30 jul. 2015

TIGRES 0 - RIVER 0

River salió a jugar el partido, tal como quedó claro en una conformación clásica de 4-4-2, conservadora, pero poniendo a Alario, Mora y Viudez de entrada.  De hecho, los primeros 15 minutos vieron a un River posicionado arriba y buscando horadar al contrario. No se logró de la mano de las imprecisiones de Ponzio y Sánchez y la laguna en que entró Mora aún antes de su lesión.

Una temprana amarilla a Vangioni mostró a un árbitro que no se cansó de cobrar bien y mal, da igual. Alario fue víctima de este árbitro, cobrando cosas que parecían más “mancha” que nada relevante. Si hasta expulsó a un quejoso Gallardo que era blanco de los laser desde la tribuna.

La temperatura cepilló rápidamente las energías de los nuestros, retrasándose cada vez más el equipo. En el segundo tiempo el planteo ya era ese: resistir a como fuere antes que buscarlo. El cansancio se notaba en varios de nuestros jugadores.

Los cambios en el segundo tiempo mostraron por un ratito nomás que había posibilidades de volver al ataque, contenidos pero ataque al fin. Sin embargo, no duró mucho esto y el partido transcurrió en nuestro campo con momentos de zozobra.

Hicimos negocio con el cero a cero, pero esto ha ocurrido “con más culo que cabeza” ya que Barovero zafó dos y la suerte de otros dos favorables a Tigres.  Se superó una temperatura agobiante y a un árbitro que como todo árbitro de FIFA no es neutral. Sabemos ya que los árbitros FIFA pueden desde coimear hasta cumplir órdenes superiores para favorecer a un equipo. Hoy, el horno no está para bollos como para que arbitrariamente se anulen tres goles al que debe perder o se le inventen penales al que debe ganar. Los juicios en USA obligan a ser cautos. Pero una amarilla por aquí, una expulsión por allá obligan al rearmado del equipo en el segundo partido mientras la sequedad de amarillas para el contrario les permite ir en plenitud.

Si River no es convincente respecto de la expulsión de Gallardo, no lo tendremos en el banco.

Resumen: hicimos negocio con el cero a cero y tenemos abiertas nuestras chances en el Monumental, a temperatura normal para los hijos de esta tierra, argentinos y uruguayos.


¡Vamos River!

26 jul. 2015

RIVER 3 - COLÓN 1

Compartimos este artículo de Arcuri ya que expresa lo que vimos contra Colón, en particular la vulnerabilidad de River atrás. El resultado final fue feliz pero su logro es dudoso y con sus más y sus menos, el articulista de La Nación transcribe lo que es este River B y la situación del Club ante la agenda internacional. Vamos a la nota. Antes los goles, para que los repases: todos fueron muy buenos. El de Tabaré-Cave, exquisito.


(River) Con la mente en la Copa, no le quita el ojo a lo doméstico

Con la mente en la Copa Libertadores, River no le quita el ojo al torneo local. Su satisfacción pasa por comprobar que cuenta con lo necesario para afrontar la dura exigencia de atender más de un frente competitivo: tiene plantel. Hay titulares, por supuesto, reservados para la primera final del miércoles por la Copa Libertadores. También existe un recambio que pone el nombre del club en lo más alto de las posiciones (a la espera de lo que ocurra hoy con Boca y San Lorenzo). Y Cavenaghi, el ídolo que no se deprime por ser suplente de Alario, un recién llegado con más futuro que presente, se inventa una primavera goleadora que en dos partidos lo coloca a la par del máximo artillero del torneo, Marco Rubén, ambos con 11. Si hasta hace poco le causaban gracia algunos comentarios sobre su figura física ensanchada, ahora se ríe de felicidad por la eficacia recobrada. Se quitó mérito tras el cuarteto que hizo en Rafaela ("No soy Messi, sólo tuve que empujarla"), pero ayer cruzó un cabezazo con calidad y precisión, dignas de sus mejores épocas.

Tampoco hay que perder la perspectiva. Este River B superó a un Colón que, por apellidos, está varias letras por debajo en el abecedario. Estuvo lejos de ser una oposción cómoda y sencilla, pero individualmente es un equipo muy modesto. En algunos aspectos se nota la mano del nuevo entrenador, Darío Franco. Colón juega a una intensidad muy alta, se despliega con una gran generosidad física. Tácticamente está trabajado; con un 4-2-3-1 cubrió espacios por la solidaridad de todos y no renunció a salir rápído con la intención de tomar a River mal parado. Finalmente, Colón sucumbió a un par de riesgos que se intuían previsibles: semejante desgaste atlético era imposible de mantenerlo durante los 90 minutos y su menor categoría individual en comparación con River inclinó la balanza.

La victoria premió al mejor de los dos, sobre esa cuestión no hay mayores reparos futbolísticos, pero el resultado estuvo sujeto a un par de decisiones del árbitro Herrera que beneficiaron a River: en el gol del empate de Driussi, Saviola choca al arquero Broun y le impide intervenir, y con el partido 2-1, no convalidó un gol de cabeza de Benegas por un off-side inexistente. River la pasó mal en la defensa área de los tiros libres que ejecutó la zurda picante de Alan Ruiz. Colón abrió el marcador por esa vía, con Conti definiendo al borde de la posición adelantada.

No todas las variantes que maneja Gallardo para cada puesto son una garantía. La diferencia que hay entre Barovero y Chiarini es bastante acentuada. El arquero ex Instituto no transmite seguridad, parece sobrepasado por la responsabilidad. En los centros, lejos de salir a cortar, se va metiendo dentro del arco. Cada intervención suya le cortó la respiración al Monumental.

Guido Rodríguez paga un poco las consecuencias de ocupar una demarcación que no es la suya; es más volante interior que central. Tiene elegancia y buen pase, pero poca recuperación de la pelota. Casi nunca lo pudo anular a Alan Ruiz, que se movió un par de velocidades más rápido que el tranco cansino de Rodríguez.

Gonzalo Martínez se acercó mucho al jugador que River fue a buscar a Huracán: dinámico, gambeteador, armador de jugadas, decisivo en los últimos metros. River revertió el 0-1 del primer tiempo con la participación determinante de Pity, que intercambió posiciones con Driussi. Cuando se volcó sobre la izquierda, fue imparable para Garnier y para el volante o el zaguero que saliera a su encuentro. Dio dos asistencias con desborde y centro atrás en los goles de Driussi y Viudez, y el tanto de Cavenaghi, tras una asistencia de Saviola, también había pasado por una incursión de Martínez por la izquierda.

Gallardo toma riesgos para justificar su perfil de técnico ambicioso y valiente, sin caer en lo temerario. Con el partido 1-1, mandó a la cancha a este Viudez que fue toda una revelación durante apenas 25 minutos en Asunción. Reemplazó al lateral juvenil Carreras, con lo cual retrocedió Mayada y el uruguayo se ubicó como un interior derecho.

La apuesta le dio réditos a Gallardo: Viudez tiene un toque que mejora cada jugada (inició la acción del segundo gol) y llegó desde atrás para definir en el tercero con un toque de zurda, mientras soportaba la carga de un defensor.

Los hinchas arman su fiesta, cantan contra Boca y viven con optimismo porque en la cancha, más allá de los nombres, siempre aparece un equipo que los representa.

RUMBO A MÉXICO, CON UNA DUDA

River viajará hoy a Monterrey para enfrentar a Tigres el miércoles, por la primera final de la Copa Libertadores. La formación será con Barovero; Mercado, Maidana, Funes Mori y Vangioni; Sánchez, Kranevitter, Ponzio, Viudez o Martínez; Mora y Alario


23 jul. 2015

ESTAMOS EN LA FINAL.....

Estamos en la final y el contrincante es Tigres de México, lo que nos dejó abierta la plaza para el Mundial a jugarse en diciembre en Japón. ¿Qué me contás? 

Luego de esa interminable peregrinación de las fases de la Libertadores, milagrosas antes que habilidades propias, estamos en la final de la Libertadores y participaremos del próximo Mundial de clubes.

En el interín, se incorporó finalmente Tabaré Viudez. También Alario. Ya fueron probados y rinden. De cara a la final de la Libertadores contra un equipo duro y profesional como el de Tigres, la final será apasionante y ojalá que en lugar de infartante sea expresión de buen futbol.

Acá estamos. De la mano de Gallardo quien renueva su contrato con River. Y de un equipo en el que se han repuesto las variantes y, con ellas, las posibilidades.

El próximo 29 de julio, el primer partido de la final en México. Hasta entonces y ¡vamos River!

19 jul. 2015

Rafaela 1 – River 5

¿El regreso de Tevez generó tamaño festival de gol de Cavenaghi? Los celos profesionales en el fútbol existen y no parece casual este “despertar”  del Torito.

"Tenemos un gran plantel, debemos pelear los dos torneos", dijo Cavenaghi, quien había anotado cuatro goles en 2011 en el Nacional B ante Gimnasia, en Jujuy. La última vez que un jugador de River había marcado cuatro tantos en Primera fue en 2002 cuando Ariel Ortega lo hizo ante Unión, en el Monumental…” reprodujo canchallena.

La estadística dice, entonces, que 4 goles –marca difícil- hizo Cavenaghi hace 4 años atrás y para buscar a otro jugador que los haya marcado, fue el Burrito hace 13 años atrás. En el medio, todas nuestras crisis.

El partido de anoche respondió a la matriz club grande vs club chico donde aquel fue más, desbordó, jugó con comodidad y goleó. Rafaela está en el lote de los 3 últimos de la tabla, mientras que River está en el lote de los 3 primeros de la misma tabla.

Ayer, con suplentes que resultan de categoría para un equipo como Rafaela, River atacó con gente, Ponzio acertó en los pases y los muchachos cedieron la bola. Los nuevos o novatos, se lucieron. 

Se miraron y tocaron de una lo que les permitió velocidad y sorpresa. Si hubo un pase, fue gol. Si hubo un rebote había más de uno esperándolo. Si se avanzaba, se lo hizo de a cuatro. Mirándose, teniéndose en cuenta y ahí estuvo la eficacia.

El próximo partido es contra Colón (de mitad de tabla para abajo) en el Monumental. Como siempre decimos luego de un excelente partido, para que sea tendencia deben jugarse en forma parecida al menos 3 partidos continuos. Con Colón, la lógica indica que deberá ser así aún cuando no se logren 5 goles. Como siempre ocurre, el técnico contrario debe estar a esta hora buscando afanosamente cómo contener esta maquinita.

Me gustaron las calificaciones que puso OLÉ a nuestros jugadores:

El puntaje más bajo, 5, para Chiarini, Balanta, Vega, Solari, Saviola y Boyé.
Con 6, Carreras y Martínez
Con 7, Mammana, Mayada, Casquete y Pitty
Con 8, Ponzio
Con 10, Cavenaghi

El uno a uno donde las negritas cursivas son nuestras:

33-Chiarini (5): Otra vez, él jugó y River no perdió. Aunque de nuevo, mostró dudas en pelotas aéreas y cruzadas. En una, lo salvó un foul que dejó dudas.

17-Carreras (6): En su debut, buen centro en el primer gol de Cavenaghi y un remate al arco tras pared con el capitán. Atento en el fondo.

25-Mammana (7): Calidad de principio a fin. En los cortes, en las salidas y hasta en los saltos. Y concentrado ante cualquier falla de un compañero.

3-Alvarez Balanta (5): Aunque sin errores graves, tuvo imprecisiones que pudieron llevarle riesgo al arco de Chiarini. El colombiano necesita mejorar.

28-L. Vega (5): Importante en el segundo gol de Cavenaghi con ese remate cruzado que dio en el palo. Con intermitencias en la marca.

14-A. Solari (5): De volante derecho, su puesto de fábrica, buen pase atrás en la previa del 1-0. Justo antes de ser reemplazado había perdido algunas pelotas peligrosas. ¿Salió antes pensando en Guaraní?

23-Ponzio (8): Partido serio de punta a punta para el líder del medio. Fue a todas en todo momento, incluso al límite en lo físico (tras un cruce, se quedó elongando y preocupó a varios).

18-Mayada (7): Interesante partido del uruguayo, ya sea por derecha o por izquierda. Lúcido en pases profundos y con gran despliegue físico como de costumbre.

30-T. Martínez (6): No jugaba en la Primera desde marzo. Mostró muchas ganas y algunas cosas interesantes con su zurda. Bien al peinar la pelota en el 1-0 y también al abrir para Mayada en el 3-1.

11-Saviola (5): Barboza Ullúa le dio duro a los 25 segundos. Le está costando al Conejo la readaptación al fútbol argentino. Algunos toques de primera pero poco desequilibrio en ofensiva.

9-Cavenaghi (10): Implacable. Una actuación histórica del ídolo que es suplente. Cuatro goles de goleador, la asistencia a Rodríguez para el quinto. Una tarde que significó una caricia a su corazón.

37-Casquete Rodríguez (7): Interesantísimo debut del ecuatoriano de 17 años. De volante izquierdo, se mostró muy atrevido y confiado con la pelota, y generoso en el cuarto de Cavenaghi.

4-G. Rodríguez (7): Entró a oxigenar el medio y se despachó con un gol, tras pared con el 9 y muy buena definición.

31-Boyé (5): Ingresó con ganas, como siempre, aunque le costó desnivelar en un ambiente muy favorable.

¡FLOR DE SUPLENTES! ¡VAMOS RIVER! Y ESTA VEZ, SE GANARON EL GALARDÓN MÁXIMO DE RIVER: 3G, GANÓ, GUSTÓ Y GOLEÓ.



13 jul. 2015

RIVER DE CARA A LA SEMIFINAL

El regreso al ruedo de nuestro equipo confirmó el temor a la hora de la suspensión del torneo por la Copa Sudamericana: el enfriamiento ya nos sacó de la Copa Argentina contra un sólido Rosario Central, y empatamos los dos partidos por el torneo local, contra Tigre en partido que había sido suspendido y contra Temperley, actuales 6* y 13* respectivamente en la tabla actualizada. River ha quedado tercero gracias al traspié de nuestros seguidores. 

A River le había costado no menos de 20 partidos entrar en tema, en poder jugar a algo más que al milagro, de lo que tuvo varios. El parate del fútbol inevitablemente haría mal. Habiendo agregado nuevos jugadores como Saviola y Lucho González, el desempeño del equipo es de frío a momentos de tibieza. Recordar los goles perdidos por Lucho y por Sánchez frente al arco, indica gente que no terminó de inmiscuirse, comprometerse con el partido. 

Menos mal que jugaron 3 partidos ya que el martes 14 de julio a las 19 hs recibiremos a Guaraní de Paraguay por la semifinal de la Libertadores. El 21 de julio a igual hora, jugaremos el segundo partido en Paraguay. Y, una vez más, vamos hacia un partido crucial sin saber hacer un pronóstico, sin poder sospechar siquiera un resultado por trayectoria. Nuevamente invade la incertidumbre.

En el interín, Teo anunció que se iba. Donofrio dijo que no jugaba más. Y lo cierto es que me pregunto si no lo estaremos extrañando a Teo en el desarrollo del juego, aún cuando no haga goles. Cierto es que Saviola y Lucho deben acomodarse pero, ¿necesitarán cuántos partidos? La semi es mañana. 

Confiemos en que el técnico, una vez más, nos sorprenderá con un planteo y ajuste de tuercas que nos permitan ganar en el Monumental e ir a Paraguay con tranquilidad.  Reconozcamos que nuestra defensa no la ofrece y que el equipo por momentos es muy chato. 

Recemos. Apostemos. El milagro se dará, una vez más

¡Vamos River!

1 jun. 2015

RIVER 2 - ROSARIO 0

Reportaje a Aimar


Muy contentos con el triunfo aunque se ha logrado al "otro" estilo de River, ese en el que sufrimos. Ese en el que el jugador destacado es Barovero y ayer ratificó lo de San Barovero. Ese en el que el árbitro nos hace zafar (penal de Funes y su expulsión, ninguno concretado). Una genialidad Rojas-Piscu-Teo nos dio el 1 a 0 en un momento en el que todavía River jugaba a algo. El segundo gol vino sobre el final del segundo tiempo de una efectiva contra y en dos tiempos: palo, rebote, rebote y gol.

A River la falta un partido contra Tigre. Si ganáramos, nos colocaríamos, nuevamente en la punta. Si no, quedamos ahí.

Hizo su ingreso triunfal el Payaso Aimar, con lujo y todo y es una buena noticia.

Para seguir disfrutando los buenos goles contra Cruzeiro y el de Teo de ayer, tenés los siguientes videos:

CRUZEIRO 0 - RIVER 3

RIVER 2 - CENTRAL 0



28 may. 2015

CRUZEIRO 0 (1) - RIVER 3 (3)

Si River pasó la fase contra la bosta, lo hizo al estilo tradicional bostero: hacha y palo. En el primer partido, con más suerte que otra cosa. En el segundo, con solvencia se bloqueó a un equipo que, en lo táctico, el Muñeco reconocía superior y podía sacarnos de la Libertadores. Acierto en el planteo y lo demás es conocido.

En el primer partido contra Cruzeiro, River volvió a intentar a aquel River de los primeros partidos del torneo local del año pasado. Un nuevo error defensivo, dió el triunfo de visitante al temible Cruzeiro: 11 partidos contra River, 9 ganados, inspiraba el mayor de los respetos, cosa que no se vio en la cancha.

River iba por la épica, la heroica. Para muchos de los hinchas, iban los muchachos por un milagro. Y el 3 a 0 fue un auténtico milagro: River GANÓ A LO RIVER, Ganó, Goleó y Gustó. 

Que el rival en su propia cancha empadileció respecto de lo hecho en el Monumental, es cierto. Pero que nuestros jugadores aprovecharan ello para lucirse con una goleada de exquisitos goles y factura y ganaran con más goles que los que necesitaban conseguir y consiguieran que la tribunal local -mayoritaria- se retirara bastante antes escuchándose los alegres y triunfales cantos de una minoría riverplatense, ya es un milagro.

Difícil establecer al mejor nuestro, lo que indica que se jugó en equipo. Ciertamente Teo se lució. Pero también lo hizo Mora. O Ponzio. O Kranevitter. O Rojas. O Sánchez. O Mercado. O Maidana. O hasta Funes Mori. El que menos se lució fue Barovero y esto también es una buena noticia.

Si el desempeño de nuestro equipo en la Libertadores fue horrible y en cada fase parecía que nos íbamos, lo de anoche justifica todo lo padecido. De alguna manera, el Muñeco cambió cuando debió cambiar. De alguna manera, el Muñeco logró cambiar el clima que se daba. De alguna manera volvió el Muñeco que tomó al equipo y lo metió entre los equipos descollantes durante el 2014. 

Se dio el milagro y si desde aquí hablábamos de la necesidad de 4 milagros (que el Muñeco acierte al planteo; que los delanteros hagan lo que deben hacer; que Funes Mori u otro de la defensa no entregue el partido y que Barovero esté en todas las bolas en plenitud), lo visto anoche ha sido los cuatro milagros pedidos en uno solo: River volvió a ser el River de aquellos. 

Supongo que en los partidos que vienen los técnicos tendrán muy en cuenta: a) la irregularidad de estos mismos jugadores; b) el análisis de los circuitos para cortarlos y no dejarnos jugar. Tal como hicimos contra la bosta, es esperable que, en la siguiente fase, se nos trate de esta manera.

Pero nos queda claro que el Muñeco tiene resto y saca agua de las piedras. 

Entramos en semifinales. Con épica y milagros.

¡Vamos River! 

22 may. 2015

RIVER 0 - CRUZEIRO 1
COPA LIBERTADORES DE AMÉRICA
PARTIDO EN CASA

CRASO ERROR

La expresión craso error califica una equivocación que no tiene disculpas. Y el Muñeco ha incurrido en al menos dos de ellos: el primero, el estilo de juego, a lo que salieron a jugar y, el segundo, los cambios realizados.

Recién cuando River perdió contra la bosta por el torneo local, el Muñeco dejó los intentos de que su equipo jugara ofensivamente, como si fuera superior que el contrario, tal como lo hizo jugar los 6 partidos de la primera fase de la Libertadores y bajo esquema que casi queda fuera de la Copa.

El primer partido contra la bosta en nuestra cancha y por la Libertadores, el Muñeco presentó un esquema de control del circuito de juego del contrario, juego brusco afortunadamente desatendido por el árbitro y logró un gol de penal. 

Con el 1 a 0, quedó fuera del debate los 30 segundos iniciales del segundo tiempo, en el que la bosta hizo dos avances profundos y solamente Barovero, el primero, y Dios, el segundo, impidieron que abriera ese tiempo con una ventaja de 2 a 0. 

Así y todo, el Muñeco en la revancha en la bombonera, perfeccionó el modelo y controló con mayor eficacia al contrario hasta los sucesos que determinaron la suspensión del partido y el otorgamiento del pase a la siguiente fase a River.

Hasta anoche, 11 veces habían jugado River y Cruzeiro. River solamente pudo ganar 2, correspondiente 9 triunfos del equipo brasilero. En ninguna de las disputas por la Libertadores, River pudo avanzar a siguiente fase cuando jugó contra Cruzeiro.

Con este historial -abrumador- y con la experiencia de un equipo seco en resolución de goles y débil en defensa, suponíamos que el planteo que haría el Muñeco era el llevado a cabo en 3 tiempos de juego contra la bosta. 

Lejos de ello, el equipo salió a jugar de igual a igual, cuando no tiene paridad. Este es un error del Muñeco: él piensa que nuestro equipo tiene lo que más de 20 partidos jugados este año evidencian que carece. 

La delantera realizó avances interesantes, con un Sanchez muy movedizo y abasteciendo. Pero de dos o tres delanteros, River no hace uno desde hace tiempo y el técnico no atina más que a esperar que pase la racha. ¿Será racha? 

Los cambios que hizo el Muñeco, dieron una ilusión inicial con buenas jugadas de Cavenaghi pero al salir Ponzio el equipo perdió algún control que tenía en el medio campo, permitiendo avances profundos del contrario. 

La ya clásica aportación de nuestra defensa a los contrarios, hizo lo suyo con un despeje extrañísimo desde el costado de nuestra área, bombazo a las nubes, bola que baja en nuestra área y revoltijo con gol brasileño.

River casi queda fuera de la Libertadores en primera fase intentando jugar eléctricamente y con una sequedad, indefinición y torpeza de nuestros delanteros. Recuperó por orgullo contra Tigres, en México, donde logró remontar un 2 a 0 abajo.

Luego de la derrota contra la bosta, el orgullo hizo el resultado del partido por la Libertadores y también el tiempo jugado del tercer partido.

Apelar al orgullo es de patas cortas. Lo hacés una vez. Lo hacés otra vez. Pero en cuestión de semanas, ¿rendirá resultados una tercera vez?.

River no podrá ir a jugar a controlar el partido. Un gol de visitante lo coloca en paridad y camino a los penales. Es una opción que veremos si la toma el Muñeco quien nos viene despistando fiero en todo este primer semestre. 

Si River va a jugar a ganar, se encontrará con que: a) no tiene equipo para ello; b) sus delanteros "no están finos", quiere decir, cuánta chance generan la entregan al arquero contrario o a la Luna; c) los rápidos brasileños te pueden abrochar con uno, dos o tres goles de contra. 

Si River va a controlar el partido, jugará al Quini 6: encontrar un gol salvador que le permita estirar el tiempo a los penales.

Dos veces estuvo River para irse de esta Copa. Esta es la tercera y el optimismo de muchos hinchas dirán: será nuestra. 

Ojalá sea así, pero requeriremos de nuestros santos que están opacos hoy por hoy: san Barovero y san Mora están como en otras ceremonias, deslucidos. 

Este River ha dado sobradas muestras de ser un equipo menor. Cuando reaccionó como un equipo chico, estudiando al contrario y armando su juego en función del contrario, tuvo mejor funcionamiento que toooooodos los partidos en los que, considerándose mejor que todos apenas pudiera ganarle al San José de Oruro en el Monumental y quedándose ahí de la salida.

Mala pretemporada. Malos torneos de verano. Arranque malo en el torneo local remontado por fortuna y en el cual comenzamos a caer. Pésima Libertadores.

Nuevamente, vamos por el milagro. A rezar muchachos. Hay 7 días para lograr la intervención divina y pasar de fase. 

De todas formas, la Copa Libertadores es un embudo: cada fase es más seria y exigente que la anterior. Podés pasar la primera medio de casualidad. Podés pasar la segunda, más por suerte. La tercera ya se nos complica seriamente.

Ni estos jugadores son lo que vimos en el segundo semestre del año pasado. Ni el técnico ha respondido con la solvencia a la que nos ilusionó.

Abrazo riverplatense y a rezar. 

11 may. 2015

RIVER 0 vs. RACING 0

Dos equipos comprometidos con la Libertadores, que jugaron el torneo local con parte de suplentes y parte de titulares. 

Partido intrascendente, salvo que todos contentos habiendo salvado un puntito que, con los resultados de la punta, han dejado la tabla más o menos como estaba: las cabezas millonarias y académicas estuvo en la Libertadores. 

Y como los técnicos. Y como los jugadores, vamos al jueves, contra la bosta.¡Se puede!


7 may. 2015

RIVER 1 - BOSTA 0
MONUMENTAL
1* PARTIDO ELIMINATORIAS LIBERTADORES



En nuestra cancha sufrimos hasta el último minuto. Ganamos con un penal ya que de todas las "casi-situaciones" ninguno terminaría metiéndola. Menos Teo y Mora que, como delanteros, parecen de otra categoría. Terminamos con varios amonestados, inclusive un cada vez más raro Barovero. Teo expulsado y esperemos que sea el principio del fin de este soberbio personaje. Distorsiona el plantel, rara vez aparece y, además, se hace expulsar nada menos que en un partido definitorio con la bosta.


River fue lo mejor de este 2015. Lo que no quiere decir que hubiera podido ganarle a la bosta por sí mismo, sin el penal. Fue más parejo los 90 minutos. Se han pasado la bola unos a otros, la han recibido y vuelto a pasar. Llegaron al área contraria aunque con cero riesgo para Orión.


Por primera vez en este 2015 hemos podido ver que el técnico tuvo en cuenta al rival y le bloqueó circuitos como el de Gago cortándolo rápidamente con más de un jugador. Un acto de humildad. Algo tardío pero humildad al fin.


Ponzio no aguantó los 90 minutos pero fue fundamental en nuestro equipo. Le dio solvencia y recuperación. El pase es otra cosa. 

Era un partido para Pisculichi. Una decena de corners y algunos tiros libres de cara al arco contrario, ameritaba de su patada y precisión. Hubiera generado los riesgos que no se generaron aún cuando se ensayaba una y otra vez.

Vangioni es tironeado entre un Pavón que se mandaba y su alimentación del ataque. Nuevamente se mandó un patadón lo que parece ser ya un estilo.

De Funes teníamos miedo por sus "contribuciones" a los goles contrarios. Anduvo bien y dio cierta solvencia a la defensa. Claro que el pibe, es un riesgo.

Cuando la bosta salió a matar empezado el segundo tiempo, en segundos nomás generó dos riesgos inexistentes de nuestro lado en el primer tiempo. Esto quiere decir que River no aguanta la decisión del contrario cuando mete primera y se manda. Es un tema a trabajar. Por suerte, no les dio para seguir con semejante presión y lograron los nuestros recuperar la bola, el avance y generar riesgos al contrario. Claro que si hacés todo eso y terminás pateando a la tribuna o al cuerpo de arquero, no va a pasar nada.

Una excelente decisión que el penal no lo pateara Teo. Bien Sánchez, con calidad la colocó en el palo contrario al que se tiraba Orión. Insisto, menos mal que no fue Teo, quien, AFORTUNADAMENTE, se pierde el próximo partido de Libertadores y tal vez comencemos a liberarnos de este ambiguo jugador.

Kranevitter muy bien y con Ponzio buena pareja. Driussi es junior todavía, promete y veremos cuánto madura con estos partidos.

Mammana fue otro tipo. Hasta empujó el ataque. Podría disputar la titularidad.

No te voy a negar amiga y amigo riverplatense: no le tenía confianza a este equipo. Nos expulsaron a uno y debieron de expulsarnos dos más. Hicimos un solo gol y de penal. Nos corrió sudor frío en al menos tres avances bosteros. Tuvo mucho empuje y orgullo este River, además de haber mejorado el juego. Pero sigue siendo un equipo de menor calidad y que difícilmente logre el milagro en la bombonera. Aunque sería lindo sacarlos de la Libertadores en su propia cancha, es posible que la bosta reaccione con igual orgullo buscando no irse. Y en esto de la presión, ya te lo comentamos: no resistimos mucho.

Una alegría seguir con vida. Hay 7 días para alguna genialidad del Enzo y/o del Muñeco. Hay un tiempo para ajustar, ajustar, ajustar.

Hasta la próxima
RIVER VS BOSTA
7/5/15 21 HS
PRIMER PARTIDO POR LA SIGUIENTE FASE DE LIBERTADORES

posible formación

Marcelo Barovero

Mammana, Maidana, Funes Mori, Vangioni

Sánchez, Kranevitter, Ponzio, Driussi

Mora y Gutiérrez


A ver: defensa floja con el regreso del impredecible Funes. Vangioni 

sigue en un puesto que le resulta poco favorable. Medio campo 

recargado. Ponzio hace mucho que no juega. Driussi tiene potencial pero

está tiernito aún. Sánchez está lejos de aquellos descollantes partidos. 

Delantera: estará Teo lo que, a esta altura, es medio una burla, ¿no?. 

Si hasta Barovero está fuera de lo que era. 

4 may. 2015

VAMOS A POR MILAGROS

¿Qué podemos esperar de este River? Por el torneo local, River jugó 10 partidos. Por la Recopa, 2; por la Libertadores jugó 6, pasando de ronda; por la copa euronosecuanto, 1 y por la Supercopa Argentina, 1.

En total River lleva jugado 20 partidos oficiales, ganó 2 copas, perdió 1.
Se posicionó primero en el torneo local cediendo la posición al perder contra la bosta, pero nada en este torneo está terminado. Quedamos escolta con San Lorenzo, habiendo perdido un solo partido, empatado 3 y ganando 7.

Con semejante historia, ¿por qué falta confianza en River y más que respuestas futbolísticas los hinchas creemos que necesitamos milagros?

River no logró arrancar en este 2015 si hablamos de una línea de juego, que equilibre las líneas y juegue articulándose y asociándose sus jugadores y, como resultado, vienen los éxitos. Lejos de eso, su pretemporada fué mala tanto desde el trabajo propio de este tiempo de dedicación absoluta a prepararse física, táctica y mentalmente; tanto desde los resultados que terminaron siendo catastróficos con dos partidos perdidos contra suplentes bosteros y, el segundo partido, por goleada.

Los dos partidos contra San Lorenzo que nos dieron la Recopa, fueron logrados más con San Barovero y San Mora que otra juego claro e identidad propia. Ganamos por milagro y por la paternidad que tenemos sobre el Santo. 

La clasificación a segunda ronda en la Libertadores fué agónica y el triunfo final sobre San José tuvo mucho de esfuerzo más propio de equipos mediocres haciendo un milagro que uno grande jugando contra uno inferior.

Se trata el anterior de un punto importante: no hubo partido, contra quien haya sido el rival y el nivel del mismo en el que River no haya sufrido el partido sea para ganarlo, sea para empatarlo. Ambos resultados los consiguió una y otra vez mediante los milagrosos Barovero, Mora o algún inspirado de turno. Claro que Funes se encargó de equiparar más de un partido cometiendo errores que hacen hoy de él un tipo nada confiable para partidos determinantes.

San Barovero, San Mora, River no logra línea alguna de éxito contundente. ¿Estudia al rival o se lanza a jugar a lo suyo? Parece una y otra vez que es esto último. River es un tropel para atacar y otro para defender, mal por cierto. Aún cuando tenga pocos goles en contra, los tiene decisivos. 

¿Qué tenemos para ofrecer los dos partidos que por la Libertadores deberemos jugar con la bosta? Sabemos que ellos se reforzaron con inteligencia y que el técnico estudia los partidos y posiciona a su equipo. Luego de Huracán 1 River 0 y bosta 2 River 0, ¿qué tiene River para ofrecer y pasar a la siguiente ronda?.

La continuidad del milagro, sea en nuestro arco, sea en el ataque o, seguramente en ambos. Esperar  un desempeño triunfal y clasificatorio porque el equipo, de pronto, logra hacer en la cancha lo que el técnico imagina, sería ya un milagro luego de 20 partidos en que no se ha producido tal cosa. Que el equipo logre la funcionalidad que le exige la fantasía del Muñeco, será en sí mismo un milagro. Sería el San Muñeco.

De no darse ese milagro, el que esperamos con harta paciencia los hinchas de la banda, deberemos rezar por el milagro de hacer un gol más que ellos en cada uno de los dos partidos que se vienen. 

Recordemos que para quienes aún saltan celebrando la Sudamericana, que en ese mismo período este equipo y cuerpo técnico con sus decisiones, rifaron 5 puntos que llevaban sobre el segundo. En emergencia, quedamos segundos en el torneo local.

Será buena medida no ponerlo a Teo. Son partidos para Ponzio. Funes ni debería asomar. Mammana es junior como Driussi también. ¿Y los refuerzos? Porque River trajo dos refuerzos que, una vez más en los últimos 10 años, terminaron en meras incorporaciones. ¿Se hará cargo el Muñeco por estas decisiones?

Las declaraciones del Muñeco post bosta 2 River 0 son preocupantes: no está siendo realista y el tipo se muestra como alguien confundido. Según Gallardo, River juega bien pero no tiene suerte y si mira nuevamente el partido, verá que la bosta tuvo más equipo en cancha que el nuestro. 

¿Por qué retrasándose la bosta y con River presionando de pronto, en el segundo tiempo, River se metió atrás y tiraba pelotazos tan largos que arrancaba la defensa bostera y, en segundos, estaban nuevamente en nuestra área? ¿Qué control del partido tenía River con este planteo en el que pelotazo bien arriba y nadie salía del propio campo? 

Estamos en el horno por culpas ya viejas (mala pretemporada, falta de refuerzos) como en el intentar un estilo de juego que está en la cabeza del Muñeco y que, solamente un milagro, pondrá en la mente y el juego de nuestros jugadores.

Hemos dicho. A rezar con fe y perseverancia.

3 may. 2015

BOSTA 2 - RIVER 0

Que los 20 minutos del segundo tiempo en los que River empujó contra el arco de la bosta ilusionándonos no te tape el juicio: la bosta es más equipo que el nuestro y si le sumás que los cambios no generaron nada mientras que los de la bosta le dieron semejante triunfo.

Que aquellos 20 minutos del segundo tiempo, no nos tape las enormes falencias defensivas que tenemos. Gigantescas. Con Funes, éste entrega el partido. Sin Funes, el área es un nudo para nosotros mismos: nos jugamos en contra en nuestra área.

Que la mala pretemporada se está haciendo ver, en toda la Libertadores, cuando perdimos la Supercopa Argentina y este partido, es otra realidad de la que el Muñeco debería darnos una explicación. River lo que logró lo logró por milagros antes que por juego asociado, rítmico, inteligente o picante. Como dicen casi todos los pueblos del mundo, con más culo que cabeza.

River puso lo que tenía, salvo Maidana. Nuestros refuerzos del año no han justificado su presencia en River: Piscu es aleatorio; Mayada entró sobre el final del partido. Es decir, River no solamente no hizo pretemporada bajo el efecto de haber ganado la Sudamericana sino que no se reforzó y los jugadores que trajo no han gravitado en este 2015.

¿Le echamos la culpa a Teo? Echásela al técnico que lo pone. ¿Le echamos la culpa a la defensa? Aquí estamos atrapados sin salida: son los que están. No hay otros. ¿Es el medio campo? Sánchez, Krane y Rojas se han esmerado hoy. Sin embargo, fueron más individuales que equipo. No logran entenderse y así, de pronto, los pelotazos desde nuestro campo al contrario y contra del contrario a nuestro campo. 

Hoy faltó San Barovero. El primer tiempo nos fuimos 0-0 por milagro. Pero fueron milagros en los que no intervinieron los santos de rigor en River. Ni Barovero tuvo que ver con las pifias bosteras ni Mora terminó de salvarnos del evento. Simplemente, milagros, a secas.

Lo que queda claro es que hay una disparidad entre el nivel de los jugadores bosteros y su funcionamiento respecto de los nuestros y nuestro funcionamiento. 

Qué hará el Muñeco para, desde la concepción, la picardía, compensar la disparidad, no lo sabemos. Esperemos que logre lo que no logró en la primera fase de la Libertadores. 

Del Muñeco estamos esperando respuestas pero a esta altura pedimos milagros. Que el Espíritu lo inspire es nuestro rezo diario.

¿Podrá? Es mandatorio que sí.






26 abr. 2015

RIVER 0 - HURACÁN 1
Primera copa del año no ganada

Comencemos por conocer de qué se trata esta copa. La Supercopa Argentina es una competición oficial de fútbol, organizada por la Asociación de Fútbol Argentino desde 2012, que en la edición 2013 enfrentará al campeón del Campeonato de Primera División 2012/13 y de la Copa Argentina de la misma temporada. El actual campeón es el Club Atlético Huracán, vencedor de la edición 2014, que enfrentó, el 25 de abril de 2015, al mencionado equipo, ganador de la Copa Argentina 2013/14, con el Club Atlético River Plate, campeón de la Copa Campeonato de Primera División de la misma temporada.

En el 2012 el campeón fue Arsenal y el segundo la propia bosta nacional. En el 2013, Vélez se la llevó y el segundo fue Arsenal. Por la copa 2014, Huracán se quedó con el primer puesto y River, un pésimo River, quedó segundo.

Huracán no solamente había quedado fuera de la Libertadores sino que va tercero en el torneo local si miramos la tabla de abajo hacia arriba. 

River, salvo Mercado, jugó con sus titulares y los cambios fueron un mix. Lo que mostró River es producto de un estilo de juego de "empuje" contra el contrario sin equilibrio ni armonía. Ayer perdimos, pero hemos estado al filo de la navaja en varios partidos. Y no importa si se trata de un gran equipo o un equipo pedorro.

Nuevamente, se empujó hasta donde se pudo por lo que nadie terminó de empujarla al arco que es donde importa. Se corrió y no hubo idea alguna de nadie como para romper el disciplinado juego defensivo de Huracán. 

Y si analizás el gol de Puch, tenés los generosos espacios que deja River en su afán ofensivo. Claro que, nuevamente, Funes Mori cede el paso al delantero facilitando -un vez más y van como 8 ya- el gol contrario.

Y así llegamos de cara a los 3 partidos contra la bosta: con dudas, flojedades, distracciones -hasta Barovero las tuvo contra Huracán- y dependiendo de algún "San" que haga el milagro.

River no tiene juego. Esto es lo que el Muñeco parece no entender. Trata de imponer un estilo de juego que le queda grande al conjunto con el que juega. Huracán nos estudió y nos terminó controlando, por más que algún barómetro del calor desprendido por correr nos de favorable.

Por momentos, nuestros ya veteranos jugadores A y B parecen principiantes. 

"Los de Apuzzo se plantaron a esperar y salir de contra, pero se encontraron con un River sin ideas, desordenado en defensa y que apenas buscaba inquietar con centros. Así, una gran jugada de Espinoza (se divirtió de lo lindo con los laterales del Millo) terminó con asistencia al chileno Puch, quien no tuvo problemas para empujarla en lo que fue el único gol del partido" (Federico Noguera, Olé)

"El golpe invitaba a los de Gallardo a reaccionar, pero esto jamás sucedió. El Pity Martínez hizo agua como organizador y ni las modificaciones del Muñeco permitieron un cambio en el juego. Entró Pisculichi, Driussi y finalmente Solari, pero el juego asociado seguía siendo una cuenta pendiente. Sobre el final, primero Mora y luego Cavenaghi lo tuvieron de cabeza, pero Marcos Díaz se vistió de héroe y salvó a los de Parque Patricios" (idem anterior)

El partido de anoche puede inscribirse en los partidos contra Juan Aurich lo que marca que River no ha salido de la terapia intensiva a pesar de haber alcanzado la punta del torneo local, donde debemos saber que estamos en forma condicional, tal como los esfuerzos para obtener los triunfos se daban. 

Si es mucho lo que tiene que ajustar el Muñeco es demasiado. Más deberemos confiar en las ganas de ganar contra la bosta antes que por cambios sustanciales en el modo de jugar. Podemos ir rezando a San Barovero y a San Mora y rezar por que Teo despierte de su largo letargo.

Más que de prácticas, entrenamientos y esas cosas, encaramos nuestro futuro en la Libertadores rezando e implorando.

20 abr. 2015

RIVER 4 - BANFIELD 1



Y por primera vez en el 2015 se da la lógica que hace tiempo era esquiva. River juega bien un partido contra un equipo de menor jerarquía y gana y golea. 

Inobjetable el triunfo contra Banfield que nos permite continuar en el primer puesto y, esta vez,fue la bosta la que sintió la presión y debió esmerarse en un triunfo que le resultaba esquivo.

El Muñeco debe trabajar sobre nuestras defensas. El gol de Banfield desnuda los huecos que deja nuestra defensa, tanto del equipo A como la del equipo B. Es una tara que ha surgido en este año 2015 y que nos puede costar mucho especialmente en la Libertadores.

Funes Mori, hizo esta vez de Funes haciendo un gol oportunísimo. Pero está latente Mori, el que se te vuelve en contra. Ojalá prime en los partidos que vengan simplemente Funes y Mori quede en casa.

Cavenaghi por sus goles y desempeño se lució y nos congratulamos que Barovero no haya sido la figura excluyente.

Un buen partido contra Banfield por más de un motivo.

Hasta la próxima y ¡vamos River!!

15 abr. 2015

RIVER 3 – SAN JOSÉ 0
AURICH 4 – TIGRES 5
¡MI-LA-GRO!

Finalmente cesó la desgastante, irritante incógnita y River pasó de fase. Entre un nuevo papelón y el alivio de la clasificación, el milagro. Y querida y querido riverplatense, mañana jueves 16 de abril, es día de acción de gracias de todo bien nacido millonario: es justo agradecerle a Dios esta situación.

Con padecimiento transcurrió buena parte del partido contra San José. El resultado es menor respecto de las calidades del equipo boliviano, pero ciertamente, fue tranquilizador.

Y el maravilloso triunfo del equipo de suplentes de Tigres en un partido vibrante, palo a palo, nos dio el pase a octavos de final. ¡Gracias muchachos!

El agradecimiento a los muchachos de Tigres es, también, de todo bien nacido riverplatense. Sin embargo, amiga y amigo, el conjunto de suplentes de Tigres evidencia todas nuestras falencias durante la primera fase de la Libertadores. A Juan Aurich nuestro equipo titular no pudo en dos partidos, ni allí, ni aquí. Y un equipo de suplentes, que generó escozor entre todos nosotros porque entendíamos que Tigres rifaba el partido contra Aurich. Nada de eso ocurrió, suplentes con gran dignidad de lo que estaban jugando, vencieron al inexpugnable –para River- equipo peruano.

Vendrá la segunda fase y la revisión de los niveles de varios jugadores. Desde un Funes Mori que no deja de cometer errores, aunque contra San José no tuvo consecuencias, hasta un Pisculichi morfón y un equipo carente de sociedades efectivas.

River fue el “casi-gol” del otro Funes Mori. Contamos por decenas las oportunidades perdidas. Pero perdió un partido, ganó uno no sin esfuerzo y empató cuatro. River arrancó mal el 2015 pero ha tenido, hasta ahora suerte: logró dos copas contando con San Barovero y, ahora, se mete en la Libertadores cuando estábamos desahuciados y quedamos pendientes de un equipo suplente de un equipo mexicano.


Suerte. Milagro. Si alguno quiere agrandarse, que lo haga. Este pase de fase convoca a multiplicar gracias, gracias, gracias a Tigres Suplentes y a Dios.

13 abr. 2015

ARGENTINOS 1 - RIVER 2
SAN BAROVERO

River esta vez se mostró a un cambio menos, lo cual es una buena noticia: el aceleramiento es un defecto, no una virtud. Sin embargo, cuando River puso primera, acosó al arco contrario aunque sin efectividad. Dos de Driussi frente al arco que no supo qué hacer. Una, trató de acomodarla cuando correspondía patear y la otra la pelota simplemente lo burló. El arquero contrario, hizo lo suyo, también.

Pero River sigue estando desbalanceado. Una vez más, el resultado se lo debemos a los goles, por supuesto, y a San Barovero que salvó cada una. 

River logró varias jugadas asociadas y así llegaron los goles. Lo cual es una buena noticia. Deben extender a más tiempo esto del juego asociado. 

Hay que asegurar atrás. Cualquier buen desempeño de River, se termina arriesgando atrás. Contra Argentinos no ha sido la excepción y las brillantes atajadas de Barovero así lo muestra.

Los suplentes tuvieron buen desempeño, pero son aún inexpertos. Por caso, lo dicho por Driussi. También, Mammana se mandó un pase al medio desde nuestro lateral derecho, a nadie y capturó un contrario que estuvo ahí de concretar.

River, logra la punta nuevamente y es una buena noticia. Está más sólido en el torneo local que en la Libertadores. Será bueno que se continúe trabajando sobre el balance del equipo, su velocidad, asociación, alejamiento del riesgo en nuestro arco y ser efectivos en el arco contrario. Es bastante y esperamos que lo visto contra Argentinos se vaya mejorando. 

River gana su cuarto partido seguido y es una buena noticia. Si se encuentra el equilibrio, River no debería tener problemas para mantenerse en el primer puesto. 

Nos queda lo de San José y nuestra continuidad en la Libertadores. Tigres anunció que enviará a Perú un equipo suplente y esto ha sido tomado como que Tigres va a perder. Seguramente preferirá que pase Aurich y no River, pero suponemos que un equipo suplente de Tigres perfectamente puede ganarle a Aurich. Tal vez, el único que no haya podido  hacerlo haya sido River, ah y San José, que perdió contra Aurich.

Hasta la próxima