7 may. 2015

RIVER 1 - BOSTA 0
MONUMENTAL
1* PARTIDO ELIMINATORIAS LIBERTADORES



En nuestra cancha sufrimos hasta el último minuto. Ganamos con un penal ya que de todas las "casi-situaciones" ninguno terminaría metiéndola. Menos Teo y Mora que, como delanteros, parecen de otra categoría. Terminamos con varios amonestados, inclusive un cada vez más raro Barovero. Teo expulsado y esperemos que sea el principio del fin de este soberbio personaje. Distorsiona el plantel, rara vez aparece y, además, se hace expulsar nada menos que en un partido definitorio con la bosta.


River fue lo mejor de este 2015. Lo que no quiere decir que hubiera podido ganarle a la bosta por sí mismo, sin el penal. Fue más parejo los 90 minutos. Se han pasado la bola unos a otros, la han recibido y vuelto a pasar. Llegaron al área contraria aunque con cero riesgo para Orión.


Por primera vez en este 2015 hemos podido ver que el técnico tuvo en cuenta al rival y le bloqueó circuitos como el de Gago cortándolo rápidamente con más de un jugador. Un acto de humildad. Algo tardío pero humildad al fin.


Ponzio no aguantó los 90 minutos pero fue fundamental en nuestro equipo. Le dio solvencia y recuperación. El pase es otra cosa. 

Era un partido para Pisculichi. Una decena de corners y algunos tiros libres de cara al arco contrario, ameritaba de su patada y precisión. Hubiera generado los riesgos que no se generaron aún cuando se ensayaba una y otra vez.

Vangioni es tironeado entre un Pavón que se mandaba y su alimentación del ataque. Nuevamente se mandó un patadón lo que parece ser ya un estilo.

De Funes teníamos miedo por sus "contribuciones" a los goles contrarios. Anduvo bien y dio cierta solvencia a la defensa. Claro que el pibe, es un riesgo.

Cuando la bosta salió a matar empezado el segundo tiempo, en segundos nomás generó dos riesgos inexistentes de nuestro lado en el primer tiempo. Esto quiere decir que River no aguanta la decisión del contrario cuando mete primera y se manda. Es un tema a trabajar. Por suerte, no les dio para seguir con semejante presión y lograron los nuestros recuperar la bola, el avance y generar riesgos al contrario. Claro que si hacés todo eso y terminás pateando a la tribuna o al cuerpo de arquero, no va a pasar nada.

Una excelente decisión que el penal no lo pateara Teo. Bien Sánchez, con calidad la colocó en el palo contrario al que se tiraba Orión. Insisto, menos mal que no fue Teo, quien, AFORTUNADAMENTE, se pierde el próximo partido de Libertadores y tal vez comencemos a liberarnos de este ambiguo jugador.

Kranevitter muy bien y con Ponzio buena pareja. Driussi es junior todavía, promete y veremos cuánto madura con estos partidos.

Mammana fue otro tipo. Hasta empujó el ataque. Podría disputar la titularidad.

No te voy a negar amiga y amigo riverplatense: no le tenía confianza a este equipo. Nos expulsaron a uno y debieron de expulsarnos dos más. Hicimos un solo gol y de penal. Nos corrió sudor frío en al menos tres avances bosteros. Tuvo mucho empuje y orgullo este River, además de haber mejorado el juego. Pero sigue siendo un equipo de menor calidad y que difícilmente logre el milagro en la bombonera. Aunque sería lindo sacarlos de la Libertadores en su propia cancha, es posible que la bosta reaccione con igual orgullo buscando no irse. Y en esto de la presión, ya te lo comentamos: no resistimos mucho.

Una alegría seguir con vida. Hay 7 días para alguna genialidad del Enzo y/o del Muñeco. Hay un tiempo para ajustar, ajustar, ajustar.

Hasta la próxima

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....