18 may. 2014

RIVER 5 – QUILMES 0
Final
A los 4 del segundo tiempo, River juega asociado y llega al área de Quilmes con travesaño de Vangioni y todo.

El partido transcurría en una monótona superioridad de River y a los 18 minutos el Lobo Ledesma corona un muy buen partido: pateó desde 30 metros de frente al arco y la clavó en el ángulo, lejos del arquero Benítez: 3 a 0.

A los 24:40 gol en offside de Cave. Anulado.

Cave se desquita a los 25 recibiendo la bola en el área levemente a la derecha y la cruza cuando Benítez sale a taparlo. Con clase. Es el segundo gol de Cave en el mismo partido. El pase, oportuno y preciso, de Teo Gutiérrez. Vamos 4 a 0.

A los 27 sale Ledesma, ovacionado e ingresa Kranevitter. El partido se desarrolla en ole, ole, ole mientras Ramón y Emiliano lloran en el banco. Desahogo de todos, luego de que River parecía que volvía a la oscuridad más oscura.

A los 29 Quilmes se adelanta llegando a nuestra puerta, pero la defensa está atenta, solo que hay falta en nuestro campo en el lado izquierdo.

A los 30 sale Cave quien se toma tiempo para ponerle la cinta a Barovero. Ovación sostenida para el goleador del partido: él lo abrió tempranito determinando todo el desarrollo del aprtido.

A los 33 se va Rojas e ingresa Menseguez, quien logra un corner a los 35.

El ambiente de fiesta ya supera al partido: el banco es un tumulto pleno de alegría y la hinchada canta y canta mientras el partido transcurre con un River que insiste en ir para adelante.

A los 43, cruza una bola quilmeña nuestra área que va al corner. El partido pasó a nuestro campo y de contra le llega a Teo, Lanzini, Teo y solo con el arquero, el 5to. Gol de Teo el que faltaba y como para condenar la insolencia de Quilmes de haber generado una situación en nuestro arco.

El partido termina a los 45 en punto. Sin descuento y es lógico: nada le quedaba a un Quilmes que no hizo nada.

Seis años después, logramos un nuevo título en el torneo local y nos metemos en los internacionales.

¡Al fin amigo riverplatense! Una nueva directiva; Passarella denunciado por gestión dolosa y este torneo luego de tanto tiempo en que las nubes prevalecían sobre el sol. Ramón, cuando quedó en la cuerda floja, cambió y lo hizo para bien: comenzamos a ver a un equipo que empezaba a jugar a algo y, al menos no perdía. Le tomó tiempo a Ramón hacerlo, pero lo hizo con su hijo.

La fiesta en el campo de juego y lo que se vendrá en la calle.

Finalmente, el mismo grupo humano que nos tenía desorientado sobre sus propias capacidades, logró el 35 título para nuestra vitrina y es el número de la camiseta que se ponen todos. ¿Creés en milagros? Este River ganador del torneo es uno muy concreto. Y es un milagro que Ramón que estaba casi despedido, hoy logre continuidad en su puesto o, al menos, nadie podrá pedirle la renuncia.

Primer tiempo
El inicio del partido es con un River a alta velocidad que desborda, principalmente por izquierda generando en pocos minutos un par de buenas situaciones. Luego del minuto 4 atacamos por derecha, a velocidad y jugando todo el tiempo en el campo de Quilmes. Teniendo todo un partido por delante, no nos gusta esta velocidad: si no hay un par de goles pronto, se cansarán y el riesgo de un contrataque estando adelantados nosotros es un clásico de los equipos como Quilmes.
A los 6 Ledesma viene de frente y cerca del área grande despacha un tiro fuerte pero desviado.
A los 10 se dio  el primero del partido del pie de Cavenaghi. Saque lateral, centro que cabecea Carbonero, rebote del arquero y Cave la clava en el arco. Nuestro temor se disipa, al menos por el momento.
Quilmes trata de ubicar la bola, pero River pase que te pase, pelotazo largo, sale por el fondo.
A los 20, Quilmes está más adelantado con lo que se juega más en el medio campo y, por momentos, en nuestra defensa. El ritmo del partido es de ritmo normal.
 A los 24 qué golazo, De un corner de Lanzini, cabeza de Maidana hacia atrás y Mercado la clava de cabeza: 2 a 0 a los 24 minutos.  A los 33, amarilla de Ledesma por falta al dope.
A los 34 el partido es más nuestro que el de un Quilmes necesitado de hacer goles. Tibios avances sin riesgos, por ahora.
A los 39 está claro que las amenazas previas al partido por parte de dirigentes de Quilmes, han sido solamente bravuconadas: hasta este momento, Quilmes no muestra nada y River domina el partido y tiene hambre de un tercer gol. Nuestros temores de un Quilmes que pudiera trabar el partido y generar desgaste en nuestro equipo, chocan contra la realidad de un partido bastante tranqui para River pero con un River activo, asociado y con ganas.
Ledesma a los 40 comete otra falta en el medio campo.
River pasa y pasa y llega con Lanzini a derecha, izquierda, pase a Rojas que patea y rebota en el arquero. Lo siguiente es un tiro libre logrado en la puerta del área grande de Quilmes por nuestra derecha. Llevamos 43 minutos, Manu patea paralelo a la línea del área grande, deja pasar uno nuestro pero Carbonero estaba lejos y no hay consecuencias. Buena idea.
Si Quilmes tenía un planteo, no logró mostrarlo en todo el primer tiempo, mientras que River sí. Y nos alegramos: en este primer tiempo han sido consistentes y efectivos.
Sobre el final del primer tiempo River sigue presionando; recupera en su campo y se va el partido. Vamos al segundo tiempo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....