22 ago. 2010

RIVER 3 - INDEPENDIENTE 2

River ganó en el terreno de Independiente lo que nuestra defensa y Carrizo pusieron en constante peligro. Las debilidades de la delantera de Independiente y mucha mala suerte, no hicieron dificultoso el resultado. En defensa, tenemos los mismos problemas de siempre, agravados en este partido con Carrizo medio ausente del partido, con auto gol y todo.
El PT fue uno y el ST otro. En el primero, los desbordes nuestros, la movilidad del Enano Buenanotte y Funes Mori, la penetración de Pereyra algún aporte de Lanzini, nos permitieron ver a un River atacante y con ganas de fútbol y gol.
En el ST River no tuvo ni juego, ni orden. Sí mucha suerte. Recién a los 35 minutos recuperó la memoria y empezó con algún tiki-tiki. Hasta ese momento, pelotazos, pésimas entregas al rival. Sólo la más absoluta ineficacia de Independiente permitió que sostuviéramos el 3-1.
En el PT River compensó algunos agujeros en defensa con una eficaz asociación. En el ST fue compensado con suerte.
River creció en asociación. Tanto en el PT como un rato desde el minuto 35 del ST, se notó un posicionamiento que permitía a nuestros jugadores pasársela unos a otros, de una. Claro que entre el inicio del ST y el minuto 35, River recurrió a pelotazos, como queda dicho.
Almeyda, varias veces controvertido por nosotros desde este blog, nuevamente ha demostrado su solvencia y la necesidad que tenemos de él. Con un Ferrari y un Arano que se proyectan, queda el peso de la defensa en Maidana y Ferrero, lo que es insuficiente si no fuera por la presencia de Almeyda.
Buenanotte está ingresando en una situación de superación o estancamiento. Está padeciendo el sindrome de su liviandad: es tan liviano que cualquier toque lo deja fuera de juego. Debe encontrar una forma de superar esto, ya que los árbitros le cobran menos de lo que el juego se detiene por esta causa. Una forma es que aprenda a tocarla de primera.
Affranchino se va consolidando. Tiene empuje y ganas. Juego y proyección.
Funes Mori, se nos va haciendo imprescindible. Oportuno y con ganas. Debe trabajar el off-side. Carusso sigue sin aparecer. Aún jugando ayudando atrás, no pudo gambetear un contrario. ¡Y es el delantero estrella!
En síntesis, ganamos. Sumamos 3 puntos. Quebramos la maldición de Aguilar (“esto se arregla con 3 partidos ganados”, ¡y nunca más ganamos 3 seguidos!). Estamos punteros. El goleador nuevamente es uno de River. Tal vez, los agujeros y la inconsistencia de Independiente contagió a nuestro equipo creando riesgos absolutamente innecesario. Pero aún así, hay mucho por hacer, especialmente hacia atrás. ¡Ah! Y si Carrizo tiene otro partido así….¡volvé Vega!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....