14 jun. 2007

¿ASI QUE PASSARELLA QUIERE SEGUIR?. ¡IMPOSIBLE!

La crisis interna pone trabas a la continuidad de Passarella

Aunque el plantel criticó a Galván por hacer públicos los reproches al DT, el disconformismo existe en varios frentes

Jueves 14 de junio de 2007 | Publicado en la Edición impresa

El testimonio de Diego Galván fue tan claro que no obligó a segundas interpretaciones. "La mayoría de los jugadores no tiene diálogo con el técnico", dijo el volante de River. Más allá de que en la reunión de ayer con Daniel Passarella haya dicho que no quiso expresar lo que finalmente todo el mundo escuchó, Galván hizo público lo que se mencionaba por lo bajo: la relación del DT con sus dirigidos se encuentra en crisis. El mensaje tuvo muchos puntos de contacto con el golpe perpetrado a Reinaldo Merlo en el verano de 2006, pero a diferencia de entonces el efecto desestabilizador no tuvo impacto inmediato, aunque sí instaló un manto de duda en la continuidad del Káiser.

La práctica de ayer en Ezeiza fue a puertas cerradas, pero eso no impidió conocer algunos detalles interesantes vividos en la intimidad del plantel. Antes de ponerse en marcha el entrenamiento, Galván mantuvo una reunión con los futbolistas más representativos del equipo: Tuzzio, Ferrari, Lussenhoff, Farías, Ponzio, Gerlo, Rosales y Belluschi, entre otros. Esta reunión se mantenía en el vestuario, mientras el cuerpo técnico daba las primeras indicaciones al resto del plantel. En el ámbito del off the record se obtuvieron precisiones. "Sólo se le criticó que hablara en nombre de todos"; "cada uno es dueño de pensar lo que quiera, pero no puede hablar por el grupo"; "no se tomó partido ni por el cuerpo técnico ni por Diego, sólo se dejó en claro que no es momento de cortocircuitos", comentaron dentro del grupo.

Galván fue uno de los pocos que se animaron a mostrarle al Káiser la cara del disconformismo reinante en el plantel. El malestar existe y no es casualidad que muchos futbolistas tienen decidido aceptar o propiciar ofertas del exterior para intentar un cambio de aire en sus carreras. Tras la práctica, el DT habló por separado con Galván, que escuchó atentamente al entrenador con las manos atrás y sólo abrió la boca para decir que las preguntas de los periodistas lo llevaron a hacer las controvertidas declaraciones.

En otro ámbito, los dirigentes exteriorizan por lo bajo: "Lo único que faltaba era que los jugadores le soltaran la mano". El martes próximo habrá una reunión de la mesa directiva con José María Aguilar, presidente del club, para plantearle que es difícil llegar hasta diciembre con Passarella en el medio de un escenario de conflicto permanente.

Los hinchas lo hostigan por los fracasos deportivos de los últimos 18 meses. Varios dirigentes quieren su renuncia. Algunos jugadores no lo entienden, otros no le hablan mucho e incluso algunos no lo quieren. Y hasta su cuerpo técnico se empieza a desmembrar a partir de la ida de Guillermo Rivarola a Olimpo. Difícil momento para Passarella, cuya continuidad es cuestionada en varios frentes.

  • Aguilar tiene que declarar hoy ante la Justicia
  • El presidente de River, José María Aguilar, tiene que declarar hoy por la causa que investiga los incidentes en los quinchos del Monumental del 11 de febrero último. El presidente está imputado por encubrimiento.
Por Martín Castilla De la Redacción de LA NACION

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....