21 ene. 2010

RIVER 3 - BOSTA 1

La mecha de la pasión riverplatense se reencendió esta noche. Luego de años de mediocridad, los pibes se lucieron quitando cualquier protagonismo de los "expertos" bosteros. El equipo lució la camiseta tradicional: la más linda. Los nuestros jugaron con solvencia y, a pesar de nuestras dudas sobre los nuevos jóvenes, jugaron con garra, entusiasmo, claridad, asociados, juntos, relevándose, rotando. ¿Hace cuánto que no veíamos camisetas de River en las profundidades del arco contrario?: esta noche fue de empacho querida y querido riverplatense. Ese Funes Mori tuvo las oportunidades que quiso. Llegó hasta la línea de fondo. Al costado. De frente. Villalba: qué empuje, aceleración, amague, salida. ¿Hace cuánto que no sufrimos en defensa? Cierto que hubo algún espacio producto de un equipo volcado netamente al ataque. Pero hubo solvencia. Se ganaron pelotas que hasta ayer nomás eran para la taquicardia riverplatense. Vega, el pibe Quiroga, Nico Sánchez, Díaz. ¿Te acordás lo que sufríamos abajo?. Si hasta Barrado y Abelayras cometieron menos errores en los pases. Solventes en el medio. Ganando. Presionando. Volviendo. Rojas, Giménez, Funes Mori, Villalba. Si ya sé: ¿cómo no desconcertar a la bosta? ¿Cómo alguien podía imaginar que este equipo de pibes aprovecharía con tanta contundencia las falencias del contrario? Inimaginable. ¡Alegría, alegría, olé, olé, olá! Vamos River todavía, olé, olé, olá. Nos queda la sensación de que hay un par que ya pueden colgar los botines con la tranquilidad de que tienen sólidos reemplazos en la sangre nueva. ¡Si, lector, lectora! Estamos eufóricos y soñamos. No nos despierten por un tiempo. El futuro. Ya vendrá y veremos la solidez de esto y que no estemos ante un nuevo Fabbiani. Da como que no. ¡Vamos River carajo!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....