10 nov. 2012

MORA (RIVER) 2 - UNIÓN 0


FINAL
El segundo tiempo prometió un River más tonificado pero se fue enredando en sus persistentes errores. Realmente el equipo es de una mediocridad absoluta, insalvable con un técnico que se recluye en el banco antes que animar a su equipo.

A los 17:00 saca Barovero con el pie, se lesiona, entrega la bola a un contrario que, afortunadamente erra al arco. Hubiera sido el “entregador” del partido. Hubo que cambiar al arquero en un segundo partido rarísimo en el que los cambios hay que reservarlos para cambiar lesionados. Hoy, el arquero.

La hinchada anima con generosidad a una mediocridad que se confirma con la amarilla a Ledesma a los 20 minutos por una torpeza en el campo contrario.

Bottinelli ha hecho de las suyas también. Rifó una bola desde el área grande que generó dudas sobre si terminará el partido sin un error garrafal.

Dos cambios en Unión a los 22 minutos y estamos tan atrasados que un cambio de frente de izquierda a derecha a Mora lo encuentra solo en el campo contrario.
La cancha se va volcando hacia nuestro lado. De a poquito. Almeyda protesta pero siempre sentado, ¿tendrá hernia?
Sánchez roba la bola, la pasa rápidamente a Mora quien a la carrera  contra un solo defensor, termina en el segundo gol de River y nos vamos tranquilizando.

River desequilibra al estilo de los equipos chicos: de contra y cuanto más te están presionados. Pero, ¿acaso no somos hace un rato un equipo chico? Bueno festejemos igual.

Mora empezó a estar intratable y dos tiros libres a sus pies, se fueron por el fondo pero tuvieron dirección al arco, cosa que no es común en nuestro equipo.

Jara lo tuvo a los 30 pero erró, gracias a Dios y al santo patrono del fútbol
Unión busca alguna oportunidad para descontar y un tiro pasa por arriba de Vega, quien, sin saber que se cobraba fuera de juego, mira la elipse con interés de un astrónomo.

A los 32 sale Luna e ingresa Augusto Solari, nieto del Indio.

Tiro libre para Unión que pasa por alto nuestra área y es la segunda que Vega sale, vuelve y la mira. Qué garrón.

Buenos: Martínez, Solari, Mora, Sánchez, Ciri, Mercado. Son más que los buenos del primer tiempo. No deja de ser un mejoramiento, ¿o no?

A los 38 expulsado Ledesma: genio y figura hasta la sepultura. ¿Porqué nuestro técnico prefirió a este jugador que quedó pegado en la nómina de River y no lo puso a Lanzini?

Quedamos con uno menos y con medio arquero, Vega en lugar de Barovero.

Ganamos 3 puntos luego de 4 partidos sin hacerlo pero nuestra impresión es que es un partido más para la salida de Almeyda: el equipo en 52 partidos de torneos oficiales –sin contar veranos ni Argentina-, no le arranca, no le arranca y no le arranca. Y no arrancará, tanto por un técnico aprendiz como por incorporaciones mediocres ya características desde los finales de José María y toda la gestión de Daniel Alberto (vos sabés de quienes hablamos….)

A los casi 44 se retira Rogelio e ingresa Rojas. El árbitro adicionó ¡5 minutos! El tiempo de recuperación transcurre sin sobresaltos para nadie.

Mediocridad
La mediocridad de los refuerzos en River tiene ya muchos años. Demasiados. Y en este equipo se nota, técnico incluido. Que un técnico se haya planteado para este torneo sacar 30 puntos y no estar lográndolo, es una mediocridad absoluta. Y aunque lo logremos, sigue siendo una meta conformista, reducida, pequeña. Tal vez, muy realista, a la altura de la mediocridad del plantel y el técnico. Tal vez, 30 puntos de mediocre meta haya sido una meta descomunal para tanta mediocridad.

Y en cada partido se ve. Solamente cuando corría sangre de Almeyda, River tuvo dos partidos destacables. Lleva 52 y debemos rescatar el partido contra Instituto en la segunda ronda de la Be del 2011. Así, solamente destacamos 3 partidos en 52….

Basta, sigamos rezando para lograr los 30 puntos. Pero en el Apertura, Daniel Alberto, debés buscar un técnico que sepa y tenés que reforzar con calidad, no con Bottinelli, especialmente en el medio campo y la defensa.

Hasta la próxima.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....