16 ene. 2010

DESPUES DE LEER ESTE REPORTAJE DE CANCHALLENA, ME QUEDO MÁS.....PREOCUPADO

"Este plantel no es menos que nadie"


Leonardo Astrada repasó la actualidad de su equipo; "Nuestra ambición es mejorar día a día para que River sea deportivo ganar..."

ALTA.- Está tranquilo. Se lo observa satisfecho. Se muestra entusiasmado. Leonardo Astrada pide permiso para fumar, se sirve una copa de agua sin gas y se suelta para desandar el camino, ése que recorre de la mano de River, mientras se prepara para el torneo Clausura.

-¿Estás ansioso por sumar los dos refuerzos que te faltan?

-La situación de River hizo que debamos seguir esperando. Los dirigentes saben que con ellos vamos a potenciar el grupo y que ayudarán a crecer a los más chicos. No tengo dudas de que van a llegar un central y un delantero.

-En tu primer ciclo en River te llegaron muchos refuerzos y pocos de jerarquía; ahora tenés a dos y no son nombres rutilantes. ¿Tenés miedo de que te pase lo mismo?

-Ya está, es pasado. A los dos refuerzos que llegaron [el paraguayo Rodrigo Rojas y Juan Manuel Díaz] los pedí. Mi inexperiencia hizo que cometiera muchos errores, ahora soy mucho más claro en lo que quiero. Si yo veo que me llega algo que no me convence prefiero jugármela con un chico, potenciarlo.

-¿Los nombres por los que se negocia y aquellos que llegaron fueron las primeras alternativas que les presentaste a los dirigentes?

-De la primera lista no tuvimos la posibilidad de traer a los jugadores que queríamos. Se habló de Ayala, Yepes, Iván Córdoba, Coloccini, Enzo Pérez, Erviti, Cvitanich Nos tuvimos que abrir un poquito más, buscar jugadores que hayan respondido en el fútbol local. Tenemos que incorporar jugadores que se puedan adaptar a lo que pretendemos como equipo.

-¿Qué mirás para pedir refuerzos?

-No nos sirve traer a un jugador que hace cuatro meses que está parado ni a alguien que se está entrenando pero no tiene nivel de competencia. Nosotros no estamos en condiciones de esperar a un jugador durante dos meses.

-Más allá de las dificultades económicas, ¿encontrás otras razones para que no puedan llegar nombres rutilantes?

-Los números no los manejo, yo busco al jugador que me pueda potenciar al grupo. No hay jugadores que digan "quiero jugar en River" perdiendo un 10 o 20 por ciento respecto de lo que les paga otro club. Están pensando más en el dinero que en ponerse esta camiseta, aunque uno sabe que si responden acá tienen abiertas las puertas del mercado europeo para hacer un mejor contrato.

-¿Eso lo ves sólo para con River?

-Pasa en todos lados. Cambió el mercado, cambió la cabeza del jugador, hoy hay otros intereses que no existían en mi época. Hoy muchas veces los jugadores pretenden jugar diez partidos bien para irse Europa y estar salvados económicamente. Creo que el jugador tendría que ser un poquito más inteligente y pensar que si tiene que quedarse tres años en la Argentina y madurar, seguramente después durará más tiempo en Europa.

-¿Hablás de esto con los chicos?

-Sí, hablo con ellos. Lo primero que hicimos nosotros fue meterles en la cabeza que no tienen que jugar un año en River sino que tienen que pertenecer durante varios años. Yo no quiero que un jugador salga de las inferiores de River y diga "mi ambición es jugar en tal equipo de Europa". Tu ambición tiene que ser triunfar en River.

-Los espejos tienen que ser Aimar, Saviola, Crespo...

-Ellos, así como tantos otros, tuvieron la posibilidad de convivir con planteles que no se desarmaban. En cambio estos chicos ven que un jugador tuvo un buen año y ya lo compran. Entonces no tienen en quién reflejarse.

-Por eso la importancia de Almeyda, Ortega y Gallardo.

-Son fundamentales. Ellos hoy no están viviendo lo que tienen que vivir. Quizás a Matías le tocó volver y está disfrutando de otra forma. Pero tanto Marcelo como Ariel son jugadores que en los últimos años que les quedan de carrera deberían estar disfrutando. No lo están haciendo porque sufren más que el resto este mal momento de River.

-¿Se vive con una carga distinta la antesala de este torneo?

-River tiene la carga que tuvo siempre. Es un dolor muy grande no estar en la Copa Libertadores y no terminar un torneo de la manera en que hubiésemos querido. River no puede estar entre los cinco últimos. Tenemos que prepararnos para estar peleando hasta que falten dos fechas.

-¿Abruma la posibilidad de tener que pelear para evitar el descenso?

-Es que no pensamos en eso. El tema es encontrar una regularidad que hace tiempo no se tiene y que nos dé la posibilidad de sobreponernos a la adversidad para ser protagonistas. Nuestra ambición es mejorar día a día para que River sea deportivo ganar. Si estamos convencidos de eso nos vamos a olvidar de lo que es la palabra Promoción, de lo que es la palabra descenso.

-Vos ya tenés la experiencia de dirigir equipos comprometidos con los promedios, pero los jugadores no conocen estas situaciones. ¿Quizás a ellos les afecte de otra manera?

-El gran problema de este grupo es que mentalmente termina siendo más débil que otros planteles. Hablamos permanentemente con los jugadores y lo que intentamos hacerles entender es que este plantel no es menos que nadie.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....