4 mar. 2012

Situación en 5 fechas

Transcurridas 4 fechas de la segunda ronda más una pendiente del año pasado, River no puede sacar diferencias de sus rivales y, por el contrario, desde la última fecha quedó segundo de Instituto.

Veamos ahora qué nos diferencia o iguala de Instituto, primero en el torneo, y de Quilmes, tercero ahí. 

Instituto tiene dos puntos más que River. Jugó y ganó la misma cantidad de partidos que River: 12, es decir, un 52,2% del total jugado. Pero Instituto perdió 2 partidos menos que River y empató 2 más que River. Son esos 2 puntos que nos saca hoy por hoy. Entre goles a favor y goles en contra, el saldo neto son 25 goles a favor para ambos equipos, mostrando Instituto menor jerarquía de nombres pero similar potencia goleadora a favor: con menos goles a favor que River (36 versus 42) recibe menos goles que River (11 versus 17). Instituto perdió 1 solo partido, mientras que River perdió 3. 

Por su parte, Quilmes jugó y ganó la misma cantidad de partidos que River, sólo que perdió 1 más que River y empató 1 menos que River. Tiene 22 goles como saldo neto de 36 goles hechos (los mismos que Instituto) y haber recibido 14, 3 más que Instituto y 3 menos que River.

Y a 3 puntos de distancia de River está Rosario Central, con 1 partido menos ganado que River, Instituto y Quilmes y 2 partidos perdidos más que River y 4 más que Instituto. La producción de Rosario es más modesta: 26 goles a favor y 20 en contra, con un saldo de 6 goles a favor.

En conclusión. El River de los nombres internacionales, no ha logrado establecer diferencia con los clásicos equipos de la B, aquellos con experiencia en la Primera A, es decir, de los torneos nacionales. 

Tampoco ha podido ganar a los equipos fuertes de la categoría y se ha distraído con equipos muy menores perdiendo o empatando por distracciones propias. Recordemos el gol que se come Chichizola contra Boca Unidos, arquero premiado con el arco riverplatense a pesar de habernos hecho perder 3 puntos en la Primera A que colaboraron en nuestro descenso. O cuando se pretendió rescatar de la penitencia a Román y terminó entregando la pelota del gol contrario.

River hará sintonía fina sólo cuando Almeyda y Passarella se vean en apuros, por ejemplo, caer terceros o quedar segundos o primeros acompañados. Mientras tanto, han derrochado créditos que tenían y que, como vimos arriba, nos están jugando en contra.

Solamente una contundente respuesta de ganar todos y cada uno de los partidos a como sea nos sacará de esta incertidumbre. 


Y no decimos que hagan locuras sino todo lo contrario: establecer una línea de juego; leer los partidos y actuar rápidamente con movimientos en la cancha antes que en los vestuarios; no ensayando más con jugadores que terminan distrayéndose y te cuestan el disgusto; dejar de ensayar con posicionamientos a contramano del jugador; insistir en los entrenamientos en pasar la bola a uno propio y juego asociado permanentemente; ensayar y ensayar con bola parada, donde somos lo más inocuo del torneo. Ensayar y ensayar tiros de media distancia para, lo menos, aprovechar el rebote del arquero o el palo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....