2 feb. 2014

RIVER 2 - BOSTA 1

Un nuevo River arrancó en el primer tiempo, con gol de pelota parada y jugada preparada y un corner también preparado que generó riesgo. 

Este River jugó, funcionó y aprovechó el terreno que le facilitaba una bosta a la defensiva. Durante este tiempo, había medio campo y delanteros. La defensa no ofrecía complicaciones.

Pero de pronto la bosta salió a presionar y la desorganización en la que entró River fue mayúscula. No logró pasar del medio campo, soportando ataques profundos de la bosta. Hasta que un tiro de afuera del área y un grosero error de Barovero, dio el empate. Un corner al que Barovero salió muy mal le dio la oportunidad a la bosta para diferenciarse, sin éxito.

El final del primero fue con el nuevo River nuevamente con la iniciativa. Y es así: parece haber un nuevo River que logra funcionalidad y peligro y lo hace con actitud. En este nuevo River, sin embargo, hay un Barovero distinto: entre el primer partido de verano contra la bosta y este partido, ha cometido varios errores que muestran a un Barovero impreciso y preocupante.

Y ese nuevo River se ha alternado con el River de siempre: apurado, peloteando, rechazando mal y teniendo al enemigo en su propia área con grandes riesgos.

Lo cierto, es que en los dos partidos últimos contra la bosta, River ha mostrado cosas nuevas, como jugadas preparadas, incisivas y funcionamiento. En este segundo partido, decayó varias veces en el partido, pero retomando la iniciativa y las ganas, lo que es otro cambio.

En este nuevo River, hacemos goles. Y esto es una novedad, muy agradable por cierto.

Mercado ha sido nuestro jugador estrella, pero Carbonero, Kranevitter y Vangioni por momentos, hicieron lo suyo. Vangioni ha sostenido un muy buen nivel en todo este verano una vez que Ramón dejó de pavear y lo puso en su puesto.

Cavenaghi tuvo un desborde con exquiciteces que terminó en corner. Lanzini logra arrancar por momentos generando expectativas, pero terminó mal casi todas sus jugadas. Ponzio fue menos gravitante. Balanta se cruzó en varias y oportunamente como en el minuto 80 que se cruza a una excelente pelota colocada por Gago y que su compañero vio esfumarse en una excelente posición de gol, gracias a Balanta.

Sobre el final del segundo ha sido preocupante el decaimiento de nuestros jugadores: durante minutos han mirado pasar la pelota de bosta a bosta sin actitud de cortar las jugadas. Recién cercanamente a nuestra área se reaccionaba, siempre con dificultad y pelotas a medio despejar. Lejos de asegurar el partido a nuestro favor, River se deja estar y juega al riesgo absoluto. Es inentendible el espacio que damos a un contrario necesitado de, al menos, empatar. 

Saldos positivos sumamos de este torneo aún con la derrota contra San Lorenzo. De tres partidos contra la bosta, ganamos 2 y empatamos 1. Pero, mayor aún, hemos visto cosas nuevas, intentos, un incipiente equipo con, además, actitud. 

¡Vamos River!












No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....