27 sep. 2012

ESTA ENTRADA Y LA ANTERIOR TE MUESTRAN UN RIVER AL HORNO. INCLUSIVE, 13 TAN AUSENTE EN LOS PARTIDOS, SE ESTÁ DIVORCIANDO....


¿Y dónde está el equipo?
"El técnico está buscando el mejor equipo". Estas palabras, dichas el martes por Jonathan Bottinelli, explican el presente de River y también su pasado reciente. Pero son también una obviedad cuando se contraponen a los números: en los 46 partidos que dirigió a River entre la B Nacional (38) y Primera División (8), Matías Almeyda, el técnico, sólo siete veces pudo repetir una formación del partido anterior.
Más allá de las circunstancias, es evidente que el entrenador que asumió apenas consumado el descenso de River, en junio del año pasado, tiene dificultades para darle al equipo una identidad más allá de los nombres.
Almeyda cambió tanto de nombres como de sistemas tácticos. En cuanto a nombres, ya utilizó 26 jugadores en las ocho fechas del torneo Inicial; sólo Chichizola, Acevedo, Vila no actuaron.
Y respecto de los sistemas tácticos, el 4-4-2 fue el que más veces utilizó: 28. Tras jugar con Newell's y Vélez con tres delanteros (4-3-3), Almeyda retomó el sistema táctico 4-4-2 para recibir a Racing; con ese dibujo jugó 28 de los 51 partidos que dirigió, incluidos los cinco de la Copa Argentina.
Ayer, Almeyda ordenó trabajos línea por línea y no entregó pistas sobre el equipo que pondrá el domingo para visitar a Arsenal durante el primer turno de entrenamientos que el plantel realizó en Ezeiza.
En la defensa, Almeyda paró como lateral derecho, primero a Carlos Sánchez, y luego a Luciano Abecasis. Los otros tres integrantes de la última línea fueron Germán Pezzella, Jonathan Botinelli y Diego Martínez. Supervisados por José Chamot, uno de los ayudantes de Almeyda, los defensores trabajaron en movimientos de marca y de salida.
Por su parte, Almeyda condujo el trabajo de los mediocampistas externos: por la derecha estuvieron Facundo Affranchino y el juvenil Augusto Solari, promovido desde la Reserva, y por la izquierda se movieron Manuel Lanzini y Ariel Rojas. Los volantes centrales fueron Leo Ponzio y Martín Aguirre.
Los mediocampistas tenían que abastecer a los delanteros Carlos Luna, Rogelio Funes Mori y Rodrigo Mora, quien estuvo un rato y después se retiró por una sobrecarga muscular.
Por la tarde, Almeyda volvió a probar variantes. Sosteniendo el sistema de 4-4-2, el técnico siguió ensayando las alternativas de Carlos Sánchez y Luciano Abecasis para el lateral derecho y Carlos Luna y Rodrigo Mora para acompañar a Rogelio Funes Mori, en ataque. ¿Que pasará hoy? Quién podría saberlo...
River, el club del desconcierto
El equipo está sin Trezeguet; Passarella agredió a un socio y suspendió la reunión de CD; la barra brava está en alerta. Por Alberto Cantore
Si no los tiene, los genera, se los busca. El acostumbramiento a convivir con las dificultades confunde, desorienta, y en River son especialistas en el arte del desconcierto. Como en una alcancía, los problemas se acumulan en Núñez. De toda clase, de todo tipo. Los institucionales, los deportivos, los relacionados con el público; con los hinchas genuinos y también con aquellos que integran la barra brava. Con este oscuro panorama es imposible disfrutar, tener lucidez para tomar decisiones, no actuar de arrebato, dirigir, pensar...
La ausencia, con aviso, de Trezeguet entorpece, como si le hiciera falta, la tarea al técnico Almeyda, cuyo ciclo desanda por el momento más caótico; el entrenador, además, tiene que rediseñar una estructura inestable, algo que se hizo habitual, aunque con escasos réditos. El presidente Daniel Passarella es acusado por un socio por amenazas, a la vez que suspende, algo ya recurrente, una reunión de comisión directiva. Los hinchas esperan para realizar el engorroso canje de entradas para ver al equipo con Arsenal, mientras que la irrupción de una facción de la barra, la denominada La Banda del Oeste, anteayer, en la puerta de la AFA para presentar un comunicado en el que deja latente su presencia en Sarandí, son episodios que alimentan el desorden.
SALEN, ENTRAN, ESPERAN
El viaje relámpago que emprendió Trezeguet a Francia para resolver cuestiones personales (nota nuestra: por su divorcio lo que nos hace presumir porqué el hombre ha estado como ausente en la cancha) y la necesidad de encontrar soluciones ante la falta de identidad del equipo, los flojos rendimientos individuales y la lesión de Jonatan Maidana -un indiscutido para el DT- empujan a Almeyda a retocar la formación rumbo a otro encuentro decisivo para su futuro.
Las probabilidades de que Trezeguet sea titular frente a Arsenal son bajas. Las horas de vuelo -vuelve hoy- y los entrenamientos perdidos atentan contra la presencia del capitán, que dejó la formación en la visita a Tigre, por la 3a. fecha del torneo. Aquella vez, tras arrastrar una tendinitis en el tobillo derecho, optó por parar. Para sostener al tridente ofensivo, Almeyda ensaya con el uruguayo Rodrigo Mora, Rogelio Funes Mori y Carlos Luna, el goleador del torneo pasado, que apenas jugó 22 minutos frente a Tigre.
No es la única decisión que tiene que adoptar Almeyda, que recuperó a Ramiro Funes Mori, aunque el defensor, una pieza de confianza para el técnico, no integró ninguna de las fórmulas que probó ayer el Pelado, en Ezeiza. El lateral derecho se lo disputan entre Luciano Abecasis y el volante uruguayo Carlos Sánchez; Germán Pezzella, Jonathan Botinelli y el juvenil Diego Martínez completaron la línea. Entre los volantes, Ponzio y Martín Aguirre se consolidaron como doble cinco, mientras que las bandas fueron alternadas por Affranchino y el juvenil Augusto Solari -en el sector derecho- y Rojas y Lanzini, por la franja opuesta.
EL KÁISER, DE FURIA Y SUSPENSIONES
La conducción personalista que encabeza desde que asumió el presidente Passarella, y la irascibilidad que enseñó el Káiser en las últimas horas, en las que atacó a los medios y a los dirigentes opositores de armar una campaña sucia en su contra, escribió otro capítulo anteanoche, con las agresiones verbales hacia el socio y ex integrante del departamento médico del club Carlos Trillo, ahora integrante del Frente Ángel Labruna, movimiento que realizó la bandera más larga del mundo -8000 metros- y que presentarían el 8 de octubre. Para ello, Trillo se reunió con el secretario Daniel Bravo, aunque Passarella irrumpió a los gritos en la oficina. "Abrió la puerta del despacho, se agarró la cabeza y empezó a insultarme. Nos tuvo que separar el secretario del club. Passarella es una persona que no está en sus cabales, parecía un esquizofrénico", relató el socio.
El malhumor del Káiser siguió y ayer suspendió, por decimortercera oportunidad sobre 19 posibles, una reunión de comisión directiva. Y va por más. Con el mandato que le confirió la Asamblea de Representantes de Socios, la actual conducción reactivará una causa civil sobre la gestión anterior, por el presunto faltante de 3 millones de dólares por el pase de Fernando Belluschi a Grecia.
LA INTERNA DE LA BARRA BRAVA
La aparición de la Banda del Oeste, facción disidente de la actual conducción de la barra brava, los Borrachos del Tablón, pidiendo la caducidad del derecho de admisión que pesa sobre varios de ellos frente a la AFA, y el anuncio de una posible presencia en la cancha de Arsenal debería alertar a los organismos de seguridad. No sería la primera vez en el torneo que los integrantes de esta facción intentan entrar a un estadio. Cuando River jugó con Newell's, en el Monumental, la movida fracasó, ya que varios fueron rebotados -se les aplicó el derecho de admisión-, aunque es una señal de que marca la apetencia por regresar a las tribunas y disputar el poder y los negocios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....