8 abr. 2012

Atlanta 1 - River 0 y, nada, todos los fantasmas que genera perder contra el último y siendo perdonado

Atlanta nos hizo precio, ya que tenía todo para golearnos sino 7 a 1 pero 3 o 4 a 0. Si en un equipo de 11, tus 4 principales jugadores –Ponzio, Chori, Cave y 13guet- tienen una amnesia temporal, el resultado nos resultó malo pero no humillante.


Si cuando te jugaste y lo ponés al Keko y sacás a Vella, y el tipo cumple pero al rato lo pasás al otro lateral y decae. Y a mitad del primer tiempo era evidente que el Chori jugaba, directamente, para Atlanta y espera hasta el segundo tiempo para sacarlo. Y a Cavenaghi, morfón, resbaladizo, lo mantiene en la cancha.


Redondeamos, si 4 de tus principales jugadores ni juegan para sí ni siquiera para sostener un partido y el técnico aparece tarde y mal, el resultado, amigo riverplatense, es barato.


Perdimos 3 puntos. Seguimos segundos pero acompañados por Quilmes, equipo con menor calidad futbolística pero con hambre de subir.
Nos equivocamos en nuestro título anterior, contra Ferro. Dijimos, “rompimos el maleficio”, cosa que no ocurrió y, lo que es peor, empeoramos. Ya no repetimos la secuencia sino que adelantamos la de la malaria mirá:

fecha N* 1 2 notas
1 / 20 G G
2 / 21 G G
3 / 22 G G
4 / 23 E E
5 / 24 E E
6 / 25 E G neutralizó resultado
7 / 26 G E
8 / 27 E G empeoró resultado
9 /28 G P
10 / 29 G
11 / 30 E
12 / 31 P
13 / 32 G
14 / 33 P
15 / 34 G
16 / 35 E
17 / 36 P
18 / 37 G
19 / 38 E

Pero por otra parte, si los cambios no cambian nada, siquiera el modelo de juego; continúan entregando la bola al contrario; no se acercan como para proteger la bola y, por el contrario, pegan pelotazos inevitablemente para el contrario, la verdad es que estamos ante una desidia harto preocupante de cara a nuestro ascenso.


Te anticipamos lo que dirán. Faltan 10 fechas. Debemos ganar. River está obligado a ganar. Bla, bla, bla, bla, bla.


De resultados, nadie te los puede asegurar. Ni siquiera decimos garantizar, ojo, asegurar que haremos bien las cosas y que hasta podremos perder pero haciendo bien las cosas. Caemos haciéndolas mal, muy mal. Y se trata del equipo más “caro” de la Be. El de mayor lustre. Con internacionales y un mundial. Todo y estamos ahí, luchando como uno más y sin muchas ganas, dando pena, desorientados, sin brújula alguna. 


Nos toca el miércoles que viene contra Quilmes por la Copa Argentina. Todas las dudas del planeta tenemos para este partido.  Vamos como si empezáramos.


Y todas las dudas de que el Chori deba jugar desde el inicio. Lo mismo que Cavenaghi. A Ponzio lo anulan: tres o cuatro partidos anulado. Buscar variantes es la hora para Almeyda. ¿Las tendrá?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....