24 jun. 2012



Luego de un año sabático, recuperamos la categoría. Pero no lo hicimos solos. Tuvimos ayudas que debemos agradecer. Sin agotar la lista, presentamos desde Recuperemos a River estos agradecimientos:

>AL BRONCE. Merecen estatuillas de bronce en nuestras vitrinas: Chori Domínguez y Torito Cavenaghi o Cavegol. Si bien en los últimos 7 partidos jugados los hubiéramos dejado en el banco, no desmerece ello la actitud de servicio, amor y pasión por River que los llevó a ofrecerse cuando descendimos. Ídolos de los tiempos modernos, con altibajos en el juego y en la relación con los hinchas, en este momento de sosiego debemos alentar las máximas muestras de reconocimiento y afecto hacia ellos.

>Especial agradecimiento merecen....

-Chacarita Jrs. cuyo triunfo sobre Central hizo el milagro del ascenso directo. En 48 horas pasamos del infierno al cielo de la mano del funebrero. Tenemos una antigua rivalidad con Chacarita pero, desde aquel salvataje debemos los hinchas mostrarnos agradecidos con ese equipo. ¡Gracias Chaca!.

-Terna arbitral, que con sus errores nos alivianaron el martirio que se dio todo el primer tiempo y amenazaba en el segundo.  Alejo Castany cobró erróneamente un offside a Vega quien estaba en inmejorable posición de gol. Por su parte, Fabio Quiroga no vio o simplemente no cobró que Rogelio estaba en offside, permitiendo abrir el partido.  Alejandro Toia, por su parte, no cobró el foul que Ponzio cometió a García y siga, siga, Ciri metió pase a 13guet, peino a Rogelio, quien peinó a 13guet quien rompió la red. 


-La hinchada: llenó las canchas en todo el país. Miles de hinchas de River salieron de pueblitos, pueblos y ciudades del interior alentando al equipo. También, se dieron situaciones ásperas en las que la hinchada no sabía como despertar a los jugadores en el campo de juego. La auténtica hinchada -nada de borrachos ni de tablones- se destacó de entre todos los clubes rompiendo records de boletería y de ratings televisivos.

>Destacables: seguramente vos podés agregar más. Por nuestra parte, seleccionamos estos jugadores destacables

-Rogelio Funes Mori: migró de goleador a animador del ataque. Últimamente entraba y era garantía de romper el cerco, mover el avispero.

-Ocampos, el pendex la rompe. ¿Le falta? Sí le falta pero demuestra talento, potencia, garra y descaro. Pero sus entradas avanzados los partidos eran, también, garantía de mover el avispero ante equipos que se nos cerraban con candado y tiraban la llave. Ocampos jugó los 38 partidos.

-Cirigliano. también debe madurar. Principalmente, debe aprender a desmarcarse, burlar el cepo que el contrario le pone, burlar y ganar. 

-Maestrico en su puesto genera juego y movimiento.


-Ponzio, las más de las veces se le pidió jugar en diferentes puestos y se notó en el rendimiento. Tiene tendencia a patear de lejos las más de las veces con imprecisión. Sin embargo, se rompe, pone coraje y tenemos muy presente el día que se cambió 5 pantalones por la rotura de hemorroides.


-13guet, por supuesto. Como el Chori y Cave vino y puso talento. Entrevimos problemas en la relación del tridente, pero  puso garra y goles que contribuyeron decisivamente al ascenso. Si se queda, fantástico.

River no debería tener problemas para armar el equipo de la Primera desde el medio campo hacia adelante. El problema es la mitad del medio campo, toda la defensa y los 3 arqueros.

>Sobre el Pelado Almeyda

Creemos que como Cirigliano, Ocampos o el propio Mellizo Funes Mori, le falta madurar. Recibió una papa recontracaliente y la sostuvo hasta el final. Claro que entre aquello y la final hubo de todo lo que implicó una presión anímica y moral que debió de haber sobrellevado un tipo más bien tranqui y sensible. Debe aprender más, madurar al punto de poder superar el amiguismo o favoritismo en situaciones críticas. No logró, salvo un partido contra Instituto, armar un equipo. Puso jugadores en la cancha que solamente por minutos y en la totalidad del partido contra Instituto podemos decir, parodiando a Roberto Galán, "acá se ha formado un equipo". Cuando nos daba su perspectiva de los partidos nos recontracalentó ya que difería de lo que habíamos visto en la cancha.

Sin embargo, hizo experiencia, logró el triunfo y deberá continuar en el River de la A. Si el torneo largo de la B le pareció angustioso, deberá prepararse para lo que son los torneos cortos donde, los errores cometidos durante este año significan, lisa y llanamente, caer en la tabla.

River tuvo mucha suerte: jugadores notables que se ofrecieron a venir con simples promesas; un técnico novato que, finalmente, logró el objetivo; un final de torneo en el que todos jugaron para nosotros aún si a nosotros nos fue mal. Debemos reconocerlo para no maquillar las fortalezas y debilidades de Almeyda y el cuerpo técnico.

Felices de volver, los nuevos objetivos deben ser: participar de la Libertadores y de la Sudamericana.

¡Vamos River carajo!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....