11 abr. 2010

ATLETICO DE TUCUMÁN 0 VS RIVER PLATE JUNIORS 0

El Negro presentó un equipo bien junior. Salvo Orteguita y Almeyda, los demás les falta al menos 500 horas de vuelo o 2 torneos más de cocción. ¿Podemos culpar a estos jugadores como Bou, Affranchino, Antonio, Cirigliano, Mauro Díaz? No señor. Pero sí hemos de imputar al técnico y al Presidente de River por estar quemando promesas juveniles. Hasta el propio Funes Mori. Estos pibes están haciendo horas donde no es conveniente que las hagan: en la Primera de ningún equipo. Deben madurar en las inferiores. Forzarlos es quemarlos y es lo que nuestros dos ídolos, Passsarella y Astrada, están haciendo. Pero la situación, entonces, es gravísima: no tenemos nada más para ningún torneo que todo lo visto en estas 14 fechas. Pero para el próximo torneo -si nada cambia- estos chicos, ¿serán mejores o, por el contrario, estarán desmoralizados y sin alma?. Una vez que Atlético de Tucumán tomó el pulso a nuestro equipo y detectó que era tenue, salió a presionarnos, estando mucho más cerca del gol que nosotros. Pero ¿qué parte correspondía a la simple disparidad de madurez de los jugadores?. Sacamos un punto pedorro, inocuo. Pero, sabemos, que nada habrá de cambiar, salvo que desde la cúpula se introduzcan cambios ya. Astrada ha sido un fracaso y hasta un fiasco. ¿Para qué perder tiempo? 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....