21 sep. 2014

RIVER 4 - INDEPENDIENTE 1




El arranque del segundo tiempo tuvo a River con dos goles arriba y ninguno en contra. Ingresó Pizzini en el Rojo y en menos de dos minutos generó Independiente un toque y toque que llegó a desbordar nuestra última línea, pase de izquierda a derecha que atrapa Barovero. Te recordamos que Barovero en el primer tiempo tuvo tres atajadas cruciales y que River tuvo al menos dos oportunidades de ampliar el marcador.

El partido transcurre de igual a igual, de ida y de vuelta, con velocidad y veremos cómo y quiénes se desinflan en lo que resta del tiempo. Ambos equipos juegan al toque, por abajo. Intenso y con River que llega ya varias veces.

A los 15 Independiente logra llegar con Mancuello quien cabecea al rebote y de éste gol del Rojo. Esto promete, entonces, una mayor presión y debemos recordar que contra Quilmes, Independiente lo dio vuelta en una ráfaga de tiempo.

Sale Piscu y entra Tomás Martínez. Mientras transcurren minutos en los que los rojos están enchufadísimos y los nuestros están confundidos, metiéndose atrás y tomando riesgo de empate. River debe salir. Con los cambios del Rojo, Vangioni y Mercado salen menos. Pero una rápida salida de Sánchez, mete pelotazo, pase de un defensor a su arquero, Teo pica, le gana a Rodríguez y gol de Teo. Un oportunísimo 3 a 1.

A los 32 Mora realiza una genialidad que da el cuarto gol de River. Recibe un pase a las puertas del área, se desplaza hacia su izquierda y pica la bola que pasa al interior del arco a pesar del estiramiento del arquero.  ¿El pase? ¡De Ponzio! Mirá vos.

Independiente salió el segundo tiempo a jugar al ataque y logró, además del empate, interesantes llegadas que fueron neutralizadas dentro del área por la defensa o Barovero. Esta configuración del equipo, lo estiró y facilitó las llegadas con gol de nuestros jugadores con varias jugadas que, desde el medio campo, salía la pelota en pase largo quedando al menos un jugador nuestro con dos de ellos. Así, hubo un quinto gol, pero con dos de los nuestros en posición adelantada.

El Rojo de todas formas, perdiendo 4 a 1 sigue buscando el partido y merece un gran respeto por ello. 

A los 40 sale Mora aplaudido por todo el estado e ingresa Lucas “el Tanque” Boyé.

Fin del partido, con un contundente 4 a 1 contra un Rojo que intentó jugar y en esto perdió el partido.

River ratifica la confianza de sus jugadores especialmente a la hora de definir goles y esto se verifica con ser el equipo más goleador de este torneo y tener la valla menos vencida.

El Muñeco ha realizado una milagrosa reconversión de jugadores que nos cansamos de alentar y de insultar por la insuficiencia de sus presentaciones. ¡Si hasta Ponzio ahora parece un jugador propio cuando antes entregaba el 50% de los pases al contrario!

Grande Muñeco, ¡Vamos River!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....