12 jun. 2007

FALTA LA ULTIMA FECHA Y TERMINA EL APERTURA 2007

Y con el Apertura, termina otro escandaloso ciclo a cargo de Daniel Alberto Passarella, en lo futbolístico, y de la conducción de José María Aguilar, Presidente del C.A. River Plate. Ya son 6 torneos confiados al técnico Passarella: 4 locales y 2 internacionales. En todos, el equipo de Daniel cosechó críticas y fracasos con equipos caracterizados por altibajos anímicos y funcionales llamativos. En 56 partidos jugados en el Clausura y Apertura 2006 y Clausura 2007, se ganaron 28 partidos (50% de los partidos disputados); se empataron 18 (32%) y se perdieron 10 (18%), finalizano 3* en ambos torneos locales del 2006 y disputa la 4a. posición en el Clausura 2007 en la fecha 18. Se consiguieron el 73,9% de los puntos en juego. Nuestros equipos (fueron 3 con más de 50 jugadores), totalizaron 95 goles a favor y 55 en contra. La participación en las Libertadores 2006 y 2007 terminaron en sendos fracasos y la de la Copa Sudamericana 2006, también. Los equipos de Daniel no tuvieron continuidad alguna y, con equipo heredado (Clausura 2006), equipo parte elegido (parte vendido por el Club a pesar de las tibias quejas del técnico) (Apertura 2006) y el equipo "soñado", el que Daniel pidió y el Club le dió (Clausura 2007) mostraron más o menos lo mismo: falta de funcionamiento; falta de personalidad; escasa vocación a la lucha por los títulos; muchas palabras (recordemos a Gallardo o a Belluschi) sin ninguna comprobación en la cancha. El Técnico y el Equipo son abucheados, escupidos y repudiados desde hace ya varias fechas del torneo Clausura 2007, luego del tristísimo papel hecho en la Libertadores 2007. Sin embargo, el Técnico ha manifestado su voluntad de seguir y se comprometió -una vez más- a que si no se logra ningún títulos en el segundo semestre del 2007, se retira sin cobrar un peso. Recientemente, además, ha hecho ya la opción: si gana el Apertura...., dejando en tela de juicio su vocación por la Copa Sudamericana 2007. Sobre Passarella existe la sospecha de que los torneos internacionales le pesan sobremanera y, al igual que Aguilar -quien ha manifestado varias veces una visión provinciana del fútbol riverplatense-, prefieren los torneos locales. Así los antecedentes para este segundo semestre, y las preguntas son: ¿qué cambiará el técnico Passarella tan sustancialmente respecto de lo ya recontra-visto como para ganar alguno de los 2 torneos en los que participará nuestro primer equipo?. La tosudez, la obstinación de Daniel Alberto son muy conocidas, como para especular que cambiará algo. Preveemos que hará más de lo mismo. Si gana algo, querrá demostrarnos que tenía razón. Si no gana nada, "morirá" en su ley. En síntesis, preveemos un nuevo semestre perdido desde el punto de vista de los logros. Por el lado de esta nefasta política de vender a los mejores jugadores cada 6 meses y quedarse con el medio pelo, veremos qué ocurre. En principio, se iría Juan Pablo Carrizo, generando la incertidumbre en el arco de River Plate que había encontrado calma luego de las pasantías realizadas por Buljuvacich, Constanzo y Lux y que nos costaron torneos. Esta es una pésima noticia para River. Pero veremos qué hace esta desastrosa dirigencia a la luz de los conflictos tenidos por los fracasos y por las sospechadas vinculaciones entre la barrabrava y el doctor José María Aguilar. Hasta la próxima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....