30 jul. 2015

TIGRES 0 - RIVER 0

River salió a jugar el partido, tal como quedó claro en una conformación clásica de 4-4-2, conservadora, pero poniendo a Alario, Mora y Viudez de entrada.  De hecho, los primeros 15 minutos vieron a un River posicionado arriba y buscando horadar al contrario. No se logró de la mano de las imprecisiones de Ponzio y Sánchez y la laguna en que entró Mora aún antes de su lesión.

Una temprana amarilla a Vangioni mostró a un árbitro que no se cansó de cobrar bien y mal, da igual. Alario fue víctima de este árbitro, cobrando cosas que parecían más “mancha” que nada relevante. Si hasta expulsó a un quejoso Gallardo que era blanco de los laser desde la tribuna.

La temperatura cepilló rápidamente las energías de los nuestros, retrasándose cada vez más el equipo. En el segundo tiempo el planteo ya era ese: resistir a como fuere antes que buscarlo. El cansancio se notaba en varios de nuestros jugadores.

Los cambios en el segundo tiempo mostraron por un ratito nomás que había posibilidades de volver al ataque, contenidos pero ataque al fin. Sin embargo, no duró mucho esto y el partido transcurrió en nuestro campo con momentos de zozobra.

Hicimos negocio con el cero a cero, pero esto ha ocurrido “con más culo que cabeza” ya que Barovero zafó dos y la suerte de otros dos favorables a Tigres.  Se superó una temperatura agobiante y a un árbitro que como todo árbitro de FIFA no es neutral. Sabemos ya que los árbitros FIFA pueden desde coimear hasta cumplir órdenes superiores para favorecer a un equipo. Hoy, el horno no está para bollos como para que arbitrariamente se anulen tres goles al que debe perder o se le inventen penales al que debe ganar. Los juicios en USA obligan a ser cautos. Pero una amarilla por aquí, una expulsión por allá obligan al rearmado del equipo en el segundo partido mientras la sequedad de amarillas para el contrario les permite ir en plenitud.

Si River no es convincente respecto de la expulsión de Gallardo, no lo tendremos en el banco.

Resumen: hicimos negocio con el cero a cero y tenemos abiertas nuestras chances en el Monumental, a temperatura normal para los hijos de esta tierra, argentinos y uruguayos.


¡Vamos River!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....