23/11/2014

RACING 1 - RIVER 0

Y va cayendo por propio peso una de las más fantásticas ilusiones que se hubieran creado en River en los últimos 10 años. 

Hubieron alertas. Como cuando por cinco partidos consecutivos perdíamos en los primeros tiempos y, finalmente, lográbamos empatar.  Pero la derrota contra Estudiantes -todavía nos quedaban puntos para regalar- debió ser un alerta roja. Sin embargo, el empate contra Olimpo empeoró la situación y, finalmente hoy contra Racing, comenzó el descenso. 

River llegó a dos finales devastado. Al punto de que contra la bosta por la idea de la Sudamericana debimos aceptar lo que vimos: un equipo replegado jugando al empate. Y fue lo correcto dado el estado físico de un plantel sobreexigido al inicio del torneo local y que sufriera las bajas por lesiones y cansancio. 

¿Por qué no hizo el mismo planteo hoy contra Racing? Sólo debíamos empatar para continuar primeros. ¿Por qué poner 8 suplentes y hacer reemplazos con más suplentes y jugar al ataque? Una equivocación enorme que nos deplaza al segundo puesto.

Jugamos con 8 suplentes. Tres de ellos sin juego en muchísimo tiempo: Osmar Ferreyra (¿qué hace todavía en River?), Cirigliano (¿qué hace todavía en River?). Y Cavenaghi quien efectivamente hizo una diferencia en nuestro ataque.

Es cierto que Racing no hizo el gol del triunfo. Lo hizo el ya inefable Ramiro Funes Mori que, tal como su hermano antaño, porta un gen que se vuelve contra River. Rogelio, dejó de hacer goles y pifiarlos escandalosamente. Ramiro, favorece los goles del contrario. Es un gen. Detona un día y nada lo para. Hoy, nos costó 3 puntos y la pérdida de la punta.

¿Por qué llegamos a esta situación? ¿Empatando contra el penúltimo? ¿Jugando a la defensa del castillo contra la bosta? ¿Perdiendo hoy la punta?

Creemos que el "modelo Muñeco" ha sobreexigido a los jugadores al punto de esta exhaustos. Por eso debió dar descanso a 8 jugadores, nada menos de cara al próximo partido contra la bosta en el Monumental. Pareciera que recuperaremos algunos jugadores mas no el ánimo descendente que nos acompaña en los tres últimos partidos, faltando solamente dos para terminar el torneo local y uno para la Sudamericana.

Todo lo que marcó el inicio de la era Gallardo fue un soplo de verano. Nos posicionó en el torneo local y en la Sudamericana pero al riesgo de la evaporación en la línea final. 

Si esperábamos el milagro de que Cave o Krapof revirtieran la derrota ante Racing, ahora debemos esperar dos milagros: vencer a la bosta y que sumemos los 6 puntos que faltan en el torneo local debiendo, a su vez, Racing perder algún punto. Todo indica que se tratará de un milagro, ya que mientras Racing viene en ascenso luego de un penoso arranque, River viene en descenso luego de un promisorio arranque.

Como en otros tiempos, amiga y amigo riverplatenses, debemos rezar. El Muñeco viene errando y si bien advirtió tempranamente que tenía un plantel chico, no actuó como si lo tuviera sino que, por el contrario, lo jugó a fondo como si tuviera reemplazos hábiles para sostener triunfos. No fue así y hoy lo estamos padeciendo.

Hasta el jueves con la prueba mayor: pasar de ronda en la Sudamericana. Contra la bosta. La misma que, como Racing, viene en ascenso.

Contra Racing muchos twiteros reclamaban "huevos". Es un error reclamar lo incorrecto: no importa cuánto corras si no hay talento. Los 8 suplentes de River, combinados con el gen Funes Mori, no generaron situaciones reales de gol. Y contra eso, no hay antídoto más que un milagro.

¡Vamos River!

Postada. Te explicamos lo del gen Funes Mori.

El ADN de los Funes Mori tiene un gen con estas denominaciones: a) gen FM 1Ro y b) gen FM 2 Ra.

El gen tanto FM1 como FM2 detona un proceso en cada uno de los hermanos Funes Mori que los lleva a "patear en contra". El FM1 lo que hace es que, mientras estuvo en River, no hizo un puto gol más a pesar de que le dejaras el arco libre y los defensores petrificados. El FM2 hace que el defensor entregue goles al contrario. Cada tanto se equivoca y él mismo hace goles en el arco contrario pero, luego, corrige la situación con un gol en contra o la entrega del gol al contrario. 

Si contra Racing hubo 8 suplentes más los cambios con más suplentes aún, también es cierto que Racing no llegó al gol. Se activó el gen FM2 y listo: partido liquidado.









16/11/2014

RIVER 1 - OLIMPO 1

Y River suma una desazón más. Con todas las expectativas e ilusiones, cada partido que pasa River es una degradación. En algunos partidos, salió adelante por la categoría de dos jugadores que nos faltan, Sánchez y Teo, pero a fuerza de ellos y nada más. River hace rato que marcó un antes y un después, cuando empató 5 partidos seguidos y multiplicó malos primeros tiempos y recuperaciones a lo guapo en el segundo.

Olimpo venía penúltimo. River venía con sobrados puntos en la punta. Hoy River apenas araña 1 punto de su seguidor, habiendo rifado lo construido y generando toda suerte de dudas sobre el final del torneo. 

Pareciera que Gallardo de partido en partido no logra hacer reaccionar a sus dirigidos ni siquiera para evitar que cometan infantiles errores. Que Ponzio entregue bien la pelota es una hazaña. Funes es la segunda vez que genera el gol y favorece al contrario. Si hasta Barovero se complicó hacia el final arriesgando, con un hombre más nosotros, siquiera el empate.

El equipo no tiene sus jugadores estrellas y lo siente. Ni siquiera el método logra que levante y, nuevamente, aparece un equipo sin alma ni garra. Al menos, con parte de las estrellas, se lograba el chispazo, el empuje sobre el contrario hasta doblegarlo. Nada de eso se vio contra el penúltimo equipo del torneo nacional.

Más vale que vuelvan los que no están. Se promete que volverá Cavenaghi lo que es un agregado al armado del equipo y veremos si es para bien o es neutro. River está en alerta amarillo faltándonos jugar contra el propio Racing (segundo) y con Quilmes (último), por ejemplo, dos equipos que por distintos motivos nos van a hacer parir cada partido. Al menos si el Muñeco no logra revertir esta regresión a los peores tiempos de River.

Nos queda, además, la Sudamericana, donde nada menos que debemos jugar contra una bosta que viene en ascenso, en mejoramiento continuo. Es como que River se viene olvidando de a qué jugaba mientras que cualquier oponente nos hace fuerza.

En nuestra opinión, el Muñeco es realista y no está mirando para otro lado. La cosa puede ser peor: que siendo realista y haciendo todo a su alcance, simplemente el equipo no está dando para lo que amenazaba, lo que prometía.

¡Vamos River! No rifés lo hecho



12/11/2014

RIVER 0 – ESTUDIANTES 1
FINAL
PERDIDO EL INVICTO

En un rincón, un equipo cansado de haber puesto toda la carne en el asador y no haberse quedado con la Copa ante las reacciones de River. La tercera es la vencida y nos sacó el invicto.

En el otro rincón, un equipo sin su goleador, con un Vangioni en inédita posición, y jugadores que juegan de suplentes: Driussi, Solari, Rodríguez.  El muy seguro arquero, Barovero, justo hoy flaqueó con consecuencias. Claro que después y sobre el final, terminó convirtiéndose en el jugador destacado de River.

En aquel rincón, un equipo que venía con la sangre en el ojo, iluminado, con gran despliegue físico.

En el otro rincón, un equipo que sabe que perdiendo su posición en el torneo local no cambia. Y haciendo despliegue físico, no supo jugar de una, dudó a la hora de hacer pases y hasta realizó un sinfín de pases al contrario.
Aquel equipo cuando contraatacó generó inquietud. Este equipo amenazó con mayor intensidad que lo que asustó.

River ha buscado con desesperación antes que con ideas; sin orden y carente de  asociación. Buscó con ímpetu pero no alcanzó precisamente por lo que venimos diciendo.

Ah, este equipo era el local, es decir, perdimos el invicto de local.
Para Estudiantes, el triunfo le sirve para escalar a un lejano cuarto puesto.
Para River, la derrota es un aviso. No cambia el liderazgo. Lo obliga a no distraerse. Y nos llama la atención sobre los siguientes partidos. 

Principalmente, contra la bosta por la Sudamericana. La bosta viene en mejora. River viene en una esforzada y crecientemente costosa regularidad hacia abajo.

Son demasiados los jugadores que nos faltaron hoy, tanto en número como en peso propio. Y esto lo tenemos en consideración. Con este equipo lejos del equipo titular, un Estudiantes enojado e impetuoso no pudo hacer otro gol y el que hizo fue con gran ayuda.

Una de cal y otra de arena dirían los antiguos. Para nosotros, River tiene una luz amarilla: se instaló en el equipo, titular o suplente, que los primeros tiempos los cedemos. En muchos casos, se logró en el siguiente tiempo el empate. En otros, el triunfo. Hoy la derrota.

Confiamos en que el Muñeco tiene plena conciencia de situación y hará hasta lo que pueda hacer. Y esto también nos pone en alerta ya que si, nuevamente, debemos jugar sin Teo y con los juniors, nos puede empezar a costar, sobre el final de dos torneos, todo lo realizado.



 RIVER 0 – ESTUDIANTES 1
PRIMER TIEMPO
YA SABEMOS QUE PERDIÓ LANÚS. SERÁ BUENO GANAR

Nuevamente el primer tiempo de River es desordenado y empieza perdiendo, esta vez a poco de iniciado. Ya es una costumbre estos inicios en el que el contrario despliega su juego, presiona y gana. River corrió mucho, con escaso peligro y menos asociación. Cada jugador necesitó hacer más de una maniobra para pases que, encimados, abortaron  en su intención.  Driussi y Rodríguez han sido neutralizados como así también Solari tuvo baja participación. Sin Teo, son demasiadas bajas, uno del equipo, los otros de la acción fértil en el campo de juego. Barovero no ha estado seguro y no solamente en el gol. Tuvo otras dudas. Como, también, se dudó en los pases hacia y en el área. Cuando River avanzó, muchas veces, hubo repliegue estudiantil , cerrando los caminos finalmente no ensayados por los nuestros.
Veremos qué pasa en el segundo tiempo. Tengamos en cuenta que es el tercer partido contra Estudiantes. En los 3, terminamos mejorando en el segundo tiempo y finalmente, ganando. Tal vez los de La Plata han estudiado y practicado para esta segunda parte. Veremos

9/11/2014

VELEZ 1 – RIVER 1

En nueve minutos del primer tiempo, Velez nos había llegado dos veces por el mismo costado de Mercado. No atinaron al gol, afortunadamente. Velez salió a jugarnos de igual a igual y River sale pocas veces. A los 12 excelente jugada que Boyé no logra conectar frente al arquero rival.

Vélez juega asociado y con velocidad, toque y toque y así genera mayor presión sobre River y mayores chances. River juega en los primeros quince minutos al contraataque.

Lo dicho, a los 18 minutos y en lo que parece una tendencia de tantos partidos, Velez abre el marcador de cabeza y Barovero quieto, sin poder hacer nada. Recuperan un despejo, toque, toque, toque y cabeza y gol. Como viene ocurriendo, Mercado perdió la marca al inicio de las jugadas.

A los 20 Teo juega con su suerte al pegar un codazo a un contrario, quien cae dolorido. Por suerte, el árbitro cree que fue casual.

Tal como el partido contra Estudiantes por la Copa y otros 6 partidos anteriores, River tiene un primer tiempo presionado, corriendo al rival y salvando situaciones en su propia área. De contraataque, River crea algunas situaciones pero, en este partido con escasa potencia.

A los 37 finalmente, rebote aquí, rebote allá y Mercado le pega con fuerza, a ras de suelo, cruzado, gol y empate. Muy buen pase de Sánchez desde fuera del área.

A los 44 un centro pasó por las narices de 3 nuestros y quedando a disposición de Pratto solo a la izquierda del ataque contrario, patea y Barovero nos salva del 2 a 1. Por Dios, la vieron pasar sin atinar ninguno a nada.

El segundo tiempo muestra a ambos equipos rápidos, corriendo aunque River más sólido atrás como en en la asociación y voluntad de ataque. Se juega con mucha presión, lo que lleva al cambio de bando de la pelota.

A los 20 minutos sale Boyé y entra Driussi.  A los 29 entra Ponzio y sale el pibe Rodríguez.

A los 29:30 Merado nos salva en la línea, superado Barovero por Pratto. La respuesta a cargo de Sánchez que por derecha termina la bola en corner.

A los 31 sale Balanta entrando Maidana.

El tiempo pasa y el partido es de ida y de vuelta, intenso, con desgaste y sin que ninguno se termine sacando partido. Pezzella juega en cualquier lado con lo que no podemos precisar su verdadera función.

En tiempo de descuento Teo llega hasta el arquero pero protegido por un defensor. Amonestación a Mercado quien aborta con un foul un avance contrario. Tiro libre que Barovero anticipa perfectamente quedándose con la bola.

El tiempo de descuento lo aprovecha mejor Vélez. Luego del tiro libre, seguimos jugando en nuestra área, perdiendo Ponzio por cuarta vez la bola pasándosela a un contrario.

Finaliza el partido con muy buena impresión de Vélez y con un River que, aún manteniendo el invicto, deja dudas respecto de la solvencia de un equipo con varios cambios.

Seguimos en carrera, pero nos espera una agenda complicada, tanto por los compromisos contra el partido faltante contra Estudiantes, otro partido del torneo y el primer partido por la Sudaca contra la bosta.

River ¿entró en el embudo de varios torneos a la vez? Recordemos que a la falta de Kranevitter por lesión, se sumarán ausencias por el llamado de varios jugadores por sus selecciones.

Es una situación harto desafiante para el Muñeco y el equipo. Lesiones, cansancio y ausencias sobre las definiciones de la Sudamericana y el torneo local.

¡Vamos River!







29/10/2014

ESTUDIANTES 1 - RIVER 2
COPA SUDAMERICANA
PARTIDO DE IDA


Como cuando tuvimos esa tendencia a empatar los partidos, River desarrolla una nueva tendencia: perder los primeros tiempos. El contrario sale a jugar de igual a igual y River permite ataques profundos en su área, con situaciones de alto riesgo y confusión en la parte más riesgosa. 

Estábamos por irnos 0-0 al vestuario cuando un error, de esos que no deben ocurrir en estos torneos, nos puso en desventaja. Barovero sacó hacia Funes quien engancha hacia adentro, la pierde y gol de Estudiantes. 

Hasta ahora, los oponentes que han jugado "a lo River" en esos primeros tiempos, no han logrado sostenerlo: el resto físico de nuestros jugadores es muy superior a los de los contrarios con los que se enfrentaron hasta ahora. Hay un excelente trabajo del cuerpo técnico en esto.

El segundo tiempo vio a un River con más chispa y punzante. Generó un gol en contra y un segundo gol de excelente factura. Volvió el juego asociado, la pelota contra el piso. Y con ello volvió River y su categoría.

Vangioni se lesionó y mientras estuvo en el campo así se sintió en el desenvolvimiento del equipo. El ingreso de Álvarez Balanta dio más tranquilidad defensiva, sin perjuicio de lo cual tuvimos un gran susto, como el salvataje de Maidana en el partido contra Rafaela. Barovero retuvo con lo justo lo que parecía el empate.

Ponzio estuvo mejor que en otras oportunidades, aunque le tomó un tiempo acomodarse. Dio pases inusuales para él, con  oportunismo y precisión. 

Teo anduvo resbalándose mucho pero tiene la impronta de la pausa, la aceleración, la creación. Sánchez está soberbio y el pase-gol que hizo fue con un guante. Solamente un árbitro que no estuvo a la altura del partido pudo sacarlo del campo de juego.

Barovero es un reaseguro en el arco y es un defensor más. El problema para nosotros es cuando se nota, cuando ocurre que nos salva de varias ya que indica cuánto nos llega el contrario.

Los torneos avanzan. River recuperó el triunfo a como cueste, pero deben replantearse las situaciones de los primeros tiempos. Mirá si un próximo contrario tiene más suerte y te emboca 3. 

River volvió a ser River en el segundo tiempo. Sufrió el primero y revirtió el resultado. Muy felices por todo ello y....¡Vamos River!

27/10/2014




AT. RAFAELA 1 - RIVER 2

Se invirtieron los roles: Rafaela jugó a lo River del Muñeco, mientras que River no pudo jugar a lo Rafaela en lo defensivo aunque el segundo gol fue al estilo Rafaela. Si hasta estuvieron ahí de empatarlo sobre el final del segundo tiempo.

River salió aceleradísimo lo que generó unas descoordinaciones entre ataque, medio y defensa que permitió que Rafaela fuera volcando la cancha a su favor y multiplicara sus ataques de contra. El primer tiempo finalizó 1 a 0 pudiendo Rafaela haber ido al vestuario con una diferencia mayor.

Nuevamente empezamos perdiendo pero, esta vez, se logró ganarlo a diferencia de las tantas otras veces que River comenzó así y terminaba empatándolo. Por la inspiración de Piscu y Rojas, bajo decisiones individuales, River sumó 3 valiosos puntos para mantener a la tropa que lo sigue allá abajo.

River lo ganó con más ganas que juego asociado, equilibrado. Dos tiros de fuera del área marcaron el triunfo mientras que las pelotas en el área contraria agarraron a nuestros jugadores casi siempre forzando intentos de jugadas.

Se perdieron muchas bolas que significaron contraataques donde River estaba hacia el ataque y, de pronto, todo volvía a nuestro arco.

Un triunfo muy importante, pero a no creérsela: Rafaela hasta mereció al menos, el empate.

Seguramente el Muñeco hará ajustes. Nos espera dos veces Estudiantes: por la Sudaca y por el torneo local, miércoles y domingo. 

¡Vamos River!

21/10/2014



RIVER 3 - BELGRANO 0



River, con el triunfo ante Belgrano, recuperó el triunfo contundente, con cantidad de goles, con muy lindos goles. Fue el segundo partido seguido con goles y contundencia. Antes, contra Libertad de Paraguay por la Sudamericana. El domingo, contra Belgrano: triunfo, goles y belleza. 

Había sufrido River, especialmente en el segundo tiempo, en el que los de Belgrano nos llegaban. La entrada de Mercado dio más tranquilidad ya que el ataque contrario tenía una puerta de entrada por el lado de Solari. 

River retoma el triunfo al estilo del Nuevo River. Dentro del partido se recuperó de su propia confusión aprovechada por Belgrano que generó presión, avances y riesgos. 

Prometedor Guido Rodríguez allí donde debería estar Kranevitter y que Ponzio, en nuestra opinión, no llega a establecer la diferencia en el medio campo. Por el contrario, Ponzio es recurrente en el mal pase, al contrario y al contragolpe. 

Contra Belgrano, tanto Rojas como Sánchez estuvieron movedizos e incisivos y Guido presente. 

River sigue teniendo variantes, reacción y exquisitez. 

¡Vamos River!

17/10/2014

LIBERTAD 1 - RIVER 3


River ha desarrollado esto de empezar mal los partidos. Hasta ahora, había reaccionado pero llegando a empatarlos. Así fueron 4 partidos seguidos. Con Libertad fue parecido. River es sorprendido al inicio y no podía pasar del medio campo. Es más, volvió aquello de entregar la bola a un contrario y nuevamente a correr hacia atrás. Sin embargo, esta vez River dio el plus del principio del torneo y se llevó un triunfazo por 3 a 1, con goles que partieron de pases precisos, oportunos y absolutamente aprovechados con calidad.  Seguimos en la Sudamericana habiendo retomado el aire ganador. Un alivio. Una alegría

13/10/2014


Newell´s 0  - River 1

En esta entrega, tomamos de todos lados. Previamente nuestro comentario.

A River no se la hacen fácil y luego de 4 empates seguidos, logró un triunfo de la cabeza de Funes Moris. La expulsión de la Copa Argentina fue el saldo de un equipo junior que logró empatar hasta el final a uno experimentado como el de Central. Perdimos en penales y punto. Sin embargo, eran 4 empates y todos calcados: perdiendo primero, se lograba empatar más tarde o más temprano.

Contra Newell´s, los comentarios de Radio 10, La Nación, Olé son claros a la hora de analizar el partido. Nos tomaron el tiempo y, además, Gallardo debe poner otros jugadores que los que marcaron el rumbo inicial. Ayer, por ejemplo, sin Vangioni, sin Teo y, por el resto del torneo sin Kranevitter. No compartimos con algún comentario de más abajo: Ponzio no es Kranevitter y la dinámica del equipo es otra con uno que con otro.

Lo que se destaca es que Gallardo supo leer el primer tiempo y, en el segundo, retrasó el equipo en previsión de un inquietante y rápido ataque contrario que llegaba hasta nuestro fondo.

Nos mantenemos en el primer puesto y con la suerte, nada desdeñable, de que todos jugaron para que aumentáramos la ventaja. ¿Suerte del debutante Gallardo?

Finalizando, el Muñeco debe leer la realidad del River que logra conformar cada partido y lograr el éxito a como fuere. Como anoche. Lo está haciendo con lo que tiene que, recordemos, bajo la conducción del Pelado Díaz dejaban siempre más dudas e inquietudes que otra cosa. Ahora, al menos, el hambre de ganar es visible.

Comentarios de los medios

+Newell´s incomodó a River y en el segundo tiempo Gallardo  cambió  y cambiando lo logró. Hacía 7 años que no ganaba en ese escenario. Interpretó bien el partido River. Faltaron Vangioni, Teo y Kranevitter. Ponzio en el primero no anduvo bien pero luego se acomodó. En el segundo cuando River se tira atrás es para contener a Newell´s.  (Radio 10)

+River aprovechó todos los regalos que recibió este fin de semana de sus perseguidores, venció a Newell's en Rosario por 1 a 0, y sacó cuatro puntos de ventaja sobre su único escolta, Lanús, cuando restan ocho fechas para el final del torneo de primera división.

+El único gol del partido lo anotó Ramiro Funes Mori, a los 22 minutos del segundo tiempo.

+El partido fue entretenido en el Coloso Marcelo Bielsa, pero mientras que el local no supo definir las pocas situaciones que tuvo, River en cambio lo sentenció en cuanto pudo.


River volvió al triunfo en Rosario y se afirmó en la punta. El equipo de Marcelo Gallardo derrotó 1 a 0 a Newell's por un cabezazo de Ramiro Funes Mori y cortó así una racha de cuatro empates al hilo (entre torneo local y Copa Argentina). Así, sacó cuatro puntos de ventaja a Lanús, su más cercano perseguidor en el Campeonato de Primera División.

Newell's fue el que más inquietó en la mitad inicial cuando aceleró en los últimos metros del campo rival. Así llegó la ocasión de gol más clara del primer tiempo: Leandro Figueroa dejó mano a mano a Fabián Muñoz pero Marcelo Barovero tapó su remate.

En la segunda mitad, sin embargo, River se adueñó de la pelota y jugó en campó rival. Y, claro, tuvo sus chances. A los 11 minutos, Oscar Ustari salvó a Newell's al taparle un cabezazo a Mercado. Y en la siguiente jugada, el lateral volvió a ganar de arriba y Boyé metió un segundo cabezazo en el área que pegó en el palo. El gol también llegó de cabeza: el mellizo Funes Mori, que jugó por el artículo 225 tras su expulsión en el Superclásico, apareció por el primer palo y le dio la ventaja a River. Luego, los de Gallardo supieron conservar la diferencia.


River es más puntero que nunca: le ganó 1-0 a un difícil Newell's en Rosario, le sacó cuatro a su seguidor Lanús y se afianza en la cima del torneo. Funes Mori le dio el triunfo al equipo de Gallardo tras un corner y un cabezazo letal, como aquél recordado partido con Boca.

Sí fue corner. Y de corner. Y de cabeza. Y de Funes Mori. Cómo no recordar aquel “no fue corner” si las sensaciones son las mismas, pero con diferentes rivales y distintas dimensiones, obvio. Aquella vez fue en el superclásico con Boca, imborrable; y en esta ocasión frente a Newell's en Rosario. Coincidencia: ambas fueron para darle el triunfo a River, que se siente el más líder, lejos. Porque le sacó cuatro a Lanús, que lo persigue, también a Independiente, y se afianza en la cima del torneo.

No fue fácil la construcción de esta victoria para River. Le costó porque Newell's no era un rival sencillo. En el primer tiempo la pelota estaba más por el aire cuando Gallardo pedía que jugaran a dos toques. El fútbol no aparecía y Newell's de a poco empezó a inclinar la cancha. Pero nada para preocuparse demasiado, porque situaciones de peligro sólo pudo generar una: Figueroa habilitó a Muñoz y Barovero le hizo la de Dios y le ganó el duelo. ¿Hubo penal de Mercado a Maxi Rodríguez? El empujón existió, aunque haya sido leve, existió. Pero Pitana no cobró.

Gallardo estaba disgustado por cómo jugaba River. Parece que el reto en el vestuario hizo efecto porque salió a la segunda parte a demostrar por qué es el puntero. Le quitó la pelota a Ñúbel y lo arrinconó en su campo. Le costó la gestación de juego, por eso apeló a utilizar las pelotas paradas o, mejor dicho, los corners. En la primera, cabeceó Mercado de pique al piso y la sacó Ustari. La siguiente, testazo de Boyé y la bocha dio en el palo. Y la tercera, la vencida, Funes Mori se anticipó a su marca, la fue a buscar al primer palo y gol de River, de triunfo, de líder, de lejanía...

A Newell's se le escapó la chance de acercarse a la cima y la gente ya le pide ganar el clásico que se viene frente a Rosario Central. River volvió a ganar (hacía tres fechas no lo lograba) y se consolida en el primer puesto.


Ramiro Funes Mori: el defensor de los goles que marcan campañas millonarias. El defensor jugó por el artículo 225 y, como contra Boca el torneo pasado, marcó el tanto de una victoria significativa

Por Pablo Casazza | Para canchallena.com

ROSARIO.- Ramiro Funes Mori suele hacer esos goles que significan mucho para lo que viene. El anterior fue el de la victoria en la Bombonera en el triunfo ante Boca que impulsó la campaña a la obtención del Torneo Final. Anoche, después de cuatro partidos sin ganar de River, el defensor vuelve a dar en la tecla: se elevó por encima de todos en un córner y le dio los tres puntos a su equipo, que ahora está a cuatro unidades de Lanús, su escolta.

Como en aquella victoria ante Boca en la que marcó el 2-1 del 30 de marzo de 2014, ayer Funes Mori jugó de lateral por la izquierda. Y a pesar de su expulsión en el superclásico pasado en el Monumental, anoche pudo jugar por el artículo 225 pedido por Eder Álvarez Balanta, de gira con la selección de Colombia. Lo hizo en la posición de lateral, donde fue varias veces superado y le costó encontrar la prestancia que había tenido como segundo marcador central, posición en la que actuó Germán Pezzella.

Después de un córner de Pisculichi (la quinta asistencia en el campeonato), Funes Mori le ganó la posición a Víctor López, cabeceó con fuerza y provocó que River estirara su invicto a 24 partidos (torneo, Copa Argentina y Copa Sudamericana). La última derrota fue con Belgrano (1-2, el 6 de abril de 2014), por la 12» fecha del torneo Final 2014.

También se debe indicar que el conjunto de Núñez no lograba festejar desde el 21 de septiembre, cuando goleó por 4-1 a Independiente, en el Monumental. Acumulaba cuatro empates en cadena: Arsenal, Lanús y Boca, por el campeonato, todos 1-1; Central, 0-0 (4-5 en definición por penales), por la Copa Argentina.

Como consecuencia de los viajes de algunos jugadores con sus seleccionados, del cansancio y de las suspensiones, Marcelo Gallardo tiene que armar algunos rompecabezas de cara a los compromisos que deberá afrontar durante las próximas semanas. El partido que viene es por los octavos de final de la Copa Sudamericana, donde el conjunto de Núñez enfrentará a Libertad, de Paraguay. Viajará el miércoles y jugará un día después en Asunción.

El estado de declinación del juego de River es cierto pues hace un tiempo que al conjunto dirigido por Muñeco le cuesta mantener su estilo y su dinamismo en la búsqueda, pero al menos esta vez consiguió los tres puntos, pero si se mira el vaso medio lleno también se puede decir que aún mira desde los más alto al resto de sus perseguidores. Y que ahora está a cuatro de Lanús y que la explicación está en esos goles que marcan el porvenir: los que anota Ramiro Funes Mori.




10/10/2014

SIAMO FUORI DE LA COPA ARGENTINA

Finalmente, River perdió su primer partido en la era Gallardo. 

Ocurrió jugando casi todos suplentes que respondieron al desafío. De hecho, llegaron 0 a 0 y a los penales donde terminamos perdiendo.

Los suplentes realizaron un partido muy decente, con dominio de la pelota y el campo de juego, pero sin poder concretar las chances generadas.

Desde anoche, River se concentra en dos de los tres torneos en los que intervenía, lo que constituye una buena noticia de cara a la Sudamericana y al torneo local que lideramos.

La derrota de ayer, sin embargo, debe preocuparnos por un par de cuestiones. La primera es que los 3 últimos partidos en el torneo local terminamos empatándolos: comenzamos perdiendo y, finalmente, lográbamos empatarlos. Ayer, finalmente, perdimos.

Lo segundo a preocuparnos, es que las bolas que nuestro equipo metía hasta no hace mucho, son las que ya no entran. No ocurrió anoche pero no ocurrió en los tres partidos anteriores. Los partidos con 2, 3 y 4 goles ya no se repiten y, por el contrario, vemos que se falla en la decisión cercana al arco, o pegan en postes u otras situaciones.  Aún jugadas de lujo como jugadas que bien posicionados se termina rifando la bola. O Mora erra un penal pero allá, en lo alto del cielo.

Debemos suponer que el Muñeco trabaja estos temas y esperamos que vayamos notando un cambio. Lo cierto es que Kranevitter tenía más protagonismo que el que pensábamos y es un punto, también, que el Muñeco deberá encontrar una respuesta, aunque auguramos que no será fácil.

¡Vamos River carajo!





5/10/2014

RIVER 1 - BOSTA 1

Que el partido debió de haber sido suspendido es una certeza que tenemos. La laguna en que se convirtió la cancha impidió jugar al fútbol, desgastó físicamente a todos los jugadores y hasta veremos qué consecuencias quedan para la agenda de la semana.

River no pudo desplegar su juego. El único juego posible era patear para adelante en pelotazos y rezar para que algo ocurriera. Tampoco se podía jugar con el arquero debiendo siempre patearse hacia adelante o los laterales. 

No solamente hubo cancha en mal estado. Y no solamente no pudo haber despliegue de fútbol. También hubo mucha mala suerte con varias bolas que anduvieron ahí de más goles de River. Orión por algo ha sido el destacado de la Bosta.

Por nuestra parte no sabría decir quién se destacó, salvo Pezzella y su golazo. Si hasta Barovero entró en crisis.

Funes Mori tuvo tres momentos: cuando pudo desplazarse generando riesgos; cuando le pusieron a Calleri y cada vez que intentaba subir era desbordado por éste generando contraataques bosteros y cuando cometió la estúpida falta de la expulsión.

Boyé le dió más dinámica al ataque pero pateó como si estuviera practicando en el jardín de su casa con su hijo. Desperdició tres muy buenas chances.

Teo hizo lo que pudo y llevó la batuta de la generación. Sin embargo, intentó varias veces jugar a como si el suelo estuviera seco y se equivocó.

Sánchez corrió, intentó desbordar pero poco contuvo. Rojas tuvo intentos cuando se hizo de la bola, no tantas veces. Ponzio por su parte, demuestra una vez más que no es Kranevitter y, con la cancha pesada, volvió a fallar en el juego, entregándola al contrario muchas veces.

Vangioni en el primer tiempo tuvo presencia y empujaba aunque le costó hacer pie, lo que es obvio.

Mercado bien. Mora inocuo aún con el penal:  cuando el equipo entra en la idiotez el resultado es el que vimos. Habiéndolo podido empatar gracias a una extraordinaria ayuda del árbitro, rifamos la chance por cuestiones de cortesía entre jugadores. 

Síntesis: tercer empate de River. En 3 partidos perdimos 6 puntos, es decir, un 70% de los puntos. Los 3 últimos partidos terminamos 1 a 1 y decimos terminamos porque los íbamos perdiendo. En nuestra entrega anterior decíamos que River venía en descenso mientras la bosta en ascenso y creemos que se sostiene nuestro comentario. Nos han tomado el pulso. Nuestros jugadores encuentran más esforzado desplegar el juego y el Muñeco, el dueño del milagro de este equipo, no atina a superar aquello de jugar a lo mismo. Ya no los dejan jugar a lo mismo en forma cómoda y satisfactoria. Es tiempo de ensayar variantes. Lástima lo de Kranevitter y creemos que el Muñeco deberá ensayar por este puesto, principalmente. 




28/9/2014

LANUS 1 - RIVER 1

Si algo no debía ocurrir en un intenso primer tiempo jugado de igual a igual por Lanús, era entregar mal la bola River en ataque y es lo que ocurrió. River tuvo mucha imprecisión en un juego veloz, con presión en el medio campo y la defensa y la culminó cuando Vangioni le entrega sobre el sector izquierda en la defensa de Lanús, una bola al contrario. No por rebote sino por desaprensión: debía hacer algo para evitarlo y prescindió de ello. El contraataque fue veloz y contundente: Lanús 1 – River 0. River tuvo chances, como un travesaño de Mora o un tiro libre sobre el final. Sin embargo, no generó las chances de otros partidos. Y es lógico, ya que los técnicos contrarios tienen material suficiente para establecer estrategias de contención de los nuestros. Otro elemento, es que Ponzio no es Kranevitter y lo estamos sintiendo, donde Sánchez también luce diferente.

Fin del primer tiempo y Maidana hace un show de enojo, forcejeo y Teo contra Ayala. Una mala señal del estado de ánimo de nuestro equipo el que se va al vestuario perdidoso y sin claridad para empatar y sacar ventaja.

El comienzo del segundo es con un River contra su arco, pero un contraataque termina con un intento de Teo desde fuera del área, desviado.  En menos de 10 minutos  es expulsado Gallardo por gritar al árbitro.  No luce como un buen partido para nuestro equipo. ¿Será tiempo de cambios? ¿Reagrupar las líneas haciéndolas más  cortas? Jugar apurados es una mala opción ya que con el paso del tiempo gana el nerviosismo.

En el segundo tiempo Vangioni continuó impreciso entregando la bola en malos pases o perdiéndola. Y se nota en el desempeño del equipo y determina apuros que desgastan.

A medida que transcurre el segundo tiempo, nuestra preocupación es el empate que pudo darse luego de un centro de Piscu que da en el travesaño, nuevamente. 

Que Lanús tiene paternidad sobre nuestro equipo lo determinan las estadísticas. Hoy fue una vez más, lamentablemente. Y preocupa el anterior partido con un empate y el siguiente, perdiendo es como que muestra una tendencia negativa en el desempeño de nuestro equipo. ¿Fin del sueño del Muñeco? Consideramos que debemos preocuparnos  por todos los compromisos que tiene River.

En 20 minutos no hay señales de cambios en River aunque sí en Lanús.  Mientras no cambia en River y Ponzio dos veces intenta pases que dan en el contrario. Retomamos un antiguo defecto de estos jugadores y no vemos cómo se resolverá.

Si hasta  Mercado pierde una bola que era suya sobre el lateral y termina dando fuera.

A los 23 minutos dos cambios en River: Solari y Boyé ingresan por Sánchez (¿?) y por Vangioni. Éste último lo entendemos por los comentarios ya hechos. Pero ¿Sánchez?.

Y el milagro, a los 25 Teo ensaya desde lejos y la mete al empate: 1 a 1 y el partido recomienza y promete infarto.

A los 26 entra Pezzella y sale Mercado quien está sentido. Teo es amonestado y una más de Beligoy que parece persecución a nuestro equipo. ¿Acaso es el único tipo que no puede festejar con un gesto?
Estamos flojos ante cualquier contra de Lanús. Y Pezzella responde con oportunidad en nuestra área. Excelente jugada de nuestra base que termina con un Teo pateando en la puerta del área y corner. Correspondía un pase atrás a su izquierda. Tres toque y Mora logra otro corner en una buena triangulación. Corner corto, centro, Pezzella entra de cabeza, afuera ahí. Vamos River, empujen.

Otra de Teo, excelente diagonal que recibe quedando mano a mano con el arquero pero que Teo no resuelve. Era el desempate.  Seguidamente, Araujo y Ponzio se trenzan y amonesta a Ponzio mas no a Araujo. Un centro que Barovero recibe con la mano fuera de la cancha es cobrada como corner. A 10 minutos del final, un nuevo corner contra nuestro suma inquietud y nerviosismo. Sin consecuencias.

Otra muy buena de Teo, pase, Boyé, no logra acomodarse y patea hacia línea de fondo. Se genera un contraataque que termina en un buscapié que atrapa Barovero.

El partido va terminando pero no podemos dar por terminadas las chances de ninguno de los dos. 

Final a toda orquesta. Ida y vuelta. El que se equivoca pierde.

River juega contra la bosta la próxima fecha en ascenso mientras que nuestro equipo lo hace estancado. Luego del empate anterior, esperábamos ajustes en nuestro equipo que no se verificaron contra Lanús aun cuando River jugó con intención de revertir la situación pero con mucha imprecición.  Lanús logró imponerse pero en los últimos minutos River ensayó avances que terminaron mal por imprecisión.

En dos partidos hemos perdido 4 puntos poniendo signos de interrogación cómo seguiremos. El Mago Gallardo deberá revalidar esta propiedad. La buena noticia, es que no perdimos y seguimos primeros y solos e invictos. Lo malo, es todo lo dicho, es decir, incertidumbre hacia adelante.


26/9/2014

ARSENAL 1 - RIVER 1

Se trató de un partido que nos exponía a una verdad incontrastable: la ausencia de ahí en más de Kranevitter y la entrada de Ponzio, quienes no juegan igual. 

Adicionalmente, jugábamos contra el primer equipo que nos jugaría a la rentranca, cerrándose atrás y, además, que intentaría cortar nuestro circuitos. Y Arsenal tuvo éxito desde esta perspectiva y la falta de suerte a la hora de las definiciones se encontraron en ambos equipos. 

Fue un test-match en el que el Muñeco seguramente ha tomado nota de nuestra realidad y de las formas en que podrían empezar a jugarnos. No dudamos que encontrará variantes que permitan a River seguir sumando de a 3 y participar en la competencia internacional.

De alguna manera, luego de 8 triunfos y muchos má partidos sin perder, River debe asumir que el torneo, a medida que avanza, encontrará rivales más preparados para contener nuestro juego y, además, jugadores claves podrían irse agotando. El manejo de estas variables desafiará al Muñeco quien parece contar con conceptos, ideas y prácticas adecuadas para el éxito millonario.

21/9/2014

RIVER 4 - INDEPENDIENTE 1




El arranque del segundo tiempo tuvo a River con dos goles arriba y ninguno en contra. Ingresó Pizzini en el Rojo y en menos de dos minutos generó Independiente un toque y toque que llegó a desbordar nuestra última línea, pase de izquierda a derecha que atrapa Barovero. Te recordamos que Barovero en el primer tiempo tuvo tres atajadas cruciales y que River tuvo al menos dos oportunidades de ampliar el marcador.

El partido transcurre de igual a igual, de ida y de vuelta, con velocidad y veremos cómo y quiénes se desinflan en lo que resta del tiempo. Ambos equipos juegan al toque, por abajo. Intenso y con River que llega ya varias veces.

A los 15 Independiente logra llegar con Mancuello quien cabecea al rebote y de éste gol del Rojo. Esto promete, entonces, una mayor presión y debemos recordar que contra Quilmes, Independiente lo dio vuelta en una ráfaga de tiempo.

Sale Piscu y entra Tomás Martínez. Mientras transcurren minutos en los que los rojos están enchufadísimos y los nuestros están confundidos, metiéndose atrás y tomando riesgo de empate. River debe salir. Con los cambios del Rojo, Vangioni y Mercado salen menos. Pero una rápida salida de Sánchez, mete pelotazo, pase de un defensor a su arquero, Teo pica, le gana a Rodríguez y gol de Teo. Un oportunísimo 3 a 1.

A los 32 Mora realiza una genialidad que da el cuarto gol de River. Recibe un pase a las puertas del área, se desplaza hacia su izquierda y pica la bola que pasa al interior del arco a pesar del estiramiento del arquero.  ¿El pase? ¡De Ponzio! Mirá vos.

Independiente salió el segundo tiempo a jugar al ataque y logró, además del empate, interesantes llegadas que fueron neutralizadas dentro del área por la defensa o Barovero. Esta configuración del equipo, lo estiró y facilitó las llegadas con gol de nuestros jugadores con varias jugadas que, desde el medio campo, salía la pelota en pase largo quedando al menos un jugador nuestro con dos de ellos. Así, hubo un quinto gol, pero con dos de los nuestros en posición adelantada.

El Rojo de todas formas, perdiendo 4 a 1 sigue buscando el partido y merece un gran respeto por ello. 

A los 40 sale Mora aplaudido por todo el estado e ingresa Lucas “el Tanque” Boyé.

Fin del partido, con un contundente 4 a 1 contra un Rojo que intentó jugar y en esto perdió el partido.

River ratifica la confianza de sus jugadores especialmente a la hora de definir goles y esto se verifica con ser el equipo más goleador de este torneo y tener la valla menos vencida.

El Muñeco ha realizado una milagrosa reconversión de jugadores que nos cansamos de alentar y de insultar por la insuficiencia de sus presentaciones. ¡Si hasta Ponzio ahora parece un jugador propio cuando antes entregaba el 50% de los pases al contrario!

Grande Muñeco, ¡Vamos River!



7/9/2014

RIVER 2 VS TIGRE 0




FINAL

River jugó desde el principio hasta el final y aún con los 3 cambios, habiendo ingresado Driussi, Solari por Mercado, abajo y la vuelta de Ponzio, buscando goles. El partido pudo haber terminado 5 a 0 por todas las chances nuestras en el área de River, de Sánchez, de Driussi, de Funes Moris, de....

El secreto es pase, pase, pase. Recuperación. Cercanía con el atacante contrario, molestarlo hasta escalonarlo. Recuperación, pase, pase, pase, hasta el centro sea del desborde, sea en diagonal. 

Así juega River. Hace lujos aún con los suplentes. Enfrente, un Tigre que pretendió jugar y, tal vez, la falta de figuras hizo que quedara en ganas por imposibilidad de lograr el planteo.  No llegó a Barovero y fue abortado todo y cada uno de sus avances. 

¿Cómo hizo el Muñeco para este funcionamiento, este desempeño y este rendimiento? Algún día lo iremos sabiendo. Pero hemos visto a Kranevitter despejando en nuestro fondo y a Funes Moris en el área contraria. Hay colaboración, asociación, anticipo, precisión y hasta talento en la jugada. 

Invictos en seis fechas. ¡Vamos River!

Primer tiempo
Un Tigre en nuestra cancha con ganas de jugar y se arma un interesante partido, con mucho juego en el medio campo y con escasas llegadas a los arcos. A los 22 Boyé lo tuvo pero una atajada de García manda al corner lo que podría haber sido un buen gol.

El nuevo River toca, juega, intenta espacios. Vemos adelantarse a Mercado como defender a Kranevitter. Casi a los 30 cambio a izquierda a Vangioni en carrera, centro al área, cabeza a las manos de García.

A los 33 qué golazo, trabajado, asociado y definido con maestría. Mora recibe de Sánchez quien la baja con el pecho hacia Mora y golazo. Esto es fútbol, señores, del bueno.
A los 38 Boyé brinda un show sobre el sector izquierda contra su marcador: una, dos, tres, para atrás, para adelanta. Se le acaba yendo.

Algo destacable en este primer tiempo, es la recuperación de la pelota, especialmente en el medio campo. Una y otra vez, insistiendo uno, otro y el de más allá, hasta salir rápidamente de cara al arco contrario. Otra: cuando se ataca, todos se mueven hacia arriba aunque manteniendo líneas. Cuando somos atacados, todos se mueven hacia abajo.

Terminó el primer tiempo y River se va ganancioso al vestuario.

¡Vamos River!