29 ene. 2011

ABURRIDO. PREDECIBLE PERO, AL MENOS, MAS CONSISTENTE QUE LO VISTO ANTES. MEJOR EN DEFENSA Y MEDIO CAMPO. INOCUOS ADELANTE

Por Alejandro Casar González
…Pese a presenciar un primer tiempo aburrido, con contadísimas situaciones de gol, algo quedó en claro a partir de los planteos y las interpretaciones de los mismos: la principal diferencia entre ambos es que Estudiantes sabe a qué juega. Tiene una línea clara, que se aceita a partir de los encuentros entre Enzo Pérez y Pablo Barrientos; ellos escalonan la acción y habilitan a Gastón Fernández y Hernán Rodrigo López. River es un equipo en formación, que anoche apeló a un esquema más tradicional y conservador con cuatro defensores en el fondo, lo que tuvo un efecto inmediato: el conjunto de Juan José López no pasó tantos sobresaltos en defensa como contra Boca.
En este reparto de protagonismos, Estudiantes fue algo más, pero pecó de impreciso. Tuvo más la pelota manejada por Juan Sebastián Verón y Rodrigo Braña, pero le faltó sorpresa para llevar peligro hacia el arco del seguro Leandro Chichizola. El equipo platense se repitió en pases profundos pero anunciados, y eso facilitó la tarea de los dos centrales de River, que aunque casi no llegó, dispuso de la mejor jugada con un mano a mano de Roberto Pereyra que desvió Orion.
Apenas comenzado el segundo tiempo, de nuevo Pereyra tuvo la apertura en sus pies, pero definió alto ante la salida de Agustín Orion. Fue un aviso: River mostró mayor actitud y peligro en la segunda mitad. Lamela, con su movilidad, aportó más, y hasta estuvo a centímetros del gol en una definición que se fue muy cerca del palo izquierdo de Orion. El Pincha tuvo la más clara a los 35 minutos, con un desborde de Desábato en una extraña posición de puntero izquierdo que obligó al difícil despeje de Juan Manuel Díaz.
Igualmente, el partido siempre transitó por los carriles del juego enredado y poco claro, con alguna pierna fuerte incluida y discusiones, con poco y nada de pelota bien guiada y jugadas de riesgo frente a los arcos.
Para River quedó una mejor cara respecto del rostro desdibujado del superclásico. Estudiantes, sin jugar bien, mantuvo su sana costumbre: festejar.

2 comentarios:

  1. La credibilidad es parte del patrimonio

    A raíz del tema de la desmentida del Benfica -que expresa tan bien esta entrada - y de las declaraciones del Tío de Funes Mori me parece oportuno traer a este importante lo que acabo de postear en http://tradicionalriver.blogspot.com

    Tal como se dice en esa entrada la durísima desmentida resta credibilidad al Club Atlético River Plate y a su presidente.

    Aldo Cantore de La Nación en la fecha confirma en "Los reparos hacia el Káiser" http://www.canchallena.com/1345813-river-dejo-un-mar-de-dudas que todos los entuertos que encierra la fracasada negociación aparejaron la pérdida de credibilidad, tal como no podía ser de otra manera.

    La cuestión es que el desprestigio no sólo alcanza a Passarella, sino que afecta al Club Atlético River Plate.

    Para peor se desparramó por todo el ámbito internacional, en momentos que necesitamos reinsertarnos en el fútbol mundial.

    Flaco favor le hacen a nuestro Club estas sugestivas conductas y sobre todas las declaraciones - pautadas o no - de quien actualmente ejerce la Representación legal de River y que evidencia carecer de algún equipo de gobierno dejando todo librado a sus impulsos personales y al consejo de amigos extrainstitucionales.

    Nunca es tarde para reencauzar institucionalmente la conducción, sólo que resultaría imperdonable persistir en la personalísima metodología que ya lleva casi un tercio del mandato.

    ResponderEliminar
  2. TOTALMENTE DE ACUERDO CON VOS VIEJO SABIO

    ResponderEliminar

bienvenido tu comentario, no la grosería....