20 sep. 2012


Reproducimos el discurso de Passarella con los comentarios que hace playfutbol.com, aunque creo que exageramos al atribuirle a Passarella habilidades que no tiene, como la de pensar un doble discurso. El Kaiser es bastante transparente en sus expresiones, en cómo le cuesta verbalizarlas, en las expresiones de su rostro cuando salen palabras que busca en su cabeza por interminables segundos y que larga cuando las encuentra. Hizo lo que se esperaba del Presidente de un Club en aprietos: salió a defender al técnico. El lunes será otro día y apuesta –como lo hacemos los hinchas- a que se gana y punto. Con un triunfo el domingo, se ganan dos nuevas fechas de plazo para el técnico. Si se pierde el domingo, no habrá palabras de apoyo que valgan, pero ciertamente, Daniel no lo echará, dejará que se cocine en su propia salsa con los consiguientes riesgos de caer nuestro equipo en la zona de descenso.
Vamos al trabajo de playfutbol.

Los seis minutos de Passarella: lo que dijo, lo que quiso decir, lo que hace

Daniel Passarella Se sentó en la sala de conferencias acompañado a su derecha por el vicepresidente Diego Turnes, abrió un agua, se sirvió y, previo anuncio por parte del jefe de prensa del club de que no se permitirían preguntas, pidió disculpas por lo escueto de su contacto con la prensa.

Lo que dijo:
"Disculpen la molestia y disculpen que no son tantas las veces que hablo parta ustedes, para la prensa pero creo que este era un momento muy oportuno".

Lo que hizo:
Durante la campaña previa a las elecciones en River, el presidente se mostraba más que afecto a hablar con los medios a los que incluso llamaba para difundir su proyecto presidencial.

Lo que dijo:
"No nos olvidemos que Almeyda tomo la conducción del equipo en un momento muy difícil, muy pero muy difícil".

Lo que pasó:
Almeyda se hizo cargo de la dirección técnica del equipo en junio de 2011 con el descenso de River ya consumado, 18 meses después de que Passarella asumiera la conducción del club, tiempo en el que se negó a la llegada de refuerzos, en el que echó dos técnicos (Leonardo Astrada y Ángel Cappa), pero en el que mantuvo hasta el final al entrenador que finalmente provocó la pérdida de la categoría (Juan José López). Escenario más que justificado para explicar lo "difícil" del momento en el que asumió Matías Almeyda.

Lo que dijo:
Primero: "Siento que como todos los dirigentes que me acompañan, que Almeyda merece más oportunidades porque se las ganó". Después: "Por eso digo creo que se lo ganó y se merece una oportunidad".

Lo que sugirió:
De "más oportunidades" a sólo "una", cambia el horizonte de Matías Almeyda más aún cuando, pocos minutos después, reconoció: "Como ustedes saben, el fútbol es muy dinámico, muy cambiante". ¿Dirigirá Almeyda ante Racing sabiendo que si pierde se agota la única que le queda o saldrá al Monumental convencido de que aún le sobran vidas? No quedó claro.

Lo que dijo:
"Ustedes me conocen, la mayoría de los que están acá me conocen y saben que las mentiras realmente me sublevan".

Lo que hizo:
Apenas asumió como presidente: "No tengo compromisos con nadie, ni económicos, ni de contratos, ni con empresarios ni nada de eso". Durante su ciclo se realizaron transferencias por medio de firmas como Traffic o Full Play, correspondientes a empresarios con los que se lo vincula.

Lo que dijo:
"Nunca me senté a hablar con el técnico que estaba por llegar a River sin antes terminarlas con el que estaba en ese momento. Como no me gustaba a mí que me hicieran algo así, yo tampoco se lo haría a un personaje ilustre de River como es Matías Almeyda".

Lo que hizo:
En diciembre de 2009, tras respaldar a Leonardo Astrada como técnico ("tiene un año más de contrato y es adecuado. Se va a quedar por más que pierda cinco partidos"), terminó por despedirle cuatro meses después y en apenas horas confirmó la llegada de Ángel Cappa a quien, posteriormente, reemplazó también en tiempo récord con Juan José López.

Lo que dijo:
"Cuando veo todas esas mentiras que dije, que dicen, me sublevan, me pongo mal".

Lo que sugirió:
Tal vez traicionado por el subconsciente, el presidente de River falló cuando dejó de leer el papel en el que tenía escrito lo que iba a decir y dejó entrever su desapego a la verdad ("Cuando veo todas esas mentiras que dije").

Lo que dijo:
"Las mentiras me sublevan"

Lo que hizo:
En abril de 2012: "Cavenaghi puede renovar por el tiempo que quiera. Es un símbolo del club y va a continuar con nosotros". Apenas consumado el ascenso, tanto el delantero como Alejandro Domínguez, otra figura del club, no fueron tenidos en cuenta para el plantel que se conformaría para la vuelta a la Primera División.

Lo que hizo (2): Luego de echar a Leonardo Astrada arregló de palabra con Ramón Díaz el desembarco del riojano en Núñez. Cuando sólo restaba firmar, volvió sobre sus pasos y contrató a Ángel Cappa. "Passarella me dijo que si ganaba las elecciones, iba a ser el primero en dirigir", contó tiempo después "El Pelado", el hombre que hoy los hinchas piden a gritos.
Pasarella se tomó seis minutos para leer un papel. Dijo, quiso decir, tuvo sus fallidos, le tembló la voz, bajó la vista. Difícil de creer.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....