13 may. 2008

RIVERNEWS 13 MAY 08

Un plantel con demasiados focos por resolver en muy poco tiempo

Cuando restan cinco fechas para el final, los millonarios deben solucionar situaciones complejas del grupo: liderazgo, organización y concentración.

http://www.lanacion.com.ar/EdicionImpresa/deportiva/nota.asp?nota_id=1011975&pid=4426799&toi=5843

Restan cinco fechas para el final del Clausura, torneo del que River es protagonista y en el que, junto con Estudiantes, le marca el camino al resto. Quedan cinco jornadas para que el plantel recomponga la relación con el público, que anteayer, en el Monumental, ofreció disímiles señales, que oscilaron entre el aliento y el agravio. Faltan cinco partidos, y para no sufrir sofocones -a esta altura, un revés podría dejar vacíos de objetivos a los millonarios-, el grupo deberá recuperar la concentración defensiva y no depender exclusivamente de la solidez que entrega el arquero Juan Pablo Carrizo. Dentro de 40 días terminará el certamen, y durante ese tiempo el entrenador Diego Simeone y los dirigentes tendrán que mantener el equilibrio del grupo, que ahora sólo afrontará una competencia. También servirá para reestructurar funciones, y en ese sentido la meta consistirá en reconstruir un liderazgo que en la actualidad casi no existe.

Cada una de las misiones se entrelazan en algún punto y, como sucedió en el comienzo del torneo, los éxitos serán la mejor vía para alcanzar la calma. Los triunfos brindan la posibilidad de sosegar a los hinchas, trabajar con tranquilidad y efectuar las correcciones sin polémicas. El maltrato de los hinchas para con el equipo se exteriorizó con banderas, cánticos, silbidos e insultos, y el plantel es consciente de que el margen de error pasó a ser mínimo. Una caída exacerbará el ánimo de los simpatizantes, y la posibilidad de nuevas manifestaciones en contra de los jugadores y la conducción del club estará siempre latente. La obtención del campeonato será la única forma de mitigar el dolor que causó la dura eliminación de la Copa Santander Libertadores, principalmente porque River acumula tres temporadas y media sin ganar un título.

Las relaciones externas son un frente, aunque la batalla más compleja estará puertas adentro. Nombres con peso propio, como Ariel Ortega y Eduardo Tuzzio, fueron cuestionados en la intimidad del cuerpo técnico y los dirigentes. El malestar de quienes conducen el club se agravó luego del empate con San Lorenzo, por los octavos de final del máximo certamen continental. El ídolo jujeño, con sus desarreglos personales, ubica al presidente José María Aguilar y al entrenador en una encrucijada. River contuvo emocionalmente al Burrito cada vez que el delantero sufrió una recaída en su adicción al alcohol. Con Daniel Passarella en el banco de los suplentes, la protección del emblema fue un rasgo que caracterizó al Káiser, pero Simeone no tiene el mismo compromiso afectivo y los conflictos personales del atacante conspiran con el lema de trabajo del Cholo, una de cuyas frases predilectas es el esfuerzo no se negocia . Pero ni los dirigentes ni el cuerpo técnico quieren asumir el costo de separar al último ícono futbolístico que tienen los hinchas, a quienes sin importarles las condiciones físicas y anímicas de Ortega siempre piden por él.

El caso de Tuzzio, aunque se trata también de cuestiones personales y no deportivas, es diferente. Por su problema, el defensor protagonizó varios roces frente a comentarios burlones de los rivales, y las sucesivas peleas exasperaron a los dirigentes. Una fractura en la 8va costilla lo marginaría de los próximos tres encuentros; para algunos, el zaguero está cumpliendo un ciclo. Durante temporadas fue referente de un vestuario que en los últimos tiempos careció de conductores.

La ascendencia en el grupo está en poder de Paulo Ferrari, Juan Pablo Carrizo, Oscar Ahumada y Sebastián Abreu. Cada uno le aporta una cuota diferente al liderazgo: algunos, desde la experiencia; otros, desde la personalidad. En el vestuario del Monumental, el paso del tiempo agigantó la figura de Enzo Francescoli, el último líder que tuvieron los millonarios. El uruguayo se destacó en la cancha, pero también absorbió la presión cada vez que el plantel flaqueaba.

Mientras el grupo resuelve el dilema, el entrenador deberá encontrarle soluciones a una dificultad que cuando River jugaba las dos competencias no se había presentado. Ahora, el DT rotará en menor medida las piezas y los futbolistas con trayectoria deberán esperar su oportunidad en el banco de los suplentes. Otros, directamente, no integrarán la lista de concentrados. De mantener el sistema, y repasando las alineaciones, entre Gustavo Cabral, Nicolás Sánchez y Danilo Gerlo pelearán por dos lugares; algo parecido sucederá con Ortega, Diego Buonanotte y el chileno Alexis Sánchez. Menos oportunidades tendrán Leonardo Ponzio, Rodrigo Archubi, Mauro Rosales y Cristián Nasuti, quienes con el actual panorama están un paso detrás del resto.

Futbolísticamente, las posibilidades de River de alzarse con el título dependen exclusivamente de lo que produzca en la cancha. En las últimas fechas, el equipo, más precisamente desde la caída ante Central, en Rosario, por la 11» fecha, ofreció graves deficiencias en la última línea. Las atajadas de Carrizo, que se mostró casi imbatible en las primeras jornadas, no alcanzan para sostener algunos resultados. No es casualidad que en los últimos seis encuentros, entre torneo local y Copa, River haya recibido 11 goles, mientras que en los primeros 16 partidos le habían convertido apenas 10. En ese aspecto, el segundo gol de Gimnasia y Esgrima La Plata, anteayer, reflejó las desatenciones: dos jugadores no bloquearon el tiro libre, mientras que otros dos volvían a sus posiciones caminando, de espaldas a la acción.

Varios focos por resolver en poco tiempo se le presentan a River, que buscará coronarse en el Clausura para conseguir un pequeño manto de piedad.

* Villagra, con un golpe, se suma a los lesionados El defensor Cristián Villagra se agregó a Eduardo Tuzzio (fractura en la 8va costilla) en la lista de lesionados. El lateral padece una contusión traumática en el recto anterior izquierdo -por lo que hoy se le realizarán estudios- y podría perderse el clásico con Independiente. El plantel se entrenó ayer en Ezeiza. Abreu estuvo ausente por problemas personales y retomará las prácticas mañana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....