstamo por un año a Metz de Francia en agosto de 2014, regresó y pasó nuevamente a préstamo a Atlético Rafaela, donde jugó sólo cinco partidos durante el segundo semestre del año pasado. El presente campeonato lo disputó en Quilmes, con dos goles en 12 partidos. A sus 22 años, debe regresar al club -lleva un gol en 20 juegos-.
Juan Cruz Kaprof: debutó en River con Ramón Díaz en 2013, jugó cuatro partidos en el ciclo Gallardo -más la Copa EuroAmericana, en la que convirtió el gol del 1-0 ante Sevilla- y partió a préstamo por un año a Metz de Francia, donde disputó 14 partidos en la Ligue 2 y logró el ascenso. Actualmente tiene 21 años.
Guido Rodríguez: debutó en River en el primer semestre de Gallardo, jugó 18 partidos por torneos locales hasta que partió a inicios de 2016 a préstamo a Defensa y Justicia. Allí encontró regularidad, jugó 14 partidos y mostró un interesante nivel. Tiene 22 años.
Tomás Martinez: al igual que Kaprof, hizo su debut con Ramón Díaz en 2013. En 2014, Gallardo lo utilizó en 15 encuentros pero al año siguiente sólo jugó dos partidos y partió en agosto a Tenerife de España, donde jugó 14 juegos entre Segunda División y Copa del Rey. En enero, llegó a Defensa y Justicia y se destacó: con un gran rendimiento, marcó tres tantos en 13 partidos. También tiene 21 años.
Alexander Barboza Ullúa: emigró a préstamo en julio del año pasado a Atlético Rafaela, sin haber debutado en River y siendo central titular en la reserva. Allí jugó 11 encuentros y marcó un gol, justamente ante el Millonario. En enero, recaló en Defensa y Justicia, donde convirtió un tanto en 13 partidos.

Ezequiel Cirigliano: el más experimentado de todos los que deben retornar. Con 24 años, y varios ciclos en el club, jugó ocho partidos durante el segundo semestre de 2015 en FC Dallas de la liga estadounidense y llegó a Tigre para este año, donde disputó seis encuentros en el presente campeonato. Sería transferido nuevamente, ante la cantidad de volantes centrales del plantel.
El "falso rumor" de infidelidad, clave para desencadenar la salida de Marcelo Barovero de River
Su representante sostuvo que "la prensa interna del club" instaló una versión que afectó al arquero
MARTES 17 DE MAYO DE 2016 • 09:56
"Contra San Lorenzo, Marcelo se comió los primeros 45 minutos con toda la popular gritándole 'cornudo', desde atrás", la frase pertenece a Marcelo Franceschini, el representante de Barovero, el ídolo de River que decidió no continuar más su carrera en el club de Núñez. ¿Cuáles son las razones por las que el arquero no continuara? Según su agente, motivos personales. Incluso habló de una versión que circuló en los medios sobre una posible infidelidad de su mujer con un ex futbolista de River, compañero suyo.
"Es un tema muy personal de él y de su familia. Necesita cambiar de aire y salir del mundo River. La prensa interna del club empezó a tirar cosas y él tuvo que cargar con esa mochila. Hubo un tema que terminó de explotar antes del clásico con Boca. Un personaje particular instaló el falso rumor de la relación de la esposa de Marcelo con Cavenaghi", indicó en el programa Liberman en línea el representante de Barovero. Apuntó directamente a un periodista, Pablo Calvari, a quien sostuvo, le iniciarán acciones legales.
No sólo habló de ese rumor, sino de una posible pelea que el arquero tuvo con el técnico, Marcelo Gallardo, y el manager, Enzo Francescoli. "Inventaron que se peleó, hay cosas que no se aguantan más. Me dijo que hubo un momento en el que no tenía ganas de jugar más", señaló Franceschini. "El quiere irse del país, sabe que tiene 32 años y si no se da ahora, no se da más", agregó.
El sábado pasado Marcelo Barovero tuvo su despedida en el Monumental. El arquero jugó su último partido allí, ovacionado por el público y sus compañeros cuando Gallardo lo sacó a pocos minutos de que se termine el encuentro que el millonario le ganó a Gimnasia 1-0.
Augusto Batalla, el heredero: la historia, el recorrido y la mirada del joven que reemplazará a Barovero
A sus 20 años y con tan sólo tres partidos disputados en la primera división, el juvenil de las inferiores de River tendrá la responsabilidad de ocupar el arco tras la salida del ídolo; el viernes, ante Arsenal, ya será titular
Con tres partidos en primera, Batalla tendrá la responsabilidad de asumir el arco de River
Un Monumental repleto se funde en un aplauso estremecedor para el ídolo, para el arquero que conquistó el corazón del hincha durante los cuatro años que se instaló en el "arco más grande del mundo", como lo definió alguna vez Amadeo Carrizo. Todos los presentes, de pie, gritan y ovacionan a Marcelo Barovero. Pero allí, sobre la línea de cal que delimita el terreno de juego, y pegado al cuarto árbitro, está su reemplazante. Un joven de 20 años, 1,85 metros y 79 kilos, con su buzo gris y el número 42 en la espalda, saluda a su compañero e ingresa para jugar los instantes finales del encuentro ante Gimnasia y Esgrima La Plata. A partir de ese momento, la carrera de Augusto Batalla comenzó a dar un giro de 180 grados.
Horas más tarde, el entrenador Marcelo Gallardo confirmaría que, ante la inminente salida de los dos arqueros con más experiencia -Julio Chiarini también dejaría el club-, el joven formado en las divisiones inferiores millonarias es la prioridad principal para ser el heredero de Trapito, a pesar de la danza de nombres que ya comenzó -suenan Franco Armani y el paraguayo Diego Barreto como posibles opciones-. Toda una responsabilidad para Batalla, quien comenzó a jugar en River a los cinco años, cuando su familia, a pedido de él por su fanatismo por el club, lo llevó para realizar una prueba, según contó en una entrevista con canchallena.com hace poco más de un año.
Batalla debutó ante Patronato el 3 de abril del presente año
"Para mí es muy importante, es un orgullo muy grande que el técnico tenga la confianza que puso en mí. Estoy muy contento, vengo trabajando hace mucho. Lógicamente falta un tiempo largo para el próximo semestre, por eso tengo que prepararme física y mentalmente para poder rendir al máximo", explica el arquero de 20 años, nacido en Hurlingham, el 30 de abril de 1996.
Más allá de la relevancia que de por sí implica ser el arquero titular del club de Núñez, la ocasión es más que particular ante la salida de Barovero, un referente de la institución. "Hay una gran diferencia entre asumir el arco de River después de cualquier arquero, a hacerlo después de un ídolo como él. Es un honor y un orgullo haber sido su segundo y su tercer arquero durante mucho tiempo. Él es un ídolo, que dejó una marca muy grande en el club. Va a ser muy difícil y hay tiempos relativos de experiencia que no los tuve, como sí los tuvo él cuando llegó a River. Pero intentaré hacer lo mejor y trabajaré para ello", agrega Batalla, quien estuvo en la mira de Real Madrid el año pasado y previamente había sido vinculado a varios equipos del fútbol europeo en los medios británicos.
"Va a ser muy difícil reemplazar a Barovero. Es un ídolo y dejó una marca muy grande en el club. Pero al saber que el próximo semestre voy a ser titular, uno trabaja con una voracidad mucho más grande porque es algo muy importante". "
Con familiares más relacionados con el polo que con el fútbol, aquella insistencia de Batalla para hacer la prueba fue clave en su carrera. Es más: su posición en el campo de juego se dio por casualidad. A los cinco años jugaba de volante central, pero un día faltó el arquero, decidió ir al arco y nunca más se sacó los guantes. Con la voltereta del destino de por medio y tras años en inferiores, en 2011 empezó su camino en los seleccionados juveniles: fue tercero en el Sudamericano Sub-15 que se realizó en Uruguay y nunca más frenó su camino. En 2013 se consagró campeón del Sudamericano Sub-17 disputado en la Argentina, donde jugó los nueve partidos y le convirtieron 13 goles, y fue cuarto en el Mundial de Emiratos Árabes Unidos, donde disputó seis partidos, le hicieron ocho goles y vio una tarjeta roja. Aquel año, también ganó con River el Mundial sub 17 de clubes, donde compartió plantel con Sebastián Driussi, Emanuel Mammana y Leandro Vega, entre otros.
En el Mundial de Brasil 2014 integró el seleccionado de sparrings que viajaron con el plantel dirigido por Alejandro Sabella. "Compartir prácticas con Messi fue algo inigualable, es una persona increíble, llena de humildad. Además, yo estaba muy pegado a ese grupo, porque era como un cuarto arquero, y Sergio [Romero] , Mariano [Andújar] y Agustín [Orion] tuvieron un trato espectacular para conmigo. Siempre les voy a estar eternamente agradecido, porque me enseñaron, nunca me hicieron sentir que era menos. Las charlas, la confianza que me dieron, son cosas que voy a recordar siempre", explicaba Batalla a comienzos de 2015, cuando fue campeón del Sudamericano en Uruguay con la Sub-20. En aquel torneo, jugó ocho partidos, le marcaron seis veces y mantuvo tres veces la valla invicta. En el Mundial en Australia, la fortuna fue diferente: la Argentina fue eliminada en la primera fase, con cinco goles en contra en los tres partidos.
Mientras recorría su camino en los seleccionados juveniles, también comenzaba a tener sus primeras experiencias en River. A principios de 2014, empezó a entrenar con la primera de la mano de Ramón Díaz y detrás de Leandro Chichizola y Nicolás Rodríguez, los dos arqueros de inferiores que corrían detrás de Trapito. Luego, con la llegada de Gallardo, apareció Julio Charini en el camino y el ex Instituto viajó a la pretemporada en Miami junto a Barovero y Rodríguez.
A comienzos de 2015, Batalla tampoco pudo participar de la pretemporada en Punta del Este por disputar el Sudamericano pero sí empezó a ser tenido en cuenta más adelante: el 5 de marzo, en el empate 1-1 ante Tigres de México por la fase de grupos de la Copa Libertadores, fue al banco de suplentes por primera vez en su carrera. Ese mismo año, lo haría en otras 12 ocasiones y debió esperar otras cuatro veces en el presente año hasta poder realizar su debut. En el verano, jugó su primer partido amistoso en la derrota 3-2 ante Independiente, y debutó oficialmente el 3 de abril, en Paraná ante Patronato, en la derrota 2-1 de la novena fecha del presente Torneo Transición. Luego, también fue titular ante Vélez en el 0-0 de la decimotercera jornada.
A días de la finalización del semestre, y con la mirada puesta en la pretemporada, Batalla sabe que comienza la gran oportunidad de su carrera: "Para uno, trabajar con las realidades claras de cara a futuro, es mucho más fácil. Con la confianza del DT también se hace más fácil, sabiendo qué se viene y las posibilidades que va a tener uno. Al saber que el próximo semestre voy a ser titular, uno trabaja con una voracidad mucho más grande porque es algo muy importante".
Por lo pronto, este viernes ya empezará a saber de qué se trata reemplazar a Barovero: en la despedida de River del campeonato, Batalla será titular ante Arsenal.
Su liderazgo en las selecciones juveniles
A pesar de no llevar siempre la cinta de capitán -lo hizo, por ejemplo, en el Mundial Sub-17 de 2013 y en la Dallas Cup que River ganó en 2014-, Batalla siempre mostró una fuerte personalidad dentro del campo de juego, con fuertes rasgos de liderazgo. En el Sudamericano Sub-20 disputado en Uruguay en 2015, a pesar de que el capitán fue Ángel Correa, el arquero realizó una intensa arenga antes de salir al campo de juego, que luego se viralizó en internet. "La charla yo no la pienso, me sale en el alma", fue una de las frases que usó el juvenil del club de Núñez.
A pesar de esto, en diálogo con canchallena.com durante ese torneo, Batalla explicó que no se siente líder y contó su forma de ser dentro del campo de juego: "No sé si soy líder, las cosas me salen así, posiblemente por la personalidad que tengo. Trato de estar atrás de mis compañeros, saber cómo se sienten, si están cómodos, si tienen algún problema de familia. Hay jugadores que se aburren mucho en las concentraciones y a ese jugador le digo de salir a caminar, de dar una vuelta, charlar. En la cancha trato de ordenar, de gritar. Pero de buena manera, es algo que me enseñaron, ya que hay jugadores que están a mil por hora y es fácil que se malinterprete una mala palabra".


TODO SOBRE EL NUEVO RIVER SEGUNDO SEMESTRE

El camino de la reconstrucción de River: foco en la defensa y una cara nueva para el gol
Cinco de los seis refuerzos pedidos por Gallardo son de la mitad de la cancha para atrás y la pretemporada en los Estados Unidos confirmó que el déficit está en la última línea; las alternativas del DT para el nuevo equipo
Por el eterno paréntesis futbolero pasó la Copa América, siguen desfilando los desquicios en AFA y todavía suenan los ecos del temblor que provocó la eliminación copera de Boca. Mientras tanto, River inició un largo camino de reconstrucción. Demasiado largo para el gusto de Marcelo Gallardo, que recién ahora, ya de nuevo inmerso en la rutina del trabajo en Buenos Aires y con la certeza de los refuerzos todavía humeante, parece haber dejado definitivamente atrás aquellos días de alta tensión.
En la pretemporada quedó bien en claro, por si hacía falta alguna confirmación, que el sector más frágil del equipo era el defensivo. Y que entre los centrales no puede seguir apareciendo Leonardo Ponzio, que lejos está de sentir esa función para llegar a salvar a River de un mal momento. "Quedamos con algunas dudas en defensa, pero se van a ir corrigiendo", sintetizó Jonatan Maidana. Augusto Batalla arranca como titular en el arco. Se irá viendo qué sucede con su pulseada con Enrique Bologna. Si Mercado se va, como desea, el lateral derecho será para el paraguayo Jorge Moreira y allí las alternativas son Camilo Mayada y el propio Milton Casco. A Maidana y a Lollo les llega un gran competidor como Arturo Mina y además está Leandro Vega por si acaso. Y Casco sabe que tiene en el lateral izquierdo la sombra del juvenil Luis Olivera, una de las gratas sorpresas con las que Gallardo pegó la vuelta de los Estados Unidos.
No es casual que cinco de los seis refuerzos sean de corte defensivo: Bologna, Lollo, Mina, Moreira y Rossi. El arribo del ecuatoriano Mina, además, le dará otra variante al entrenador: una vez que haya transcurrido el tiempo suficiente de ensayos, no sería descabellado ver una línea de tres atrás con Mina, Maidana y Lollo o Vega. De todos modos, tres o cuatro en defensa, la distribución unos metros más acá o más allá, no hace al fondo de la cuestión para Gallardo. "Un equipo puede jugar bien o mal, pero debe saber a qué juega. Eso es tener identidad", dice el DT.
Siguiendo con los cuatro del medio campo, los que arrancan con ventaja en la consideración del técnico son D'Alessandro y Gonzalo Martínez por afuera, con Ponzio y Domingo por adentro. Pity Martínez sabe que está en deuda y que no tiene mucho margen para convencer. Además, una de las joyitas del club, Tomás Andrade, viene pidiendo pista. "D'Alessandrito" debutó en el último torneo ante Vélez, en el Monumental, y con su desparpajo y sus lágrimas de emoción puso primera arriba del gran escenario. Entre Ponzio y Domingo se puede colar la capacidad de Iván Rossi, una vez que deje atrás su período de adaptación a una camiseta pesada como la de River. Y adelante, entre Mora y Alario se acaba de meter Marcelo Larrondo como el tercero en discordia para la búsqueda del gol. Su presencia en cada entrenamiento de por sí renovará los impulsos de una dupla que necesita recuperar la memoria.
Ya sin Marcelo Barovero ni Leonel Vangioni (piezas esenciales, sobre todo el arquero, para las últimas alegrías que tuvo el River de Gallardo), sin otros jugadores como Luis González, Tomás Martínez y Julio Charini, con algunos marginados (como Nicolás Bertolo, hoy de nuevo en Banfield), la impaciencia había empezado a levantar la temperatura que gobierna en esta época del año en la costa este de los Estados Unidos. Para colmo, la caída por 3-1 en el primer ensayo, ante América de Cali en Fort Lauderdale, expuso las grietas de un sistema defensivo en estado de emergencia; algo de eso también se vio en la derrota 3-1 con Sevilla. Además, la indefinición de algunos casos, como el de Gabriel Mercado, sólo aportó malestar.

La repatriación de ídolos (con Pablo Aimar y Javier Saviola a la cabeza) no había dado resultado en su momento y había que volver a aquella "política de Estado" que, como tal, viene trascendiendo a los gobiernos de turno en River: presencia activa en los tramos finales de cada mercado de pases. Esto, claro, chocaba de frente con las intenciones de Gallardo, que pretendía completar el nuevo plantel cuanto antes. Por eso en el medio hubo negociaciones agresivas (ver página 3) que generaron rispideces con otros clubes. Pero como el receso cada vez se agrandó más, los planetas se fueron alineando en torno al River que se viene. Y ni hablar de las últimas horas, en las que se cerraron la quinta y la sexta incorporación: Marcelo Larrondo y el ecuatoriano Arturo Mina.
El tercer refuerzo firmó, consiguió la visa y voló a Florida. Iván Rossi, un volante de marca con perfil zurdo que le brinda variantes a Gallardo a la hora de la contención, también puede ser importante para la búsqueda de media distancia. Hasta conoce el puesto de lateral. El ex Banfield, de 22 años, es una muy buena compra. Y Lollo, más allá de que está en pleno proceso de recuperación, también es valioso. Es un refuerzo de categoría. Tras la pretemporada en Orlando, firmó el cuarto hombre: el lateral paraguayo de Libertad, Jorge Moreira.
El telón para River se levantará el domingo 31 en Formosa frente a Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto, por la Copa Argentina, una de las prioridades del semestre por ese boleto que otorga a la próxima Libertadores. Al margen del inicio del torneo local, en agosto llegará el doble duelo con Independiente Santa Fe por la Recopa Sudamericana, el 18 en Bogotá y el 25 en el Monumental. Mientras tanto, ya con seis refuerzos asegurados y alguna otra desvinculación mediante, (Viudez, Gio Simeone, Driussi, por ejemplo) el nuevo River, de una buena vez, viene asomando.
Enrique Bologna, flamante arquero de River: "Es un sueño llegar; trataré de disfrutarlo y aportar lo mío"
"Espero ganarme un lugar o ayudar en lo que pueda", dijo el ex arquero de Gimnasia que disputará el puesto con Augusto Batalla
VIERNES 01 DE JULIO DE 2016 • 18:40
El arquero Enrique Bologna reconoció hoy que "es un sueño llegar a River", tras realizarse la revisación médica, y afirmó que trabajará para ganarse un lugar en el equipo.
"Es un sueño llegar a River . Trataré de disfrutarlo y aportar lo mío", expresó el guardavalla en rueda de prensa. Y agregó: "Espero ganarme un lugar o ayudar en lo que pueda".
Bologna quedó libre de Gimnasia y Esgrima La Plata y fue apuntado por River para tenerlo como reemplazo del juvenil Augusto Batalla, el elegido por Marcelo Gallardo para ser titular, tras el alejamiento de Marcelo Barovero.
En los próximos días, el guardavalla se sumará a la pretemporada de River en los Estados Unidos, junto con Luciano Lollo, la otra incorporación del conjunto millonario hasta el momento.
La revisación médica de Bologna duró más de cuatro horas y, aunque le vieron rastros de una antigua lesión en una rodilla, se le dio el visto bueno para que firme su contrato con la institución.
El nuevo arquero de River tiene 34 años y en su carrera pasó por Banfield, Alianza Lima, Unión de Santa Fe, Peñarol y Gimnasia (LP).
En cuanto a las incorporaciones que buscan cerrar además de Bologna, el presidente Rodolfo D'Onofrio sostuvo que el club necesita vender para salir a comprar otros jugadores y que no pueden "hacer locuras ni salir a pagar cifras locas en el fútbol argentino", donde "piden cifras que internacionalmente no existen".
"Las negociaciones en Argentina no son fáciles, cuesta mucho comprar un jugador y tampoco hay tantos", explicó en declaraciones a Radio Güemes, aunque agregó: "Creo que vamos a poder lograr dos o tres jugadores más que nos ha pedido Gallardo que ingresen a River lo antes posible".
Además, lanzó un enigmático sobre uno de los futbolistas apuntados: "Es un jugador que juega en equipo de Primera División, que no es de los clubes grandes, de Capital ni del Gran Buenos Aires".
Por otro lado, confirmó las partidas de Emanuel Mammana a Lyon de Francia y Tomás Martínez al "fútbol portugués", más precisamente a Sporting Braga.
En ese sentido, admitió también que la negociación por Víctor Salazar, de Rosario Central, sigue abierta, y que por Iván Rossi "la respuesta de Banfield no llegó o por lo menos no responde a los valores" que pretende pagar River.
Por último, sobre Gabriel Mercado, dijo que seguramente el fin de semana dialogarán con el futbolista que viene de jugar la Copa América Centenario y que tiene chances de emigrar al fútbol mexicano.
Quiénes son los ocho juveniles de la pretemporada de River: ocupan el 30 por ciento del plantel
Son 27 los futbolistas que están trabajando en Orlando, Estados Unidos; conocé a los jugadores por los que apuesta Marcelo Gallardo para la nueva temporada
Pasaron 42 días del último partido oficial de River. Tras la derrota ante Arsenal en Sarandí la idea que acompañó a la mayoría de los integrantes del club fue que comenzaba un período de renovación y recambio de un plantel diezmado. Mientras, la incógnita era quiénes iban a sumarse al barco que conduce Marcelo Gallardo, quien esa misma noche había anticipado la necesidad de incorporar: "Para el próximo torneo van a llegar jugadores, el plantel no va a ser el mismo. Lo bueno es que vamos a tener tiempo para tomar decisiones y para rearmarnos".
Pero la incógnita no se resolvió. Porque el panorama del mercado de pases es desolador: sólo firmó su contrato Luciano Lollo, por el que River pagó 3,5 millones de dólares, y aún no se sabe cuándo podrá jugar ya que continúa recuperándose de una fractura en el quinto metatarsiano de su pie izquierdo. En medio de este panorama, con nombres que se van -Barovero, Vangioni, Chiarini, Lucho González, Mammanna- pero con pocos que llegan, el plantel profesional se encuentra en plena preparación en Orlando, Estados Unidos, hasta el 17 de julio. Sin dudas, un momento esperado tanto por el cuerpo técnico como por los jugadores: después de un año completamente agotador y sin pretemporadas largas, llegó la posibilidad de trabajar con tranquilidad tras un mes completo de descanso.
Allí, son 27 los futbolistas que se entrenan bajo las órdenes del Muñeco. Con sólo Giovanni Simeone como cara nueva -regresó de su préstamo de Banfield-, el DT decidió sumar ocho juveniles para la nómina de convocados de cara al inicio de la nueva temporada. Es decir, casi un 30 por ciento del plantel está ocupado por jugadores de divisiones menores y en total son 15 los nacidos en el club millonario. ¿Quiénes son las apuestas del DT?
Maximiliano Velazco
Velazco, el actual arquero suplente de Batalla
Es arquero, mide 1,86 metros, aún no debutó en Primera y tiene 21 años. Nació en Villa Constitución, Santa Fe, y se sumó a las inferiores de River en 2007. Empezó jugando de volante central pero se probó en el club de Núñez para defender el arco. Su primera pretemporada con el equipo mayor la realizó en el invierno de 2013, bajo las órdenes de Ramón Díaz, que lo convocó debido a las partidas de Gaspar Servio a Banfield y Gonzalo Marinelli a Atlético Rafaela. "Me gusta jugar adelantado, para estar siempre adelantado a la jugada, no me gusta jugar bajo los tres palos. Soy arriesgado en el juego aéreo, pero trato de dar seguridad que es lo principal", contó en una entrevista con La Máquina Radio en aquel entonces.
Con Marcelo Gallardo, realizó las pretemporadas en invierno 2015 y verano 2016 e integró por primera vez la lista de convocados para el encuentro ante Vélez por la fecha 13 del Torneo Transición 2016 disputada el 30 de abril. Aquella tarde, fue suplente de Augusto Batalla, al igual que en la fecha 16, ante Arsenal, el 21 de mayo. Este mismo año, fue titular en reserva y en los tres encuentros que disputó River en la Copa Libertadores Sub-20 en Paraguay, donde recibió tres goles en tres partidos. Al día de hoy, es el segundo arquero del plantel.
Kevin Sibille
Sibille es defensor central derecho y aún no debutó
Tiene 17 años, es zaguero derecho, mide 1,83 metros, está realizando su primera pretemporada con el plantel profesional y aún no jugó en Primera. Nacido en Buenos Aires, el año pasado dio un gran salto en su carrera: pasó desde la sexta división a la reserva y, a fin de año, Gallardó lo convocó por primera vez. Fue suplente en la derrota 2-0 ante Newell's por la fecha 30 del Torneo de Primera División 2015 disputada el 8 de noviembre.
Este año, jugó los tres partidos de la Copa Libertadores Sub-20 y tuvo su segunda convocatoria en la victoria 1-0 ante Olimpo por la fecha 11 del Torneo Transición, el 17 de abril, aunque no tuvo la oportunidad de ingresar.
Gonzalo Montiel
Montiel es defensor central derecho y jugó un solo partido en primera
Montiel es defensor central derecho y jugó un solo partido en primera. Foto: Prensa River
Es defensor central, mide 1,78 metros, cumplió 18 años el 1º de enero y ya debutó en primera división. Está realizando su primera pretemporada con el plantel profesional y recién el año pasado tuvo sus primeros pasos en la reserva: jugó por primera vez en febrero de 2015. En octubre, integró su primera lista de convocados para el duelo postergado con Defensa y Justicia de la fecha 19 del Torneo de Primera División 2015. Aquella noche, fue suplente y debió esperar hasta el 30 de abril del presente año para volver a tener la oportunidad. Previamente, en noviembre, integró el equipo que jugó un amistoso ante Talleres, donde marcó un gol.
En el 0-0 con Vélez, ingresó en el entretiempo en lugar de Carreras y jugó sus primeros 45 minutos en primera. Además, disputó los tres encuentros de la Libertadores Sub-20 y marcó un gol en el triunfo 3-2 ante Cortuluá de Colombia.
Luis Olivera
Olivera es lateral izquierdo y está realizando su primera pretemporada
Olivera es lateral izquierdo y está realizando su primera pretemporada. Foto: Prensa River
Tal vez el juvenil más experimentado de todos los que realizan la pretemporada. Tiene 17 años, mide 1,60 y es lateral izquierdo. Integró la selección sub-15 que fue campeón de la Copa de Naciones disputada en 2013 en México, donde marcó un gol en seis partidos. Luego, fue tercero en el Sudamericano Sub-15 que se realizó en Bolivia. Al año siguiente, Lemme lo volvió a convocar y jugó cuatro encuentros con el Sub-17 que fue subcampeón en los Juegos Odesur. Y en 2015 participó en ocho de los nueve partidos del subcampeonato en el Sudamericano Sub-17 y jugó dos en el Mundial, donde la Argentina quedó eliminada en la primera fase.
En River, debutó el año pasado en la reserva y está realizando su primera pretemporada con el plantel profesional, aunque ya tuvo dos experiencias en primera. Ingresó quince minutos en la derrota 2-0 ante Newell's en la fecha 30 del Torneo de Primera División 2015 y fue titular en el 0-0 con Vélez de la fecha 16 del Torneo Transición 2016. Aquella tarde, se retiró a los 18 minutos del complemento, cuando ingresó en su lugar Exequiel Palacios. "Soy un lateral que le gusta pasar al ataque, pero entiendo que mi prioridad como defensor es mantener el cero en el arco", explicó en diálogo con Radio Cooperativa luego de su debut.
Dante Zacarías Morán Correa
Morán Correa juega de volante central en reserva
Morán Correa juega de volante central en reserva. Foto: Prensa River
No debutó en primera y su cláusula de recisión está tasada en 15 millones de euros. Mediocampista central zurdo, tiene 20 años, mide 1,71 metros y es sanjuanino. Llegó a River en 2007, se sumó en infantiles y realizó todo el camino en inferiores. Su año de aparición fue 2013: jugó cuatro partidos con la selección que ganó el Sudamericano Sub-17 de 2013; disputó el Mundial, donde sólo jugó 13 minutos en el 3-2 ante Austria de la fase de grupos; y fue capitán del Sub-17 de River que se consagró campeón del Mundial de Clubes en Madrid.
Este año, fue al banco en el 0-0 con Vélez del último campeonato y está realizando su primera pretemporada con el plantel mayor.
Exequiel Palacios
Palacios, junto a Balanta, en su segunda pretemporada
Palacios, junto a Balanta, en su segunda pretemporada. Foto: Prensa River
Segunda pretemporada con el plantel mayor para el tucumano. Tiene 18 años, juega de volante derecho -aunque puede hacerlo más adelantado por sus características ofensivas- y es otro de los que ya debutó en primera. Sus primeros pasos en reserva los realizó en 2014 y al año siguiente comenzó a establecerse como una ficha segura en el equipo. Gallardo lo convocó para jugar ante Newell's en la fecha 30 del Torneo de Primera División 2015 y lo hizo debutar en el entretiempo, ingresando en lugar de Lautaro Arellano.
A comienzos de este año, tuvo su primera pretemporada con el plantel y volvió a tener la posibilidad de jugar en el 0-0 ante Vélez. Previamente, había ocupado un lugar en el banco de suplentes frente a Sarmiento en la fecha 10 y frente a Olimpo en la fecha 11. Palacios es otro de los jugadores que tuvo roce internacional con los seleccionados juveniles: participó del Sub-17 que fue subcampeón en los Odesur 2014; jugó siete partidos y marcó un gol para conseguir el subcampeonato en el Sudamericano Sub-17 disputado en Paraguay; y luego disputó los tres partidos del Mundial Sub-1 que se realizó en Chile.
Tomás Andrade
Tomás Andrade es enganche, zurdo y ya jugó tres partidos en primera
Tomás Andrade es enganche, zurdo y ya jugó tres partidos en primera. Foto: Prensa River
La gran aparición del primer semestre. Tiene 19 años, nació en Temperley, juega de enganche y es uno de los preferidos de Gallardo: jugó tres partidos -ingresó ante Vélez, San Lorenzo y Gimnasia- durante el Torneo Transición 2016 y se llevó los flashes por las comparaciones con Andrés D'Alessandro.

Su historia es más que particular. Empezó en Club Parque, pasó por Lanús, emigró a Europa para jugar en Atlético de Madrid y Barcelona, volvió a Lanús -donde jugó en novena y octava- y recaló en River en 2011, para empezar su camino en séptima división. Con un gran nivel en las inferiores, pero sin lugar en reserva ni en el primer equipo, el año pasado fue cedido a Bournemouth de Inglaterra, donde participó de la categoría sub 21. Pero sólo duró unos meses y decidió volver en febrero. Se entrenó junto a los jugadores relegados y tuvo que esperar el momento para que lo incorporen a Reserva. Ya con ritmo, le hizo dos goles a Sarmiento y le marcó a Banfield. Y allí, le llegó el llamado de Gallardo para jugar ante Vélez.
En su debut, fue la figura de un opaco River y mostró la calidad que tiene con su zurda, la pierna hábil. Tras el partido, rompió en llanto ante las cámaras de televisión: "Desde muy chiquito pasé muchos días llorando porque quizás no tenía la posibilidad y me ponía mal. Me entrenaba mucho, todos los días. Son muchos recuerdos los que se me vienen a la cabeza", explicó.
Franco López
Franco López, delantero y con un apodo particular: Dinho, por su parecido con el crack brasilero
Más conocido como "Dinho" por su parecido físico con el crack brasilero, es el primero que debutó de los ocho que viajaron a Estados Unidos. Tiene 18 años, nació en Isidro Casanova, es delantero, mide 1,73 metros y llegó a River a los 13 proveniente de Sportivo Italiano. Su presentación fue el 3 de junio de 2015 en la Copa Argentina ante Liniers de Bahía Blanca en Formosa. Aquella noche, ingresó a los 29 minutos del segundo tiempo en lugar de Pisculichi. Previamente, en febrero, jugó para la sexta la Al Kaas Cup en Qatar, en la que River terminó quinto y Dinho le marcó un gol a Milan y dos a Real Madrid.
Con un buen trajín en reserva, Gallardo lo volvió a hacer ingresar en el 1-1 ante Olimpo del 7 de junio por la fecha 15 del Torneo de Primera División 2015 y lo convocó para la pretemporada de invierno. Luego, no tuvo continuidad y no viajó a Punta del Este el último verano. Este año, jugó los tres partidos de la Copa Libertadores Sub-20, le hizo un gol a Boca en el triunfo 3-2 en reserva y fue al banco en el 0-0 con Vélez. Ahora, el DT decidió darle su segunda pretemporada con el equipo mayor.
La lista de River: los que se van, los que siguen, los que vuelven y los que pueden llegar
A punto de cerrar hoy un pálido semestre, en el club de Núñez ya se piensa en la renovación del plantel, que tendrá bajas de peso
Implacable, el tiempo se devoró a un equipo que quedará en la memoria del fútbol argentino. Aquel River que ideó Marcelo Gallardo, a mediados de 2014, y ganó cuatro títulos internacionales en menos de un año (Copa Sudamericana 2014, Recopa Sudamericana 2015, Libertadores 2015 y Suruga Bank 2015), definitivamente, por rendimientos y nombres, se transformó en un buen recuerdo. El éxodo de figuras como Teófilo Gutiérrez, Fernando Cavenaghi, Germán Pezzella, Ariel Rojas, Ramiro Funes Mori, Carlos Sánchez y Matías Kranevitter, en la segunda mitad de 2015, más las recientes salidas de Marcelo Barovero y Leonel Vangioni, obligan a la refundación del grupo bajo las mismas bases.
Hoy, el Muñeco Gallardo siente que no puede detenerse a mirar atrás, ver a lo lejos todo lo que se ganó. Necesita con urgencia, a partir de julio, cambios profundos y una gran renovación de jugadores. Con más certezas sobre los que parten o podrían emigrar, el partido de hoy ante Arsenal será el puntapié inicial para el comienzo de un período de definiciones.

Los que se van
Marcelo Barovero: tras cuatro exitosos años, el arquero que se transformó en ídolo y referente dejará el club tras finalizar su contrato, con seis títulos bajo el brazo. Tras no arreglar su incorporación a Veracruz de México, la opción más importante sería Celta de Vigo de España.
Leonel Vangioni: a principios de año acordó su continuidad al resignar una deuda y premios, pero también emigra con el pase en su poder, luego de tres años y medio en el club. Su destino sería Milan de Italia.
Julio Chiarini: su contrato vence a fines de 2016 pero se irá en búsqueda de continuidad, tal como confirmó el técnico Gallardo. Llegó en julio de 2014 y jugó tan solo 19 partidos. Podría volver a Instituto.
Tabaré Viudez: River compró, en junio del año pasado, el 70% de su pase por 2 millones y medio de dólares. Con dos años restantes de contrato, el uruguayo dejará el club tras un opaco rendimiento y una sucesión de lesiones que lo marginaron de las canchas. Su último partido fue el 9 de abril ante Sarmiento y nunca más fue convocado. Jugó 28 partidos y sólo marcó un gol -fue titular ante Barcelona en el Mundial de Clubes-. Nacional de Uruguay, su ex club, podría ser una opción.
Nicolás Bertolo: aún le quedan tres años de vínculo, pero sus pobres actuaciones lo dejarán al margen de la pretemporada. Jugó 22 partidos y no convirtió goles. Su regreso a Banfield es, al día de hoy, la posibilidad más concreta. River pagó 10 millones de pesos por su pase.
Las incógnitas
Leonardo Pisculichi: luego de tres partidos sin ser convocado, volvió a estar en la lista para el duelo de hoy ante Arsenal. Tras un debut de alto vuelo en el segundo semestre de 2014 -7 goles en 27 partidos-, su rendimiento decayó el año pasado -un gol en 36 juegos- y en este semestre no tuvo mucha participación -un gol en 9 encuentros-. Su nombre se vinculó en los últimos días con la Universidad de Chile pero su futuro es una incógnita.
Luis González: regresó al club hace menos de un año, jugó 30 encuentros y marcó dos goles. Aún le queda un año de contrato, pero su continuidad no está garantizada. Ya circula su nombre en la órbita de Huracán y el presidente Alejandro Nadur confirmó que le gustaría incorporarlo. Está entre los convocados para el duelo ante Arsenal.
Los que continúan, pero podrían emigrar si llegan ofertas
Lucas Alario: el delantero es uno de los jugadores con más proyección del plantel. A sus 23 años, acumula 17 goles en 36 partidos en River y varios clubes ya pusieron su mirada en él -entre ellos, Inter de Italia-. En julio del año pasado, el club compró el 30% del pase en 10 millones 908 mil pesos y en este mercado de pases comprará el 30% restante por 1 millón 300 mil dólares. Enzo Francescoli ya avisó que sólo lo transferirán por una oferta interesante.
Emanuel Mammana: al igual que Alario, sólo podría partir en caso de existir un ofrecimiento concreto y que sea redituable para el club. Su cláusula está tasada en 10 millones de euros y el jugador estuvo cerca de pasar a Fiorentina de Italia a comienzos del año. Hoy, según los medios europeos, también es pretendido por Nápoli de Italia y Chelsea de Inglaterra. Acumula dos goles en 35 partidos jugados.
Éder Álvarez Balanta y Rodrigo Mora: ambos estuvieron cerca de partir en varias ocasiones, y su futuro seguiría siendo River. Pero podrían ser transferidos en caso de la existencia de ofertas que conformen a la dirigencia. El defensor colombiano, con contrato hasta 2018, estaría siendo seguido por equipos de Turquía. En tanto, al delantero uruguayo, con contrato hasta 2019, lo buscarían de México y nuevamente desde Arabia Saudita, donde estuvo cerca de emigrar luego de la Copa Libertadores.
Los que suenan
Franco Armani: a pesar de que Gallardo confirmó a Batalla como arquero titular, River necesita incorporar un jugador en el puesto, ante las partidas de Barovero y Chiarini. Es por eso que el arquero argentino de Atlético Nacional es una de las posibles opciones en el arco. Después de seis años en el fútbol colombiano, su representante confirmó que el jugador buscará nuevos aires y que River podría ser un desafío. Interesa en el club.
Diego Barreto: el paraguayo de 34 años es otro de los nombres que suena para competir con Batalla. Actualmente juega en Olimpia de Paraguay.
Fernando Zuqui: el volante de 24 años, actual capitán de Godoy Cruz, es una opción en el mediocampo. También es pretendido por Boca y clubes del exterior.
Silvio Romero: al día de la fecha, está descartado. A pesar de ser pretendido por Gallardo desde el último mercado de pases, Carlos López Chargoy, presidente de Jaguares de México, actual club del delantero, comunicó en primer lugar que era intrasferible y luego señaló que, en caso de venderlo, su valor es de seis millones de dólares. Boca también lo pretendía.
Germán Conti, Martín Demichelis e Ignacio Scocco: tres nombres que ya estuvieron en el radar de River durante el último período de incorporaciones y que nuevamente vuelven a estar presente, sin confirmaciones oficiales.
Los que deben regresar
Giovanni Simeone: partió un año a préstamo a Banfield y debe regresar a River -anotó cuatro goles en 33 juegos-. En el club del Sur, anotó 12 goles en 34 encuentros. El delantero confirmó que tiene ganas de tener revancha en el club, aunque el Taladro intentaría retenerlo. A los 20 años, su cláusula es de 8 millones de dólares.
Federico Andrada: se fue a préstamo por un año a Metz de Francia en agosto de 2014, regresó y pasó nuevamente a préstamo a Atlético Rafaela, donde jugó sólo cinco partidos durante el segundo semestre del año pasado. El presente campeonato lo disputó en Quilmes, con dos goles en 12 partidos. A sus 22 años, debe regresar al club -lleva un gol en 20 juegos-.
Juan Cruz Kaprof: debutó en River con Ramón Díaz en 2013, jugó cuatro partidos en el ciclo Gallardo -más la Copa EuroAmericana, en la que convirtió el gol del 1-0 ante Sevilla- y partió a préstamo por un año a Metz de Francia, donde disputó 14 partidos en la Ligue 2 y logró el ascenso. Actualmente tiene 21 años.
Guido Rodríguez: debutó en River en el primer semestre de Gallardo, jugó 18 partidos por torneos locales hasta que partió a inicios de 2016 a préstamo a Defensa y Justicia. Allí encontró regularidad, jugó 14 partidos y mostró un interesante nivel. Tiene 22 años.
Tomás Martinez: al igual que Kaprof, hizo su debut con Ramón Díaz en 2013. En 2014, Gallardo lo utilizó en 15 encuentros pero al año siguiente sólo jugó dos partidos y partió en agosto a Tenerife de España, donde jugó 14 juegos entre Segunda División y Copa del Rey. En enero, llegó a Defensa y Justicia y se destacó: con un gran rendimiento, marcó tres tantos en 13 partidos. También tiene 21 años.
Alexander Barboza Ullúa: emigró a préstamo en julio del año pasado a Atlético Rafaela, sin haber debutado en River y siendo central titular en la reserva. Allí jugó 11 encuentros y marcó un gol, justamente ante el Millonario. En enero, recaló en Defensa y Justicia, donde convirtió un tanto en 13 partidos.

Ezequiel Cirigliano: el más experimentado de todos los que deben retornar. Con 24 años, y varios ciclos en el club, jugó ocho partidos durante el segundo semestre de 2015 en FC Dallas de la liga estadounidense y llegó a Tigre para este año, donde disputó seis encuentros en el presente campeonato. Sería transferido nuevamente, ante la cantidad de volantes centrales del plantel.
El "falso rumor" de infidelidad, clave para desencadenar la salida de Marcelo Barovero de River
Su representante sostuvo que "la prensa interna del club" instaló una versión que afectó al arquero
MARTES 17 DE MAYO DE 2016 • 09:56
"Contra San Lorenzo, Marcelo se comió los primeros 45 minutos con toda la popular gritándole 'cornudo', desde atrás", la frase pertenece a Marcelo Franceschini, el representante de Barovero, el ídolo de River que decidió no continuar más su carrera en el club de Núñez. ¿Cuáles son las razones por las que el arquero no continuara? Según su agente, motivos personales. Incluso habló de una versión que circuló en los medios sobre una posible infidelidad de su mujer con un ex futbolista de River, compañero suyo.
"Es un tema muy personal de él y de su familia. Necesita cambiar de aire y salir del mundo River. La prensa interna del club empezó a tirar cosas y él tuvo que cargar con esa mochila. Hubo un tema que terminó de explotar antes del clásico con Boca. Un personaje particular instaló el falso rumor de la relación de la esposa de Marcelo con Cavenaghi", indicó en el programa Liberman en línea el representante de Barovero. Apuntó directamente a un periodista, Pablo Calvari, a quien sostuvo, le iniciarán acciones legales.
No sólo habló de ese rumor, sino de una posible pelea que el arquero tuvo con el técnico, Marcelo Gallardo, y el manager, Enzo Francescoli. "Inventaron que se peleó, hay cosas que no se aguantan más. Me dijo que hubo un momento en el que no tenía ganas de jugar más", señaló Franceschini. "El quiere irse del país, sabe que tiene 32 años y si no se da ahora, no se da más", agregó.
El sábado pasado Marcelo Barovero tuvo su despedida en el Monumental. El arquero jugó su último partido allí, ovacionado por el público y sus compañeros cuando Gallardo lo sacó a pocos minutos de que se termine el encuentro que el millonario le ganó a Gimnasia 1-0.
Augusto Batalla, el heredero: la historia, el recorrido y la mirada del joven que reemplazará a Barovero
A sus 20 años y con tan sólo tres partidos disputados en la primera división, el juvenil de las inferiores de River tendrá la responsabilidad de ocupar el arco tras la salida del ídolo; el viernes, ante Arsenal, ya será titular
Con tres partidos en primera, Batalla tendrá la responsabilidad de asumir el arco de River
Un Monumental repleto se funde en un aplauso estremecedor para el ídolo, para el arquero que conquistó el corazón del hincha durante los cuatro años que se instaló en el "arco más grande del mundo", como lo definió alguna vez Amadeo Carrizo. Todos los presentes, de pie, gritan y ovacionan a Marcelo Barovero. Pero allí, sobre la línea de cal que delimita el terreno de juego, y pegado al cuarto árbitro, está su reemplazante. Un joven de 20 años, 1,85 metros y 79 kilos, con su buzo gris y el número 42 en la espalda, saluda a su compañero e ingresa para jugar los instantes finales del encuentro ante Gimnasia y Esgrima La Plata. A partir de ese momento, la carrera de Augusto Batalla comenzó a dar un giro de 180 grados.
Horas más tarde, el entrenador Marcelo Gallardo confirmaría que, ante la inminente salida de los dos arqueros con más experiencia -Julio Chiarini también dejaría el club-, el joven formado en las divisiones inferiores millonarias es la prioridad principal para ser el heredero de Trapito, a pesar de la danza de nombres que ya comenzó -suenan Franco Armani y el paraguayo Diego Barreto como posibles opciones-. Toda una responsabilidad para Batalla, quien comenzó a jugar en River a los cinco años, cuando su familia, a pedido de él por su fanatismo por el club, lo llevó para realizar una prueba, según contó en una entrevista con canchallena.com hace poco más de un año.
Batalla debutó ante Patronato el 3 de abril del presente año
"Para mí es muy importante, es un orgullo muy grande que el técnico tenga la confianza que puso en mí. Estoy muy contento, vengo trabajando hace mucho. Lógicamente falta un tiempo largo para el próximo semestre, por eso tengo que prepararme física y mentalmente para poder rendir al máximo", explica el arquero de 20 años, nacido en Hurlingham, el 30 de abril de 1996.
Más allá de la relevancia que de por sí implica ser el arquero titular del club de Núñez, la ocasión es más que particular ante la salida de Barovero, un referente de la institución. "Hay una gran diferencia entre asumir el arco de River después de cualquier arquero, a hacerlo después de un ídolo como él. Es un honor y un orgullo haber sido su segundo y su tercer arquero durante mucho tiempo. Él es un ídolo, que dejó una marca muy grande en el club. Va a ser muy difícil y hay tiempos relativos de experiencia que no los tuve, como sí los tuvo él cuando llegó a River. Pero intentaré hacer lo mejor y trabajaré para ello", agrega Batalla, quien estuvo en la mira de Real Madrid el año pasado y previamente había sido vinculado a varios equipos del fútbol europeo en los medios británicos.
"Va a ser muy difícil reemplazar a Barovero. Es un ídolo y dejó una marca muy grande en el club. Pero al saber que el próximo semestre voy a ser titular, uno trabaja con una voracidad mucho más grande porque es algo muy importante". "
Con familiares más relacionados con el polo que con el fútbol, aquella insistencia de Batalla para hacer la prueba fue clave en su carrera. Es más: su posición en el campo de juego se dio por casualidad. A los cinco años jugaba de volante central, pero un día faltó el arquero, decidió ir al arco y nunca más se sacó los guantes. Con la voltereta del destino de por medio y tras años en inferiores, en 2011 empezó su camino en los seleccionados juveniles: fue tercero en el Sudamericano Sub-15 que se realizó en Uruguay y nunca más frenó su camino. En 2013 se consagró campeón del Sudamericano Sub-17 disputado en la Argentina, donde jugó los nueve partidos y le convirtieron 13 goles, y fue cuarto en el Mundial de Emiratos Árabes Unidos, donde disputó seis partidos, le hicieron ocho goles y vio una tarjeta roja. Aquel año, también ganó con River el Mundial sub 17 de clubes, donde compartió plantel con Sebastián Driussi, Emanuel Mammana y Leandro Vega, entre otros.
En el Mundial de Brasil 2014 integró el seleccionado de sparrings que viajaron con el plantel dirigido por Alejandro Sabella. "Compartir prácticas con Messi fue algo inigualable, es una persona increíble, llena de humildad. Además, yo estaba muy pegado a ese grupo, porque era como un cuarto arquero, y Sergio [Romero] , Mariano [Andújar] y Agustín [Orion] tuvieron un trato espectacular para conmigo. Siempre les voy a estar eternamente agradecido, porque me enseñaron, nunca me hicieron sentir que era menos. Las charlas, la confianza que me dieron, son cosas que voy a recordar siempre", explicaba Batalla a comienzos de 2015, cuando fue campeón del Sudamericano en Uruguay con la Sub-20. En aquel torneo, jugó ocho partidos, le marcaron seis veces y mantuvo tres veces la valla invicta. En el Mundial en Australia, la fortuna fue diferente: la Argentina fue eliminada en la primera fase, con cinco goles en contra en los tres partidos.
Mientras recorría su camino en los seleccionados juveniles, también comenzaba a tener sus primeras experiencias en River. A principios de 2014, empezó a entrenar con la primera de la mano de Ramón Díaz y detrás de Leandro Chichizola y Nicolás Rodríguez, los dos arqueros de inferiores que corrían detrás de Trapito. Luego, con la llegada de Gallardo, apareció Julio Charini en el camino y el ex Instituto viajó a la pretemporada en Miami junto a Barovero y Rodríguez.
A comienzos de 2015, Batalla tampoco pudo participar de la pretemporada en Punta del Este por disputar el Sudamericano pero sí empezó a ser tenido en cuenta más adelante: el 5 de marzo, en el empate 1-1 ante Tigres de México por la fase de grupos de la Copa Libertadores, fue al banco de suplentes por primera vez en su carrera. Ese mismo año, lo haría en otras 12 ocasiones y debió esperar otras cuatro veces en el presente año hasta poder realizar su debut. En el verano, jugó su primer partido amistoso en la derrota 3-2 ante Independiente, y debutó oficialmente el 3 de abril, en Paraná ante Patronato, en la derrota 2-1 de la novena fecha del presente Torneo Transición. Luego, también fue titular ante Vélez en el 0-0 de la decimotercera jornada.
A días de la finalización del semestre, y con la mirada puesta en la pretemporada, Batalla sabe que comienza la gran oportunidad de su carrera: "Para uno, trabajar con las realidades claras de cara a futuro, es mucho más fácil. Con la confianza del DT también se hace más fácil, sabiendo qué se viene y las posibilidades que va a tener uno. Al saber que el próximo semestre voy a ser titular, uno trabaja con una voracidad mucho más grande porque es algo muy importante".
Por lo pronto, este viernes ya empezará a saber de qué se trata reemplazar a Barovero: en la despedida de River del campeonato, Batalla será titular ante Arsenal.
Su liderazgo en las selecciones juveniles
A pesar de no llevar siempre la cinta de capitán -lo hizo, por ejemplo, en el Mundial Sub-17 de 2013 y en la Dallas Cup que River ganó en 2014-, Batalla siempre mostró una fuerte personalidad dentro del campo de juego, con fuertes rasgos de liderazgo. En el Sudamericano Sub-20 disputado en Uruguay en 2015, a pesar de que el capitán fue Ángel Correa, el arquero realizó una intensa arenga antes de salir al campo de juego, que luego se viralizó en internet. "La charla yo no la pienso, me sale en el alma", fue una de las frases que usó el juvenil del club de Núñez.
A pesar de esto, en diálogo con canchallena.com durante ese torneo, Batalla explicó que no se siente líder y contó su forma de ser dentro del campo de juego: "No sé si soy líder, las cosas me salen así, posiblemente por la personalidad que tengo. Trato de estar atrás de mis compañeros, saber cómo se sienten, si están cómodos, si tienen algún problema de familia. Hay jugadores que se aburren mucho en las concentraciones y a ese jugador le digo de salir a caminar, de dar una vuelta, charlar. En la cancha trato de ordenar, de gritar. Pero de buena manera, es algo que me enseñaron, ya que hay jugadores que están a mil por hora y es fácil que se malinterprete una mala palabra".