31 may. 2009

ARGENTINOS 0 - RIVER 0

A 3 fechas del final del Clausura quedamos afuera del torneo local. Un pésimo semestre de la mano de un técnico que no ha demostrado nada en ninguno de los torneos bajo su conducción: verano, Libertadores y Clausura, todo 2009. De la mano de un grupo humano de los más mediocres que tenga el fútbol argentino. Y es todo continuación del fracaso de una sostenida política de la conducción de José María Aguilar que terminó vaciando de talentos a las inferiores, las intermedias y la primera. Y terminó llenándonos de mediocres más interesados en el cambio de auto, la joda y las posibilidades de reventa rápida. Debemos suponer la renuncia de Pipo Gorosito, quien no logró nunca hacer algo al menos decente de la mediocridad a su cargo. Aún ese ogro venido a gordito huevón que pidió el mismo Pipo. Ahora ponemos nuestra esperanza en dos ancianos como Gallardo y el Burrito. Una muestra más de la desorientación en la que está el Club y los hinchas. No tenemos técnico. No tenemos jugadores decentes. No tenemos nada para la segunda etapa del año. La mayor dificultad es que la pésima política de Aguilar, tiene otro logro: nadie con talento quiere venir a River. La actual Comisión Directiva es incapaz de traer un técnico y jugadores de nota. Todos serán envilecidos como Pipo, el Cholo, Passarella, Merlo, Astrada, Pellegrini y nadie se atreverá a tomar un equipo que ha derrapado hace ya bastante tiempo. Que no cuenta con cantera propia. Que los jugadores son participaciones de medio planeta. Que si alguno descolla, se lo vende en el acto. Que la indisciplina interna parece ingobernable. En fin. Esto se llama decadencia, ruina, desprestigio. Significa, amigo riverplatense, que nuestro nombre grande de antaño, se sigue reduciendo a los de Racing, Independiente. Ya no pasa más nada y lo que pase es novela: ida de Pipo, culpas de jugadores y esas cosas. Mientras tanto, nuestro nombre y nuestra pasión....¡por el piso!