30 ene. 2011

DURO. CRUDO. PERO REALISTA.

River: de los más grandes objetivos, a pelear por evitar el descenso
Una situación económica angustiante, una dirigencia autoritaria, un plantel devaluado y un flaco promedio hacen que el equipo tenga hoy una imagen inocua en el fútbol argentino. Con este panorama, ¿qué futuro imagina?
La pretemporada no anuncia buenas nuevas para River, mucho menos los partidos del verano: a los imponderables como la lesión de Juan Pablo Carrizo, se suman la ausencia de incorporaciones que garanticen la pelea en el primer plano, un club en ruinas, una gestión presidencial totalitaria y un futuro desconcertante ligado a la pelea por no descender.
Passarella fue duramente sincero y sentenció: "No tenemos plata para traer a nadie", por lo que las ilusiones de refuerzos que tenía el hincha cayeron como arena entre los dedos.
La llegada de Fabián Bordagaray pasó inadvertida en River, un club acostumbrado a los grandes nombres, que sólo por el acompañamiento de su gente sigue creyendo que puede, aunque cuando lo intenta no tiene cómo.
¿Qué sucedería hoy si las elecciones volvieran a celebrarse? nadie lo sabe, aunque lo que es seguro es que la gestión del "Kaiser" comienza a quedar expuesta por su verticalismo, por su desconfianza, por una clara muestra de autoritarismo que no permite ni siquiera la opinión de la gente que fue clave en su finalmente triunfal campaña.
Junio parece lejos, pero se vuelve a la vuelta de la esquina cuando se piensa en que será el momento del adiós de Diego Buonanotte, uno de los pocos que, aunque hoy lejos de su mejor nivel, puedan darle a River un salto de calidad.
La lesión de Carrizo, en tanto, se suma a la columna del debe para un River que apostará por sus juveniles, no por convicción, sino por obligación, porque aunque desde la oficina presidencial se pugne por el regreso a la cantera, se sabe que los técnicos ponen a los juveniles porque otra cosa no tiene.
En el futuro más cercano, el torneo que definirá la temporada: el campeón, un sitio que hoy River mira de lejos. Los clasificados a las copas, otro espacio que al club se le va de las manos. Y el descenso: con este paso, jugar la Promoción sería uno de los mejores escenarios.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....