20 may. 2012

ANTICIPANDO CONTRA ROSARIO

Cuatro fechas nos esperan para la ansiada meta de ascender. Segundos como estamos y acompañados, no es la mejor opción. Y no lo es porque nuestro equipo genera más dudas que certezas. Teniendo ilustres jugadores de fútbol, combina la solvencia goleadora pero no necesariamente relacionada con la necesidad de ganar cada partido. El medio campo es de alta incertidumbre en cada partido. La defensa es ingenua y por momentos, infantil. El arquero, de pronto, se muestra vulnerable. Y el técnico genera más dudas que aciertos a la hora de los cambios. Veamos un poco lo que nos espera:
Fecha 35: Rosario Central, en Rosario (1-1)
Fecha 36: Boca Unidos, en el Monumental (0-1)
Fecha 37: Patronato, en Santa Fe (1-0)
Fecha 38: Almirante Brown, en el Monumental (1-1)
Recordemos que Rosario está primero con 68 puntos y River segundo con 66. Un triunfo de River contra Rosario, nos coloca primeros. Pero…
Con los 4 contricantes que nos esperan, River ganó 1 solo partido, contra Patronato, uno de esos partidos que si no lo ganaba era para echarlos a todos en el mismo momento. Sin embargo, ganó 1 a 0 nada más. Empató 2 (Rosario y Alt Brown en el Monumental) y perdió contra Boca Unidos en tiempo de descuento con una bola de tiro libre y desde lejos, que motivó el desplazamiento de Chichizola.
De los 16 partidos jugados en este semestre (desde la fecha 19 correspondiente a la primera ronda), tenemos estos desempeños:
Rosario ganó el 68,8% de los partidos (River 56,2%). Rosario empató el 6,2% (River el 37,5% y Rosario perdió el 25% (River 6,2%).  Claramente Rosario ha sido más ganador y, al mismo tiempo, ha perdido 3 partidos más. Así Rosario obtuvo en el período 34 puntos y River 33, un cabeza a cabeza que se definirá en las próximas fechas.
Veamos más.
Desde la fecha 28, Rosario no pierde un solo partido. Es más, los ganó a todos, es decir, 7 partidos de los 11 ganados en el segundo semestre. River desde la fecha 28: P – G –G –E –G- G-E, es decir, tuvo todos los resultados posibles.
River es una incógnita y el partido contra Instituto demostró que puede lograrse que un equipo tenga disciplina, concentración y resultado. Contra Willy Brown, River fue descomunal adelante generando un sin fin de situaciones en el área chica, mientras que fue un colador en una defensa en línea a la que un simple pase en diagonal la dejaba fuera de juego. Contra Instituto funcionó un equipo y se lucieron las individualidades.
Lo de siempre será 10 minutos de toque y toque que se perderán en el camino y dependeremos de la iluminación y el empuje de Sánchez, Ocampos (ingresa con ímpetu pero las más de las veces inocuamente).
Probaríamos de inicio contra Rosario sin el Chori ni Cavenaghi. Invertiría los cambios. Son extremadamente individualistas, por un lado, y Cave está en período de seca que trata de sacársela intentanto todas él mismo. El Chori, por su parte, es una pérdida de tiempo a la hora de la pelota parada: patea todas sin consecuencias. Si fue una fortuna que contra Willy Brown no estuviera en el primer tiempo, ya que el tiro de gol de Cavenaghi lo hubiera hecho él.
En síntesis, si no desesperan –lo que es raro- sostenernos segundos es un buen negocio. Esto para que entren relajados, tranquilos y sepan que tienen 90 minutos.  Un empate nos dejará segundos solos igualmente.
¿Porqué luego del partido contra Instituto en la fecha 30, River no repitió el funcionamiento? Ese en el que los delanteros hacían de stopper a la salida del contrario. En el que el medio campo recuperaba y pasaba de una. Ese en el que la defensa multiplicaba jugadores venidos de arriba y del medio para contribuir abajo.  Sólo Dios lo sabe y, tal vez, algún psicólogo social podría indagar el tema. Claro que fue el único partido en 30 en que tuvieron tamaña concentración, disciplina y voluntad. En el resto, primó la improvisación, la iluminación y la suerte. Cuando esto no funcionó, perdimos puntos en cantidad. Ganar un torneo requiere de resultados extraordinarios y, en el caso de River, necesitará de dosis extraordinarias de suerte, ya que el principal enemigo de River es River mismo, sus complejos, sus ansiedades, presiones y fantasmas.
Basta por hoy amigo riverplatense. A rezar toda la semana. Al comienzo del partido, prender una vela a la Virgen. Cadena de oración riverplatense es lo que te propongo, para que los muchachos den todo de sí pero con sentido, disciplina, compañerismo y resultado.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....