8 dic. 2013

QUILMES 1 - RIVER 1

Agónico empate por un rarísimo chutazo en alguno de nuestros jugadores: Carbonero sacó un derechazo imbatible y nos dio el empate sobre el final recontraextendido del partido.

De River ni hablar: el más pedorro equipo que se haya logrado conformar en la historia riverplatense. De la mano de un cuerpo técnico que cometió todo tipo de errores, desde la elección de nuevos jugadores, hasta los planteos tácticos, los cambios en cada partido y hasta en lo que han entrenado.

Esperamos poder dar la noticia de que Ramón, finalmente, se va y que no intentará recuperar prestigio a costa de River.

En pocos días habrá elecciones en River y va a ser un forúnculo en la nalga tener a este cuerpo técnico impuesto por un más que inútil presidente como ha sido Daniel Alberto Passarella.

Está clarísimo que salvo dos o tres jugadores, ninguno de los otros tiene derecho a vestir, a usar nuestra camiseta. No solamente por las carencias futbolísticas de los jugadores sino por la falta de alma, de garra alguna. 

River continúa su decadencia. Iniciada por José María Aguilar, convalidado por los socios del Club, se produjo el mayor vaciamiento de su plantel hasta las más bajas divisiones. Daniel Passarella continuó el proceso y lo completó llevándonos a la Be. Todo nos ayudó a salir en un torneo nomás, pero parecemos empecinados en volver al pozo. ¿Estaremos extrañando aquella categoría? Parece.

Escucho a un comentarista: Ramón dejá la soberbia y ponete a laburar. No, de ninguna manera. Significaría que Ramón continúe y ello es una locura, un suicidio. No debe trabajar más, al menos en River.

Lamentamos este final. Anunciado por cierto, pero uno siempre espera el milagro. No se dió. No hay que ensayar más. Es tiempo de cambios y por donde se pueda empezar, el propio cuerpo técnico.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....