27 ago. 2013

TRIUNFO SUDAMERICANA - DERROTA TORNEO LOCAL

Luego de una semana de internación sanatorial, recuperado en casa y con posibilidades de escribir sobre el triunfo contra San Lorenzo por la Sudamericana y la derrota contra Colón de Santa Fé.

Primero, la alegría del primer partido por la Sudamericana: a como fuere, ganamos. A como fuere, hay que avanzar. Es nuestra primera participación internacional en años y hay que defenderla a como fuere.

Luego, la alegría de ver un primer tiempo con el dream team en acción, mostrando velocidad aunque también apuro, algún funcionamiento, búsqueda y desborde. Aunque con el correr del tiempo fue mostrando que más que ello no ocurriría. Más allá del desplazamiento, jugar con enganche en nuestra opinión es si tenés uno. Si hay que fabricarlo, más vale cambiar el sistema. Evitemos quemar a Lanzini por favor.

¿Qué terminó ocurriendo en nuestra opinión? Que el planteo del técnico contrario tuvo éxito y el nuestro no. Colón venía al Monumental al menos para un empate y el técnico prepara su juego y sus hombres para ello. Se llevó el triunfo. Planteó, entonces,  un juego que le resultó exitoso y hasta lo consolidó con el segundo gol. Y eso que el tiki-tiki lo tuvimos nosotros. Sin embargo, con todo lo que nos costó llegar y lo nada que le resultó a Colón  para hacer dos golcitos como quiso, uno más que, finalmente, el nuestro. El duelo de técnicos lo ganó Forestello mientras que Ramón aparece como víctima de su propio planteo. 

Se trató del inicio del torneo para el equipo que pretendía Ramón y esto hay que considerarlo: empezamos tarde el torneo, sin pretemporada y lo estamos pagando con los puntos. Esperemos que los demás contendientes no levanten cabeza y, por el contrario, trastabillen en el camino mientras por nuestra parte mejoremos sustancialmente de partido en partido. Pero más allá del mejoramiento, es que en los intentos no perdamos más puntos. Al menos, el mérito en tiempos de Almeyda en la Be es que finalmente aún con la uña encarnada, alguno hacía el gol que nos permitía continuar. 

Ciertamente no será fácil: que Ponzio y Vangioni jueguen desde la última línea no parece lo más natural. Que sepamos que Balanta se va y vuelva Ramiro no es lo mismo. Que Ledesma no esté para los 90 minutos es un dato no menor. Que Lanzini es pichoncito, es otro dato relevante para la función que debe cumplir. Mora y Teo pueden mejorar sobre todo el timing en el área, pero les debe llegar la bola cosa que no se vió mucho cómo se logrará.

Y en esto River todavia no tiene resuelto el tema. Repitimos, seguimos en formación, solamente que  cada vez hay que apurarse más y el apuro no es buen consejero, como ya lo recontrasabemos.

Seguiremos aconsejando el timing, la velocidad: no están para salir en velocidad, erran los pases, terminan entregando la bola y volviendo el juego a las apuradas hacia nuestro campo. Jugar arriba sí, de una sí, al trote, mirando y mirando el espacio. Acercándose y tomándose los 90 minutos. El juego frenesí ya lo ensañamos en el pasado y fue un contribuyente de nuestro descenso a la Be. 

Abrazo millonario y que mejoremos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....