15 dic. 2014

QUILMES 0 – RIVER 1

A River le faltaron Mercado y Teo Gutiérrez y durante el desarrollo del partido contra un rival menor, puso en dudas si finalmente lo ganaría, como lo hizo gracias a la bala que despachó Pisculichi. 

Reapareció en River un modo pre-Gallardo de falta de asociación, masiva entrega de pelotas al rival, falta de contundencia en la llegada y hasta dio espacios para que llegara el rival. River cerró su semestre desdibujado respecto del  River que apareció en la segunda fecha del torneo que finalizó ayer.

Además, el trago amargo de que este torneo era nuestro pero que lo entregamos contra Olimpo. Un error del cuerpo técnico, puso 8 suplentes contra Olimpo y los reemplazos los realizó con más suplentes. Esos dos puntos que resignamos allí nos costó el torneo. Contra Racing, puso 5 suplentes y el partido más o menos controlado, pero un de Funes Mori entregó el resultado. Había ocurrido en otros tres partidos anteriormente. A tres fechas del final se entregó el torneo a un Racing en ascenso aunque con tanta suerte como habilidades propias.

Así las cosas, cerramos el año con el torneo del primer semestre y la Copa Sudamericana y una agenda internacional nunca vista. Quedamos afuera de la Copa Argentina –de menor cuantía- y del torneo del segundo semestre, tal como queda dicho.

¿Qué nos queda? Dos títulos y una fuerte esperanza de haber encontrado un conductor ganador, el que debe de haber hecho un curso acelerado en el torneo que pasó y que se podrá capitalizar en el 2015. Y vaya que lo necesitaremos por la apretada agenda que manejará River.

Nos deja este año una cantidad de jugadores que prometen desplegar mayor volumen de juego asociado, de individualidades que den  la chispa necesaria en cada momento. Siempre y cuando River no salga a rifar a sus jugadores tal como hizo José María Aguilar y Daniel Alberto Passarella. Por el contrario, si empiezan a emigrar los Vangioni, Sánchez, Teo, Kranevitter, Barovero, River deberá empezar nuevamente y sufriremos por los resultados.  Pero en este tiempo de fin de año, supongamos que nada de eso ocurrirá y la actual conducción riverplatense apostará a tener ingresos por copero antes que por vendedor. Ilusionarnos es legítimo y, tal vez, logremos revertir aquellas políticas que, finalmente, nos llevaron a la Be.

Saludo riverplatense en estas fiestas. A disfrutar de un excelente año futbolístico y aún mejor por las expectativas y esperanzas que abrió.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....