22 feb. 2016

ROSARIO CENTRAL 3 - RIVER PLATE 3

Lo primero que debemos entender es que el Muñeco está probando. El torneo local es un banco de pruebas de cara a la Libertadores. Esto nos lleva a una primera consecuencia: siendo un banco de pruebas, el torneo local es aleatorio. Podremos o no competir allí, da igual. 

Lo segundo que debemos entender es que según varios periodistas, nuestro equipo se habría dejado estar, cuando en realidad, Rosario arrolló a River cuando vio que podía. Metió primera y metió a River en su campo con escasos y fallidos intentos de romper el cerco.

En tercer lugar, este equipo es "embestible" y cuando el contrario decide hacerlo, la línea media, la defensa y hasta Barovero entran en errores hasta infantiles. Se producen desconexiones increíbles que facilitan la propia derrota o empate, como contra Rosario. Ir ganando con 2 goles arriba y terminar empatados con la certeza de que 5 minutos más y perdíamos, implica mucho más que un "dejarse estar" como se dice. Es más serio que un desgano pasajero: es un no estar que depende de que el contrario nos deje estar, nos lo permita por su propia inutilidad, como contra Quilmes. 

En síntesis, el Muñeco prueba con los puntos del torneo local al cual no tiene problemas en abandonar tempranamente; no logra el técnico que los jugadores se comporten como un equipo que arrolle y tenga éxito en la embestida. Cuando el contrario se le anima, River se evapora, corre a la nada, permite toda clase de situaciones en su área y facilita los éxitos del contrario. 

El próximo 25 de febrero a las 21:45 en Venezuela, tendremos contra Trujillanos la versión internacional, la única que le interesa al Muñeco y al paso que vamos en el torneo local, la única que nos quedará a los hinchas. No. No es un desgano. Es un sistema del cual a veces lograrán los jugadores superarlos pero las más de las veces todo será sufrimiento, penoso esfuerzo y hasta desazón. 

Los jugadores que se fueron (Kranevitter, Funes Mori, Teo) desnudan falencias que compensaban -con esfuerzo por cierto- aquellos jugadores. Y si el Muñeco no acertó con los refuerzos o no acierta con la conformación de un equipo, la ida de Barovero desnudará las terribles falencias de nuestra defensa.

Contra Rosario, el Pity Martínez se llevó el premio al más cuestionado. Le siguió en cuestionamientos, el Muñeco y el no haber puesto a Nacho Fernández siquiera en el banco. Le siguió un Ponzio que debe readaptarse a la función y sabemos que esto le puede llevar varios partidos pateando de lejos afuera o entregando mal la bola. La defensa tuvo responsabilidades en todos los goles del contrario y hasta Barovero tuvo lo suyo: no se puede salvar todo el tiempo y todos los partidos todas las situaciones. Como titulara un medio, River es el equipo más goleador pero uno de los más goleados. La línea media y la defensa RIFAN lo que se logra arriba, que no es menor. 

Destaca Alario. Mora cuando sale del off tiene relevancia. De Arzura diremos que pide titularidad. Casco pide que alguien le explique qué es esto de jugar al fútbol y en equipo, lo mismo que el Pity. 

En fin, un Gallardo prueba que te prueba, ya rifó el torneo local y deberá demostrar en la Libertadores lo que no logra acá. Luego del fantástico primer año con River, el Muñeco muestra títulos logrados con más suerte que funcionamiento de su equipo y terminó absolutamente deslucido contra el Barza sin haber aportado un juego digno en la situación: terminamos "perdonados" por Messi lo que fue evidente en el desarrollo del partido. Luego de eso, River anduvo a los tumbos y a los tumbos estamos empezando este año. Veremos cómo inicia la Libertadores.

Mientras tanto, nuestra sugerencia es que ni el Muñeco ni los jugadores hablen. Que muestren en la cancha lo que tengan para decir.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

bienvenido tu comentario, no la grosería....