28 sep. 2014

LANUS 1 - RIVER 1

Si algo no debía ocurrir en un intenso primer tiempo jugado de igual a igual por Lanús, era entregar mal la bola River en ataque y es lo que ocurrió. River tuvo mucha imprecisión en un juego veloz, con presión en el medio campo y la defensa y la culminó cuando Vangioni le entrega sobre el sector izquierda en la defensa de Lanús, una bola al contrario. No por rebote sino por desaprensión: debía hacer algo para evitarlo y prescindió de ello. El contraataque fue veloz y contundente: Lanús 1 – River 0. River tuvo chances, como un travesaño de Mora o un tiro libre sobre el final. Sin embargo, no generó las chances de otros partidos. Y es lógico, ya que los técnicos contrarios tienen material suficiente para establecer estrategias de contención de los nuestros. Otro elemento, es que Ponzio no es Kranevitter y lo estamos sintiendo, donde Sánchez también luce diferente.

Fin del primer tiempo y Maidana hace un show de enojo, forcejeo y Teo contra Ayala. Una mala señal del estado de ánimo de nuestro equipo el que se va al vestuario perdidoso y sin claridad para empatar y sacar ventaja.

El comienzo del segundo es con un River contra su arco, pero un contraataque termina con un intento de Teo desde fuera del área, desviado.  En menos de 10 minutos  es expulsado Gallardo por gritar al árbitro.  No luce como un buen partido para nuestro equipo. ¿Será tiempo de cambios? ¿Reagrupar las líneas haciéndolas más  cortas? Jugar apurados es una mala opción ya que con el paso del tiempo gana el nerviosismo.

En el segundo tiempo Vangioni continuó impreciso entregando la bola en malos pases o perdiéndola. Y se nota en el desempeño del equipo y determina apuros que desgastan.

A medida que transcurre el segundo tiempo, nuestra preocupación es el empate que pudo darse luego de un centro de Piscu que da en el travesaño, nuevamente. 

Que Lanús tiene paternidad sobre nuestro equipo lo determinan las estadísticas. Hoy fue una vez más, lamentablemente. Y preocupa el anterior partido con un empate y el siguiente, perdiendo es como que muestra una tendencia negativa en el desempeño de nuestro equipo. ¿Fin del sueño del Muñeco? Consideramos que debemos preocuparnos  por todos los compromisos que tiene River.

En 20 minutos no hay señales de cambios en River aunque sí en Lanús.  Mientras no cambia en River y Ponzio dos veces intenta pases que dan en el contrario. Retomamos un antiguo defecto de estos jugadores y no vemos cómo se resolverá.

Si hasta  Mercado pierde una bola que era suya sobre el lateral y termina dando fuera.

A los 23 minutos dos cambios en River: Solari y Boyé ingresan por Sánchez (¿?) y por Vangioni. Éste último lo entendemos por los comentarios ya hechos. Pero ¿Sánchez?.

Y el milagro, a los 25 Teo ensaya desde lejos y la mete al empate: 1 a 1 y el partido recomienza y promete infarto.

A los 26 entra Pezzella y sale Mercado quien está sentido. Teo es amonestado y una más de Beligoy que parece persecución a nuestro equipo. ¿Acaso es el único tipo que no puede festejar con un gesto?
Estamos flojos ante cualquier contra de Lanús. Y Pezzella responde con oportunidad en nuestra área. Excelente jugada de nuestra base que termina con un Teo pateando en la puerta del área y corner. Correspondía un pase atrás a su izquierda. Tres toque y Mora logra otro corner en una buena triangulación. Corner corto, centro, Pezzella entra de cabeza, afuera ahí. Vamos River, empujen.

Otra de Teo, excelente diagonal que recibe quedando mano a mano con el arquero pero que Teo no resuelve. Era el desempate.  Seguidamente, Araujo y Ponzio se trenzan y amonesta a Ponzio mas no a Araujo. Un centro que Barovero recibe con la mano fuera de la cancha es cobrada como corner. A 10 minutos del final, un nuevo corner contra nuestro suma inquietud y nerviosismo. Sin consecuencias.

Otra muy buena de Teo, pase, Boyé, no logra acomodarse y patea hacia línea de fondo. Se genera un contraataque que termina en un buscapié que atrapa Barovero.

El partido va terminando pero no podemos dar por terminadas las chances de ninguno de los dos. 

Final a toda orquesta. Ida y vuelta. El que se equivoca pierde.

River juega contra la bosta la próxima fecha en ascenso mientras que nuestro equipo lo hace estancado. Luego del empate anterior, esperábamos ajustes en nuestro equipo que no se verificaron contra Lanús aun cuando River jugó con intención de revertir la situación pero con mucha imprecición.  Lanús logró imponerse pero en los últimos minutos River ensayó avances que terminaron mal por imprecisión.

En dos partidos hemos perdido 4 puntos poniendo signos de interrogación cómo seguiremos. El Mago Gallardo deberá revalidar esta propiedad. La buena noticia, es que no perdimos y seguimos primeros y solos e invictos. Lo malo, es todo lo dicho, es decir, incertidumbre hacia adelante.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....