27 mar. 2010

NOTICIAS POST-CAIDA A TIERRA



La posible diáspora en el plantel

Si bien aún no trascendió la lista de nombres que emigrarán, se sabe que alrededor de quince jugadores se irán cuando finalice el Clausura. Los referentes e ídolos Marcelo Gallardo, Ariel Ortega y Matías Almeyda tendrían fecha de vencimiento en Núñez. Ya en la previa del encuentro con Boca, el Muñeco había admitido que podía ser su "último clásico". El Burrito, con una actualidad diferente por sus problemas personales, estaría con los días contados. Y Almeyda, con un flojo presente futbolístico, seguiría el mismo camino. La depuración del plantel se completaría con Nicolás Navarro, Matías Abelairas, Andrés San Martín, Gabriel Loeschbor, Gonzalo Ludueña, Lucas Gómez, Eugenio Klein, Diego Bogado, Lucas Sánchez...
TE HAGO DOS COMENTARIOS: ¿TODAVÍA ESTÁN LOESCHBOR Y SAN MARTÍN EN RIVER? INCREIBLE. ¿Y AHUMADA NO SE VA?
A la espera de fondos
El ofrecimiento de 40 millones de dólares de una compañía celular estaría frío, muy frío, dado que obligaría a cambiar el nombre del Monumental. La empresa está evaluando elevar una oferta para el estadio Ciudad de La Plata, donde se jugará parte de la Copa América 2011. Y el Fondo Común de Inversión, hasta ahora, es sólo un proyecto.
EL MENSAJE ES: PASSARELLA SIGUE DEAMBULANDO. SOLUCIONES....¡NINGUNA!
  • Con bajas para recibir al Bicho en el Monumental 
    El DT no podrá contar con varios jugadores para recibir a Argentinos. Gallardo (contractura en el isquiotibial izquierdo) no jugaría, al igual que Ahumada (traumatismo en el tobillo derecho), quien se retiró antes de la práctica. Almeyda (golpe en el gemelo izquierdo) y Fabio Giménez (síndrome meniscal) completan la lista. Hoy habrá otra práctica, a las 9.30, en el Monumental, a puertas cerradas.
  • Este River no reacciona, y el semestre ya se perdió
    La temporada que viene empezará en zona roja de manera inevitable, por Rodolfo Doria, Diario Popular
  • ¿Habrá conciencia en River de lo que se avecina? ¿Se entenderá que el hecho de haber perdido un clásico contra Boca, con lo duro que pueda resultar un golpe semejante, no es el problema de fondo? ¿Se darán cuenta de que esta derrota no es más que una lógica consecuencia de una cadena de decisiones equivocadas? Todos saben a esta altura que la anterior conducción de River, que duró ocho interminables años, dejó al club devastado, económica y futbolísticamente. Por eso, nadie le puede pedir a las autoridades que asumieron a mediados de diciembre que en tres meses den vuelta todo patas para arriba. Imposible. Sí, que marquen una tendencia distinta. Sí que muestren a través de sus políticas y sus determinaciones una orientación diferente a lo que se hizo hasta el momento en el que asumieron. Hasta ahora, esto no sucedió. El esquema de refuerzos no varió, se continuó con la compra de jugadores de relleno y que no cambian ninguna ecuación, el nueve goleador jamás llegó. Es verdad que los recursos económicos no abundan, pero Daniel Passarella creyó que él, sólo con su apellido y su prestigio, conseguiría lo que hacía falta. No fue así. El resultado es una magra campaña más, que coloca a River a las orillas del descenso. 

  • Este equipo no puede


    Para evitar esto, River deberá sumar una cantidad de puntos de aquí hasta el final del actual certamen que no está en condiciones de alcanzar con el actual equipo. Será casi un milagro futbolístico que estos jugadores puedan cosechar al menos el 60 por ciento de los puntos que quedan por disputarse. Serían unos 16 puntos y terminaría con 28 el torneo. Quizá con esa cifra pueda superar a Racing y a Rosario Central, los que lo anteceden cinco puntos arriba en la tabla del peligro. Así, al menos, evitaría arrancar abajo de todo, con la excepción de los dos equipos que suban de la B Nacional -que pueden ser tres o cuatro, según cómo salgan los partidos de Promoción-. El dato es que en las primeras nueve fechas, River sumó 12. Y no sólo no mejora, sino que va en picada. ¿Cómo hará para llegar a 16 en las nueve jornadas que restan?

(Más en http://www.popularonline.com.ar/nota.php?Nota=506728)
Leonardo Astrada y la dura tarea de levantarle la moral al plantel de River
Sin embargo, el cuerpo técnico coincide en la intimidad que se acabaron las palabras, que no hay mucho más para decirle que ya no se haya dicho, por lo que la realidad ‘millonaria’ entra en el terreno de la resignación.
Astrada tuvo una actitud pasiva en la mañana de Ezeiza, observando –entre concentrado y con la mirada perdida- como se desarrollaban las acciones del partido informal entre suplentes, donde estuvo Ariel Ortega.
Después de un golpe duro como lo es una derrota ante el rival de siempre, en River prefirieron el silencio ante los micrófonos, pero no ocultar la desazón al salir del predio con sus vehículos. (Más enhttp://www.diariouno.com.ar/ovacion/blog/2010/03/26/astrada-y-la-dura-tarea-de-levantarle-la-moral-al-plantel-de-river/)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....