3 may. 2015

BOSTA 2 - RIVER 0

Que los 20 minutos del segundo tiempo en los que River empujó contra el arco de la bosta ilusionándonos no te tape el juicio: la bosta es más equipo que el nuestro y si le sumás que los cambios no generaron nada mientras que los de la bosta le dieron semejante triunfo.

Que aquellos 20 minutos del segundo tiempo, no nos tape las enormes falencias defensivas que tenemos. Gigantescas. Con Funes, éste entrega el partido. Sin Funes, el área es un nudo para nosotros mismos: nos jugamos en contra en nuestra área.

Que la mala pretemporada se está haciendo ver, en toda la Libertadores, cuando perdimos la Supercopa Argentina y este partido, es otra realidad de la que el Muñeco debería darnos una explicación. River lo que logró lo logró por milagros antes que por juego asociado, rítmico, inteligente o picante. Como dicen casi todos los pueblos del mundo, con más culo que cabeza.

River puso lo que tenía, salvo Maidana. Nuestros refuerzos del año no han justificado su presencia en River: Piscu es aleatorio; Mayada entró sobre el final del partido. Es decir, River no solamente no hizo pretemporada bajo el efecto de haber ganado la Sudamericana sino que no se reforzó y los jugadores que trajo no han gravitado en este 2015.

¿Le echamos la culpa a Teo? Echásela al técnico que lo pone. ¿Le echamos la culpa a la defensa? Aquí estamos atrapados sin salida: son los que están. No hay otros. ¿Es el medio campo? Sánchez, Krane y Rojas se han esmerado hoy. Sin embargo, fueron más individuales que equipo. No logran entenderse y así, de pronto, los pelotazos desde nuestro campo al contrario y contra del contrario a nuestro campo. 

Hoy faltó San Barovero. El primer tiempo nos fuimos 0-0 por milagro. Pero fueron milagros en los que no intervinieron los santos de rigor en River. Ni Barovero tuvo que ver con las pifias bosteras ni Mora terminó de salvarnos del evento. Simplemente, milagros, a secas.

Lo que queda claro es que hay una disparidad entre el nivel de los jugadores bosteros y su funcionamiento respecto de los nuestros y nuestro funcionamiento. 

Qué hará el Muñeco para, desde la concepción, la picardía, compensar la disparidad, no lo sabemos. Esperemos que logre lo que no logró en la primera fase de la Libertadores. 

Del Muñeco estamos esperando respuestas pero a esta altura pedimos milagros. Que el Espíritu lo inspire es nuestro rezo diario.

¿Podrá? Es mandatorio que sí.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....