7 sep. 2010

ESTE ARTÍCULO PRETENDE DARNOS TRANQUILIDAD SOBRE LA IMPOSIBILIDAD DEL DESCENSO DIRECTO. PERO YA HICIMOS IGUAL EJERCICIO ANTES Y MIRÁ DÓNDE ESTAMOS....

La quimera del River descendido
Por Alejandro Fabbri
Resulta gracioso que una buena parte del periodismo dedique ríos de tinta a publicitar el hecho de que River esté en zona de descenso directo. Que si el campeonato hubiese llegado a su fin hoy, el cuadro millonario se iría a jugar contra Boca Unidos o la CAI de Comodoro Rivadavia.
Ocurre que cumplidas cinco fechas, Olimpo y All Boys han ganado dos de sus cinco encuentros y eso hace que sumen 6 puntos y superen el promedio de River, que acumula 94 puntos. Pero si separamos los tantos y nos ponemos finos, con la experiencia que años de promedios –instaurados en 1983- se verá que el pomposo título “River está en descenso directo”, no tiene más sentido que el impacto del momento pasajero.
La calculadora puede ayudar, pero no es para tanto. Es un cálculo sencillo: hay tres equipos ascendidos que necesitan sumar más de 44 puntos para escaparle al descenso directo. All Boys y Olimpo parecen arrancar y por lo menos, hacerse fuertes en sus canchas, pero Quilmes no ha conseguido todavía amalgamar a los veintidós futbolistas que engrosaron su plantel. Los tres oscilarán, seguramente, entre el descenso directo y la Promoción, en la medida en que no superen la media de 22/25 puntos en el actual torneo Apertura.
La cuestión es que River tiene 94 puntos y cosechando 20 puntos más en las próximas 14 fechas, algo que no parece improbable, llegaría a los 114 puntos en su suma de unidades. Tomando en cuenta la recuperación en su juego que viene mostrando, la puesta a punto de sus nuevas incorporaciones y la mano formadora e inteligente de Ángel Cappa no suena nada improbable. Si River consigue llegar a los 114 puntos cuando finalice el torneo Apertura, forzaría a Olimpo, All Boys y Quilmes a progresar más de la cuenta.
Los 114 puntos de River equivalen a los 38 puntos de los tres ascendidos, algo que no les alcanzaría para quedarse en primera división. Claro que después viene el torneo Clausura, donde los puntos se cotizan mucho más, cuando resulta más difícil conseguirlos porque otros clubes pelean su clasificación a la Copa Sudamericana y suman para llegar a la Copa Libertadores.
Tomando en cuenta el próximo torneo Clausura, River debería sumar escuálidos 18 puntos (si llego como parece a los 114 puntos en el Apertura) para alcanzar los supuestos 44 a los que tendrían que subirse All Boys, Olimpo y Quilmes. A partir de allí, todo dependerá de los éxitos que logren los ascendidos, condenados por el maldito sistema de promedios a tener que pelear con recursos desparejos y desproporcionados.
Seamos claros: si River suma 38 puntos más en la temporada (faltan 33 partidos, 99 puntos), es decir que cosecha menos de la mitad de las unidades, habrá puesto en un aprieto bárbaro al terceto ascendido. Algo sencillo, como se observa. La pelea en serio la tienen All Boys y Olimpo, que deberían sumar también 38 puntos para alcanzar los 44 en toda la temporada. Para Quilmes, con raquíticas 2 unidades, es mucho peor. Tendría que hacer 42.
En consecuencia y para terminar la ensalada de números, vale decir algo: es más sencillo que el Partido Obrero gane las elecciones nacionales a que River descienda directamente. Los milagros, tanto en el fútbol como en la política, no existen.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....