29 jul. 2009

¡COMO NOS PREPARAMOS PARA EL SEGUNDO SEMESTRE! ¡MAMITA!

Cuando se fue con el plantel hacia la pretemporada, Pipo Gorosito dijo que esperaba que lleguen refuerzos a Canadá. “Ellos también coinciden en lo que necesitamos, esperemos que puedan hacerlo”, explicó casi que suplicó ante los periodistas. Ya pasaron dos amistosos y dos ciudades de visita y no se sumó nadie a los trabajos; y lo que es peor, ni siquiera hay charlas o tanteos. “River no compra si no vende, le dijeron e este diario dos altísimos directivos agregando que se olvide Pipo de que vamos a usar la plata que entró por Falcao. El entrenador recibió este mensaje, pero no quiere escucharlo o prefiere dejar en claro que no coincide. Sobre esto último, cuentan que en la intimidad acepta lo que le dicen, pero que hacia afuera brama de bronca y hasta desliza levemente una posibilidad de renuncia si no le traen jugadores. hacia donde va esta historia, nadie lo sabe. Está claro que la relación no es la mejor y que algunas de las negociaciones que arrancaron ciertos directivos para complacer a Pipo fueron bajadas de plano por Aguilar e Israel. Sin ir más lejos, hubo muchas posibilidades para Guillermo Pereyra. Se reunieron varias veces con el representante y hasta el jugador mismo se estaba ilusionando. Pero no avanzó y ahora el jugador ya piensa en quedarse en España donde lo quiere el Jerez. Lo mismo con Nico Navarro y lo mismo con el uruguayo Lembo que ayer desde Turquía dijo que lo llamaron pero que no volvieron a avanzar. Más datos para esta postura, Pipo ayer llamó a Buenos Aires y tiró los nombres de Andrés Silvera y el uruguayo Chevantón. El silencio de este lado de la línea retumbó. Mientras tanto Pipo desde Canadá no hace jugar a los tres jugadores que en River creen que van a vender. No puso a Buonanotte, ni a Ahumada, ni a Ferrari. Lo hace para que todos vean que el equipo es el que se ve por la tele. No cuenta con tres figuras porque sabe que esos nombres son la llave para que les traigan refuerzos. Pero por ahora no hay nada de nada, ni sondeos. Y si los venden o los ceden, eso sucederá en agosto, por lo tanto el DT debe pensar que si llega alguna cara nueva lo hará con el torneo empezado y con el equipo en cancha. Se vienen tiempos duros para Pipo que a este ritmo tiene que arreglarse con lo que le queda que para él es poco y para los dirigentes es bastante más de los que tienen muchos equipos de primera. Así Pipo y los directivos parecen caminar por veredas dispares.