19 oct. 2010

Lamela denunció que el árbitro le pidió que se tape la herida sangrante
El juvenil atacante de River Erik Lamela enterró aún más al árbitro Federico Beligoy al confirmar que el referí le pidió que se tapara la herida sangrante que le provocó una fuerte infracción del uruguayo Jorge Curbelo. "No sé porqué me decía así. Se que no se puede jugar con sangre pero no me podía tapar, tenía la media rota y la sangre salía", sostuvo Lamela, quien en un diálogo con radio La Red aseguró que hay árbitros que lo tratan de mala manera.
Fue Paulo Ferrari, el capitán de River, quien reveló anoche que Beligoy le había pedido a Lamela que se tape la herida sangrante tras no haber expulsado a Curbelo pese a su falta grave. Lamela acusó que River tiene "los árbitros en contra" y dijo esperar que "cambien la fecha que viene". De no haberse equivocado Beligoy "los tres puntos lo traíamos para acá", sostuvo. Luego Lamela reveló que hay árbitros que lo tratan de mala manera.
 "Hay árbitros que te gritan aunque vos les hables bien. No sé como tratan a los demás pero a mi me tratan de esa manera", sostuvo el juvenil, quien se abstuvo de dar los nombres de esos referís.
Al volver sobre la jugada que lo tuvo como víctima, dijo que Curbelo "me pudo haber roto todo pero por suerte no pasó nada" y confió en que "no haya habido mala intención" de parte del uruguayo. "Me duele cuando apoyo, pero los médicos dijeron que fue un golpe fuerte nomás y creo que voy a llegar al próximo fin de semana", señaló.
Los errores arbitrales imponen un cambio urgente en el fútbol
Pablo Hecker (phecker@cronista.com)
El gol de Martín Palermo a Huracán con mano de por medio, el gol de Esteban Fuertes a Estudiantes con otra mano de por medio y el gol anulado a Rogelio Funes Mori frente a Godoy Cruz sin ninguna mano de por medio, fueron demasiado para los golpeados corazones de muchos hinchas.
Como hacía mucho tiempo no ocurría, tres jugadas definitorias de la última fecha del Torneo Apertura, impusieron nuevamente en la agenda deportiva local la discusión en torno a la necesidad, o no, de que el fútbol cuente con tecnología para ayudar a los arbitros, o la posibilidad de que los encuentros sean controlados por más de tres jueces.
Es un tema recurrente hace muchos años, sobran los ejemplos, y su solución depende de la alta jerarquía de la FIFA, que nunca termina de dar una respuesta definitiva.
“El aspecto humano del fútbol es esencial para este deporte. Sus grandes momentos, sean cuales sean, forman parte de la historia” dicen en la Federación Internacional de Fútbol Asociado. Pero a esta altura, y con la importancia que este deporte ha adquirido en todos los niveles tantos sociales como económicos, la negativa a ofrecerles aunque sea un poco de ayuda a los referis, y certeza a los hinchas es realmente llamativa.
¿Que necesidad tiene la FIFA de que las cosas lleguen a extremos tales que muchas veces provocan violencia?. Un ejemplo: Gabriel Brazenas, el arbitro que dirigió el controvertido partido entre Velez Sarsfield y Huracán, y que no sancionó una supuesta falta contra el arquero del equipo de Parque Patricios, no ha vuelto a dirigir. Está amenazado de muerte. ¿La FIFA la va a dar protección? ¿lo va a incluir en un programa de protección de arbitros amenazados, cambiándole de identidad?. Como se dice comunmente y con mucha razón, los equipos gastan mucho esfuerzo y dinero en prepararse para afrontar un torneo, ya sea local, regional y ni hablar de un Mundial. Y nunca se tiene en cuenta que un error arbitral puede arruinar todo.
Inclusive, la diputada nacional Silvia Vázquez (Concertación-FORJA) elaboró un proyecto de ley que pretende incorporar el famoso Ojo de Halcón para situaciones puntuales en el fútbol, con el objeto de evitar injusticias y comenzar a erradicar la violencia.
La tecnología se utiliza en algunos de los deportes más competitivos del mundo. Se la utiliza en el rugby, en el fútbol americano, en el hockey sobre hielo profesional, y en el hockey sobre césped, donde el “video ref” es imprescindible para evacuar dudas y evitar suspicacia e injusticias. También en el básquet de la NBA y en el tenis, donde justamente se aplica el “Ojo de halcón”, ¿tanta esencia perdería el fútbol al incluirla?


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....