17 sep. 2009

LANUS 1 - RIVER 0 GAME OVER SIAMO FUORI DE LA SUDAMERICANA

Y Pipo hizo un gran cambio para el partido crucial, fundamental contra Lanús: la delantera carece de peligro alguno; el medio campo de 2 un fracaso; la defensa, una confusión permanente. Pero el mediocre técnico cambió....¡al arquero!. Vega había hecho todo bien, mientras Cabral y Coronel han ofrecido toda clase de ventajas para los contrarios y el maravilloso cráneo que nos dirige...¡cambia al arquero!. Y tan deslucido es todo que hasta la camiseta y el pantalón son de otro equipo. No son de River. Como lo son los Fabbiani, Paniagua, Barrado. Gris de decadencia, como Ortega. Gris es un color de caida del rojo riverplatense, como las caidas de Buonanotte, una tras otra. Y no solamente por la lluvia. Impotencia riverplatense ante una descarada dirigencia que ha vaciado nuestro prestigio y que, de continuar, nos arrojará a pelear por el descenso. Nos han bailado los equipos más pedorros nacionales y latinoamericanos y el técnico, sin jugador descollante alguno sea por mediocridad, sea por decadencia, ha insistido una y otra vez en el mismo dibujo inútil, inofensivo. Conjunto de mediocridades en el cuerpo técnico y en los jugadores. ¡Qué frialdad la de estos muchachos!. Debían hacer 2 goles y jamás se acercaron a ninguno. Ortega deslucido. Buonanotte sin nada. Fabbiani, de madera, una carreta. No llegó nunca a ninguna pelota. Todo mal. Es el tercer torneo con Pipo que fracasamos. Debe irse el técnico. Deben licenciar a los inútiles y destinar el resto del torneo a foguear a los jóvenes.