7 sep. 2014

RIVER 2 VS TIGRE 0




FINAL

River jugó desde el principio hasta el final y aún con los 3 cambios, habiendo ingresado Driussi, Solari por Mercado, abajo y la vuelta de Ponzio, buscando goles. El partido pudo haber terminado 5 a 0 por todas las chances nuestras en el área de River, de Sánchez, de Driussi, de Funes Moris, de....

El secreto es pase, pase, pase. Recuperación. Cercanía con el atacante contrario, molestarlo hasta escalonarlo. Recuperación, pase, pase, pase, hasta el centro sea del desborde, sea en diagonal. 

Así juega River. Hace lujos aún con los suplentes. Enfrente, un Tigre que pretendió jugar y, tal vez, la falta de figuras hizo que quedara en ganas por imposibilidad de lograr el planteo.  No llegó a Barovero y fue abortado todo y cada uno de sus avances. 

¿Cómo hizo el Muñeco para este funcionamiento, este desempeño y este rendimiento? Algún día lo iremos sabiendo. Pero hemos visto a Kranevitter despejando en nuestro fondo y a Funes Moris en el área contraria. Hay colaboración, asociación, anticipo, precisión y hasta talento en la jugada. 

Invictos en seis fechas. ¡Vamos River!

Primer tiempo
Un Tigre en nuestra cancha con ganas de jugar y se arma un interesante partido, con mucho juego en el medio campo y con escasas llegadas a los arcos. A los 22 Boyé lo tuvo pero una atajada de García manda al corner lo que podría haber sido un buen gol.

El nuevo River toca, juega, intenta espacios. Vemos adelantarse a Mercado como defender a Kranevitter. Casi a los 30 cambio a izquierda a Vangioni en carrera, centro al área, cabeza a las manos de García.

A los 33 qué golazo, trabajado, asociado y definido con maestría. Mora recibe de Sánchez quien la baja con el pecho hacia Mora y golazo. Esto es fútbol, señores, del bueno.
A los 38 Boyé brinda un show sobre el sector izquierda contra su marcador: una, dos, tres, para atrás, para adelanta. Se le acaba yendo.

Algo destacable en este primer tiempo, es la recuperación de la pelota, especialmente en el medio campo. Una y otra vez, insistiendo uno, otro y el de más allá, hasta salir rápidamente de cara al arco contrario. Otra: cuando se ataca, todos se mueven hacia arriba aunque manteniendo líneas. Cuando somos atacados, todos se mueven hacia abajo.

Terminó el primer tiempo y River se va ganancioso al vestuario.

¡Vamos River!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....