18 jun. 2011

RIVER1 - LANUS 2

Solamente por ser hinchas de River pretendíamos que este equipo que dejó pasar cada una y todas las oportunidades que tuvo, pudiera, esta vez, agrandarse y lograr no caer en Promoción. Sólo importaba empatar. Tenemos otro tiempo para ello, pero viendo a un Lanús que toca y toca, llega y llega y define, por un lado, y a al  River de siempre, de la carestía de todo, de ideas, talento. Ni siquiera nuestro River de la vergüenza supo refugiarse en el toque antes que en el empuje o el pelotazo. Han perdido toda pelota. Lamela no ha aprendido antes y no lo hará hoy, que debe pasarla antes que intentar superar a uno, dos y tres jugadores contrarios.

Tenemos otro tiempo para remontar la situación. Pero la diferencia futbolística a favor de Lanús hace prever que éste pueda aumentar el resultado antes que River llegue al empate. Un milagro, por favor. Porque en Promoción, son estos jugadores los que deberán evitar caer al descenso y, amiga y amigo riverplatense, no les tenemos ninguna confianza ni al técnico, ni a los jugadores, ni a la dirigencia.

En el segundo tiempo, nuestros jugadores pusieron más ganas. Llegaron más. Pero todo inútil, como inútiles fueron estos jugadores luego de haber llegado al tope de la tabla y, desde allí, la decadencia hasta este partido que nos pone en Promoción. Y en ésta, amigas y amigos riverplatenses estos mismos inútiles serán los que jueguen el destino de River. ¿Tenés alguna esperanza?

Pero las culpas a Aguilar y a este inútil Passarella son las culpas de los socios de River, los mismos que dieron un segundo mandato al vaciador del Primer Equipo de River Plate y, para superar el daño generado por José María Aguilar, votó a un nuevo presidente que cada vez que toma decisiones con convicción...¡está equivocado!

¿Hay dos pares de piernas más inútiles que las de Caruso y Pavone?. No lo creemos. Ya lo dijimos antes: le dicen el Tanque porque es propiamente un tanque moviéndose en el patio de tu casa.

Lamela hizo el gol que nos ilusionó. Pero no justifica su juego morfón. Tiene talento y tiempo para cambiar ese empecinamiento en encerrarse y perder la pelota.

El técnico. Imprecedible. Sale Pereyra. Entra Mauro Díaz, sin juego alguno en este torneo. No hizo mal papel, pero no hizo la diferencia.

¿Qué es lo que ve JJLópez en cada partido? ¿Qué evalúa? Imposible de saberlo.

Cuatro ocasiones para un gol en el segundo tiempo. Pavone, Caruso, Lamela, Mauro Días. ¡Nada!. ¿Tienen miedo? ¿Se les aflojan las piernas? ¡Se enredan en sí mismo! ¡Dudan en cada oportunidad que se les presentan!

Final caliente en el área de Lanús. Rebotes. Desoorden. Oportunidades todas perdidas.

¿Lo sistemático en este equipo?: la inutilidad. Estuvieron primeros un ratito y el Negro López se apunó en las alturas y, desde allí, solamente decadencia.

El miércoles jugaremos por la Promoción. ¡Tenemos mucho miedo de que nada cambie en este equipo y técnico pedorros!. River se va a Promoción por propios méritos. ¿Lo hará al descenso?. Es la probabilidad mayor.

Amiga y amigo riverplatense no sabemos cómo alentar una llamita de esperanza.  Y si leemos que Passarella mete mano en el equipo...¡desentendente del futbol y retomá el Yoga!









No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....