7 jun. 2011

Passarella insiste en bancar a Jota Jota López
Por Leonardo Peluso
El mundo político de River está sacudido por los vientos de la posible promoción.
Mientras desde el círculo de confianza Daniel Passarella volvieron a insistir con otros planes para dar un golpe de timón, desde los sectores opositores exigen una reunión urgente para encontrar soluciones a este pobre presente futbolístico.
Para ambas movidas, el presidente del Millo tuvo la misma respuesta negativa.
Ante el primero de los reclamos que se repitieron al igual que la semana pasada pidió calma y respeto; para el segundo tuvo un silencio que tiene a los directivos opositores en estado de alerta. Ayer por la tarde, Daniel Passarella, escuchó las inquietudes de algunos hombres de la mesa directiva y les propuso esperar pues las posibilidades de otros planes son imposibles.
Que se haga cargo ahora Matías Almeyda o salir a buscar a otro DT, fueron ideas que no salieron del marco del pensamiento.
A todo esto, el Kaiser, propuso calma y apoyo para el DT en estas fechas. Lo que si está a la vista que luego de junio habrá un nuevo técnico y algunos hasta ponen en duda que Jota Jota siga en las inferiores.
En cuanto a la movida opositora, Diego Quintás (directivo de la minoría), le dijo a este diario: “ya que el presidente acostumbra a suspender las reuniones ordinarias de directivas, vamos a pedir que se haga una reunión extraordinaria esta semana. Nos ampara el estatuto y la situación lo hace necesario, estamos todos muy preocupados”.
Este grupo tuvo reuniones anoche y la idea es que en las próximas horas hagan un comunicado y una solicitada con este pedido al que Passarella por ahora no escuchó.
Se vienen días complicados para River y no sólo en fútbol.

Almeyda no se desgarró, pero su físico está al límite
El experimentado volante de River finalmente no sufrió desgarro alguno a pesar de que en el tramo final del partido con Colón no podía mantenerse en pie lo que permitió imaginar el peor diagnóstico…

Donde domina el desconcierto
Por Alberto Cantore
La debacle en las últimas jornadas levantó voces disidentes en el Monumental. La continuidad de Jota Jota López, el tema que provoca la mayor controversia entre los dirigentes y que abrió grietas en el bloque oficialista. El técnico fue respaldado hace ocho días por el presidente Daniel Passarella tras el empate en Bahía Blanca; la situación se repitió ayer, después de la igualdad 1 a 1 con Colón. La sugerencia de revisar el trabajo del Negro es la propuesta de quienes discrepan, aunque ésta choca con la inflexible postura del Káiser de sostener al DT.
La política se filtra en esta actualidad atribulada, porque con mínimas posibilidades de contratar a un entrenador para que se haga cargo del plantel durante un puñado de partidos, los detractores invitan al presidente a que tome las riendas del grupo.
No es el único frente de tormenta que se desató en el club, donde ex presidentes -Hugo Santilli y Alfredo Davicce- y algunos de los candidatos que se presentaron a la elección de diciembre de 2009 -Antonio Caselli y Rodolfo D'Onofrio- tienen intenciones de crear una especie de comité de crisis y ofrecerle una ayuda a Passarella. Hasta se aventuró que Ramón Díaz -de vacaciones con su familia en Miami- sería tentado por este grupo para tomar el cargo. De concretarse, la propuesta será rechazada por Passarella, que ya desistió de la ayuda externa de hombres con aspiraciones políticas. Otra vez los egos quedarían expuestos en Núñez, un tema que se convirtió en algo recurrente en el club.
El Káiser también deberá responder al pedido de los dirigentes Andrés Ballotta, Darío Santilli, Diego Quintás, Matías Patanian y Jorge Sonzogni, quienes le solicitan una reunión extraordinaria al presidente para recibir un informe de la situación. El reclamo se debe a que hace casi un mes que no se desarrolla ninguna reunión de comisión directiva.
La efervescencia también incluye a Jota Jota, que, fiel soldado del presidente Passarella, últimamente lanzó mensajes y recriminó a aquellos dirigentes que lo cuestionan. En la arena política, el técnico se despojó de su habitual mesura y cargó con fiereza.
La unidad es la mejor receta para el presente por el que transita River, pero las grietas existen y ya son imposible de disimular.
1,263: el promedio que puede determinar un quíntuple empate entre quienes pretenden zafar de la Promoción; para que eso suceda, en las dos últimas fechas, Olimpo y River deberían sumar 4 puntos; Tigre, dos; Arsenal, uno, y All Boys, ninguna unidad.
UN EQUIPO SIN ARGUMENTOS
Cuando colectivamente River no funcionó, la campaña se sustentó en las individualidades. Pero en este pasaje determinante de la temporada, en Núñez no encuentran argumentos donde refugiarse. El inquebrantable espíritu de Almeyda está a salvo; el resto siempre mostró altibajos: desde Carrizo -esencial en muchos partidos, con errores inverosímiles en otros- hasta Lamela, el líder futbolístico, fueron cuestionados.
Buonanotte se entrevera en disputas individuales y enardece a todos; Lanzini, con menos rodaje, no fue una solución; Pavone se aferró a su calificativo de Espartano y se olvidó de jugar; Maidana, Ferrero y Román dejaron de ser una muralla; Ferrari y Juan Manuel Díaz, irresolutos; Funes Mori, nervioso, titubeante... Los recambios no resuelven y, peligrosamente, la reacción no llega.
EL DT, DESORIENTADO
Es el primer apuntado. Ni en los días más felices Jota Jota López encantó con el juego que enseñó el equipo. Con resultados dispersó los reclamos, pero cuando éstos desaparecieron, las críticas arreciaron. La confusión lo envuelve, y en su desesperación por revertir la situación apeló a tres N°10 -Lamela, Lanzini y Buonanotte- para reverdecer un circuito futbolístico que no asomó en las últimas fechas; llamativamente, ante el escaso aporte de la fórmula, recurrió a tres centrodelanteros. Así, evidenció el desbarajuste. Las apuestas muestran el ahogo y no se condicen con su pensamiento, ya que el dibujo táctico que más veces postuló incluía a dos enlaces y un atacante.
LA GENTE EN ESTADO DE SHOCK
Como sucede en las últimas temporadas, el público siempre acompañó, estuvo presente en cada cancha. La gente no le dio la espalda al equipo, aunque las respuestas que llegan desde el campo de juego no satisfacen, no contagian. El aturdimiento es mayúsculo. La escasez de resultados hunde a los millonarios, pero no se exhiben fuerzas para expresar la bronca. El Monumental quedó estupefacto después del empate 1-1 con Colón; ni insultos hirientes ni cánticos para alimentar el alicaído espíritu.
Almeyda y Carrizo, aun después del affaire que protagonizó con el Pato Fillol, son las banderas de los simpatizantes; Jota Jota, eje de las mayores críticas, no recibió el escarnio popular; los dirigentes tampoco fueron apuntados.
Síntomas de que a la gente, atribulada, le cuesta asimilar el golpe.
DIXIT
"Estando River, Arsenal y Olimpo es más fácil, me parece, mandarlo abajo a Olimpo que a los otros; con arsenal No jugamos bien, pero hubo decisiones que nos complicaron; depende de nosotros ganar los dos partidos que quedan y salir así de la promoción"
Diego Galván (Jugador de Olimpo).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....